España

La gobernabilidad de Mañueco, según las encuestas: dependerá de Vox o del descontento provincialista

López Miras, Feijóo, Mañueco, Ayuso y Moreno, en León.

López Miras, Feijóo, Mañueco, Ayuso y Moreno, en León. EP

Sólo falta un mes para que los castellanoleoneses inauguren el nuevo ciclo electoral 2022-2023. El resultado que dejen las urnas el 13 de febrero, servirá para comprobar, entre otros factores, el estado de salud del que gozan los principales partidos o el impacto de la nueva corriente política contra la despoblación España Vaciada (EV). De ahí que el debate en torno a estos comicios haya copado una parte considerable de la agenda estatal, con cuestiones tan polémicas como el de la ganadería y las macrogranjas como eje central.

El balance de bloques y de procuradores que integren, finalmente, el próximo parlamento regional, servirá de referencia y de termómetro político para comprobar si PSOE y Unidas Podemos -como ha sucedido en la Comunidad de Madrid- pierden peso; si el PP prosigue su crecimiento a costa de fagocitar a Ciudadanos; si el crecimiento de Vox que vienen reflejando los sondeos queda patente, y si la decisión de España Vaciada, de presentarse por grupos uniprovinciales para aliarse una vez dentro de la cámara autonómica, acaba en buen puerto.

La campaña electoral de Castilla y León dará comienzo la madrugada del 28 de enero, una vez las candidaturas estén cerradas. Dos semanas, en las que los partidos pedirán el voto para mejorar o dar un vuelco a las encuestas electorales. Unos sondeos que, independientemente de la consultora o demoscópica que los realizan, coinciden en tres proyecciones: el popular Alfonso Fernández Mañueco como ganador, la izquierda ve reducida ligeramente su representación, Ciudadanos aspira sólo a un escaño y Vox crecerá exponencialmente. Así lo reflejan Key Data para Público, Hamalgama Métrica para Vozpópuli, Data10 para OkDiario, SigmaDos para El Mundo y el último ElectoPanel publicado por Electomanía:

El ElectoPanel (10/01/2022) es el sondeo que peor resultado electoral otorga al PP de Fernández Mañueco, que vería cierto retroceso, con 33 procuradores, respecto a proyecciones anteriores por el crecimiento de la candidatura, ya oficial de EV. Presentados como agrupación de electores, Soria ¡Ya! y Vía Burgalesa obtendrían dos escaños cada una, a lo que se sumaría otro de EV Salamanca, que sí respetará las siglas nacionales.

Por su parte, Key Data (02/01/2022) y Hamalgama Métrica (10/01/2022) estiman algo más de presencia popular en el Palacio de Valladolid: 36 y 37 representantes. Y aunque también aprecian el efecto de EV, consideran que su efecto electoral y su presencia en la configuración del tablero político será menor. Les atribuyen uno y dos escaños respectivamente.

SigmaDos (03/01/2022) y Data10 son las encuestadoras que mejor proyección hacen del actual presidente en funciones de la Junta de Castilla y León: Un máximo de entre 40 y 42 procuradores, al borde de la mayoría absoluta. Una presencia que, teniendo en cuenta el juego de equilibrios PP-EV -el movimiento afectaría más a la representación de derecha que de la izquierda-, hace que la plataforma ruralista no consiga entrar en las Cortes.

Hay completa consonancia con la valoración de resultados que obtendría la izquierda. El PSOE de Luis Tudanca se movería en torno a los 28 procuradores, con mínimos estimados de 26 por Data10 y máximos de 31 concedidos por SigmaDos. A su izquierda, Pablo Fernández y Unidas Podemos tendrían garantizada la presencia parlamentaria, bien perdiendo un asiento o, en el mejor de los casos, sumando otro a los dos que actualmente ocupa. De igual manera, hay unanimidad respecto a la Unión del Pueblo Leonés, a quien garantizan un acompañante al portavoz y secretario general Luis Mariano Santos, único cargo leonesista en la institución regional.

La corriente liberal es la que peor estimación obtiene de las consultoras en los sondeos: tanto Ciudadanos como el partido uniprovincialista Por Ávila (XAV) tienen las mismas probabilidades de entrar como de convertirse en organizaciones extraparlamentarias. Esto sería un golpe importante para la formación de Francisco Igea e Inés Arrimadas, que pasaría de liderar, hasta hace unas semanas, la vicepresidencia, a quedar completamente al margen de la actividad política.

El gran beneficiado de la jornada electoral, de acuerdo con las encuestas, será Vox, quien multiplicaría por diez u once su presencia en las Cortes. La métrica más prudente es la de SigmaDos, que reduce ese impulso a entre cinco y nueve autoridades.

Dos sendas para Mañueco

La media de las encuestas anteriormente mencionadas, deja la siguiente distribución orientativa de procuradores para el próximo parlamento de Castilla y León, frente a los resultados de 2019:

El panorama que esboza esta media de sondeos reafirma la continuidad del PP al frente del Ejecutivo regional, por la incapacidad del resto de grupos -complicado que Vox se alinee con la izquierda- de conformar una alternativa que gane en escaños. Eso sí, Fernández Mañueco requerirá de un cambio de alianzas gubernamentales, tanto si opta por la coalición o por el modelo que Ayuso ha emprendido en la Comunidad de Madrid: en solitario con apoyo externo.

La primera senda que se le abre al líder popular para permanecer al frente de la Junta es la ideológica, mirando hacia su derecha. La estimación asignada al partido de Santiago Abascal daría al PP, con un solo socio, más escaños de los necesarios para lograr la investidura; que estaría condicionada, probablemente, a dar viabilidad a peticiones de contenido doctrinal que nutren el discurso de la derecha radical: como lo relacionado a los centros de menores extranjeros no acompañados o los derechos LGTBI. Vox goza de un momento dulce en las encuestas electorales nacionales y autonómicas en detrimento del PP, al que empieza a robar voto. Por lo que, pese a ser la vía más rápida, dar protagonismo al partido puede contribuir a un sangrado mayor en el futuro.

El ElectoPanel y y la encuesta de Key Data sólo ven factible la opción PP-Vox, tanto con un gobierno de Fernández Mañueco en solitario con 33 procuradores y apoyo exterior; como con una coalición de derecha de 44 escaños que de a Abascal autoridad, por primera vez, en un gobierno autonómico. Algo, indudablemente, tentador.

La segunda senda, reflejada en la media, es la provincialista. Una opción, también, contemplada por los sondeos de Data10 y Hamalgama Métrica. El PP podría gobernar en solitario con el respaldo ocasional de los partidos provinciales a cambio de políticas y medidas específicas de menor contenido doctrinal. La opción de Data10 -que no contempla la entrada de EV ni XAV- es la de 40 procuradores populares asociados a los dos de la UPL para superar los 41 necesarios para la mayoría total. Hamalgama Métrica perfila un PP de 37 representantes en alianza esporádica con el único procurador de XAV y los que aportarían EV y UPL por partes iguales. Esta vía sería la más cómoda para el PP. Por un lado, porque las políticas para combatir la despoblación y mejorar la calidad de vida en el entorno rural son exigencias considerablemente asumibles. Por otro, porque, tras la Comunidad de Madrid, el PP reafirmaría su solidez hacia una cierta independencia de gestión, dejaría en un plano secundario a Vox y golpearía su pretensión de cara a este ciclo electoral: ganar músculo territorial de cara a las próximas generales.

La particularidad la expone SigmaDos, que apunta a una mayoría absoluta de Fernández Mañueco, una posición autónoma de gobernanza en el territorio que sólo poseen el conservador Alberto Núñez Feijoo en Galicia y los socialistas Emiliano García-Page, en Castilla-La Mancha, y Guillermo Fernández Vara, en Extremadura.

La campaña electoral

Las encuestas aún no contemplan el impacto que hoy acapara la precampaña electoral: la polémica generada en torno a la ganadería española y el modelo extensivo e intensivo. Inesperadamente, las palabras del ministro de Consumo Alberto Garzón a The Guardian sobre la calidad de la carne nacional, en relación al tipo de ganadería que la produce, han estructurado el debate en una dicotomía básica: la defensa de la ganadería -y, en extensión, todo lo nacional- vs. el radicalismo comunista que integra parte del Consejo de ministros; la salud, el bienestar social y la sostenibilidad vs. el lobby cárnico.

Y es que, sobre unas declaraciones que podría haber quedado en anécdota, se ha estructurado el perfecto clima para un debate político vacío en relación a una problemática inexistente. Un dilema discursivo que, por tratarse de una tierra referente del sector primario, beneficia al PP para atenuar los casos de corrupción que lo cercan en Salamanca; y a UP para intentar recuperar, empezando por Castilla y León, el respaldo perdido enarbolando la bandera de auténtico referente ecologista, progresista y de 'protección social'.

Salvo sorpresa, esta cuestión proseguirá y será reclamo electoralista durante el resto de la campaña oficial, que arranca el 28 de enero. Esa carrera para pedir el voto estará supervisada por los líderes nacionales. Está previsto que Pedro Sánchez abra y cierre la campaña, participando en cinco actos en total; Pablo Casado ya ha tomado la iniciativa, por tratarse de la comunidad natal; Ione Belarra y Enrique Santiago se implicarán con la candidatura de Unidas Podemos, mientras que Abascal supervisará y liderará los actos de Vox.

Te puede interesar

Comentar ()