España

El Gobierno descarta una ley anti-Djokovic que exija la vacuna a los deportistas

Moncloa y Comunidad de Madrid apuntan al organizador del torneo para tomar una decisión sobre la participación del serbio

Novak Djokovic el día que salió de Australia EFE

El Gobierno no tiene intención de mover ficha en la polémica en torno a Novak Djokovic a pesar de estar anunciada su presencia en nuestro país para jugar el Mutua Madrid Open entre los días 26 de abril y 8 de mayo. Tras cerrarle las puertas en Australia y en Francia, la mirada se vuelve hacia España y Madrid, donde el tenista serbio no tiene ninguna cortapisa legal que le impida jugar sin estar vacunado contra el corinavirus.

Y a diferencia del gobierno francés, que ha decidido vetar su presencia exigiendo el certificado Covid a todos los que participen en actividades deportivas, el español descarta una ley ad hoc anti-Djokovic. «Del mismo modo que hemos criticado su idea de que puede saltarse las normas que son de aplicación para todos los ciudadanos, como ocurrió en Australia, sería incoherente que nosotros tomáramos medidas específicas, excepcionales, para su caso» aducen, hoy por hoy, fuentes de Moncloa.

«Sería incoherente que nosotros tomáramos medidas específicas, excepcionales, para su caso», dice el Gobierno

En definitiva, el número uno del tenis mundial quedaría sujeto en España a las actuales medidas restrictivas que afectan a todo aquel que quiere traspasar nuestras fronteras desde cualquier país de la Unión Europea, además de otros específicos como El Vaticano, Andorra y Mónaco, este último lugar donde tiene establecida su residencia por cuestiones fiscales. Significa que si no se ha vacunado para entonces le bastará con un test demostrativo de que no está contagiado.

«Otra cosa es que viniera como ciudadano serbio», objetan en Moncloa, pero ni siquiera, porque el tenista acudiría en calidad de deportista profesional -aspecto éste recogido por la legislación- no como turista, y también le bastaría con un PCR o test de antígenos, siempre que el primero se lo hubiera hecho como mucho en las 72 horas antes de viajar a España y el segundo en 48.

El Ejecutivo apunta, en cambio, a la empresa organizadora del Open, esto es, a Mutua Madrileña, que ha sembrado Madrid de carteles en los que sale el serbio para anunciar el torneo. La organización «podría exigir la vacunación de los tenistas y del público que acuda a la Caja Mágica como requisito para acceder al recinto», dicen las fuentes consultadas. Otra vía, hacia la que sin embargo no apunta Moncloa, está en manos de la Comunidad de Madrid, que podría pasar a exigir el pasaporte Covid para los grandes espectáculos deportivos, aunque Isabel Díaz Ayuso siempre ha sido refractaria, incluso en los peores momentos de la pandemia, a políticas restrictivas.

En todo caso, Comunidad y ayuntamiento de Madrid jugaron a cierto despiste y confusión en las últimas horas. Tras las declaraciones del pasado lunes del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, calificando a Djokovic de «reclamo» para el Open madrileño, Díaz Ayuso marcó este martes distancias con su compañero de partido al hacer por todo comentario que «las normas están para cumplirse» e indicar que «no comparto su visión acerca de las vacunas», en alusión al tenista.

Ruiz Escudero contribuye a la confusión

Pero es que poco antes su consejero autonómico de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, había afirmado categórico que si el número uno mundial «no está vacunado, no podrá participar en un torneo de Madrid», algo que no exige la legislación española, ni la central ni la autonómica. En este caso, el consejero también hace descansar la responsabilidad en el organizador del campeonato.

En cambio fue Almeida el que apuntó al tejado del Gobierno central, que no quiere verse implicado en una decisión que pueda afectar, por ejemplo, a la llegada de turistas a nuestro país habida cuenta, además, de que en España no es obligatorio vacunarse.

La ministra portavoz, Isabel Rodríguez, se ha limitado a señalar desde la sala de prensa de Moncloa que lo que tiene que hacer el serbio «es vacunarse», pero si no lo hizo durante su estancia en Australia, no es previsible que ahora recapacite convertido en un símbolo de los negacionistas.

La literalidad de las controvertidas manifestaciones del primer edil madrileño señalaban que «respecto al acceso y las condiciones de estancia de Djokovic, es una normativa que es de carácter estatal y, por tanto, tendrá que ser el Gobierno de la nación el que, en el momento en el que acceda a España, determine si cumple o no cumple con los requisitos y con los criterios que sean establecidos».

Fue a continuación cuando se enredó respecto a los méritos deportivos, que nadie discute, del serbio. «Creo que tampoco cabe ignorar que Djokovic, a pesar de lo que ha sucedido en Australia y en Francia, donde tampoco se le va a permitir participar en Roland Garros, sigue siendo en estos momentos el número uno del mundo y, por tanto, yo creo que, junto con el resto de grandes figuras que vienen al Mutua Madrid Open, que es un elemento publicitario y de reclamo para garantizar que sea un éxito de público», dijo.

Tres meses para el torneo madrileño

Apenas quedan tres meses para el torneo madrileño y la situación del tenista se ha convertido en una patata caliente también para Inglaterra y Estados Unidos, donde se juegan, respectivamente Wimbledon y el Abierto US Open. Todavía hay margen para que alguien mueva ficha, aunque Moncloa va a intentar que no le caiga esta decisión.

Te puede interesar

Comentar ()