España

Sánchez ignora al primer ministro de Polonia y no se verá con él pese a su visita a España

Mateusz Morawiecki se encuentra en Madrid con motivo de una cumbre de "patriotas europeos" organizada por Vox en plena escalada de tensión entre Ucrania y Rusia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro de la República de Polonia, Mateusz Morawiecki.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro de la República de Polonia, Mateusz Morawiecki. EP

La cita de este sábado lleva en la agenda de Santiago Abascal desde el 4 de diciembre. Nada se ha interpuesto, ni siquiera el arranque de campaña de unas elecciones en que Vox se juega la entrada en el que sería su primer gobierno autonómico. Abascal ejerció ayer de anfitrión de la denominada como ‘Cumbre de Madrid’, que reúne a más de una decena de líderes conservadores y de la ultraderecha europea en la capital española. El acto central del evento tendrá lugar este mismo sábado desde las nueve de la mañana, cuando arrancarán diferentes «sesiones de trabajo» con la «defensa de las fronteras europeas» o la protección del legado comunitario frente al «multiculturalismo» como cuestiones centrales de un debate en que el hilo conductor será el soberanismo de las naciones europeas frente al «globalismo».

Santiago Abascal sentará en una misma mesa al primer ministro húngaro, Viktor Orbán; y a su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki, con intereses e ideas enfrentadas respecto a las advertencias de la OTAN contra Vladimir Putin para evitar un conflicto armado en Ucrania. La amenaza de una guerra relámpago sobre Kiev por la concentración de tropas rusas en la frontera del país ha activado todas las alarmas internacionales. España no ha sido una excepción y Pedro Sánchez ofreció respaldo militar a la OTAN para hacer frente a las amenazas de Rusia… pero Joe Biden le excluyó de la war room que hace unos días convocó la Casa Blanca para abordar la crisis del Este.

El primer ministro de Polonia fue precisamente uno de los líderes europeos con los que el presidente de Estados Unidos conversó para hacer frente a las advertencias bélicas de Putin, pero Sánchez no se reunirá con él pese a su visita a España con motivo de la cumbre ideológica organizada por Vox. Fuentes gubernamentales confirman que en la agenda del jefe del Ejecutivo no hay ningún encuentro previsto con Mateusz Morawiecki estos días, que con toda probabilidad abandonará España sin pasar por Moncloa.

La última vez que Sánchez y Morawiecki coincidieron en un acto oficial fue en mayo de 2021, cuando el polaco acudió a Alcalá de Henares para presidir junto al jefe del Ejecutivo español la XIII Cumbre Hispano-Polaca. Ambos compartieron también un breve encuentro en octubre del año pasado en el marco de una sesión de trabajo de la Comisión Europea. Según informó Moncloa, fue uno de los líderes internacionales con los que Pedro Sánchez se puso en contacto por vía telefónica hace justo una semana, además del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg; o la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Fotografía de archivo. Pedro Sánchez saluda a Mateusz Morawiecki en Bruselas | POOL MONCLOA

Polonia se ha convertido en un aliado de primer nivel para Washington por su posición estratégica en el incipiente conflicto en Ucrania. El primer ministro polaco ha denunciado en reiteradas ocasiones el modo de ejercer «la fuerza a todos los niveles» del oso ruso, instando a los aliados europeos a no ceder a los chantajes del Kremlin. La relación de Morawiecki con Rusia -que se agravó después de que Putin respaldase al presidente de Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko, durante la crisis migratoria en la frontera con Polonia– dista mucho de la que mantiene Viktor Orban, que se reunirá con el presidente ruso nada más salir de Madrid, el próximo 1 de febrero.

Cumbre «patriota» al más alto nivel

Vox ha tirado la casa por la ventana en una cumbre en la que ejerce como anfitrión y que pretende seguir la estela de la que se celebró en Varsovia a principios de diciembre, una iniciativa impulsada por el líder del Partido de la Ley y la Justicia (PiS) de Polonia, Jaroslaw Kaczynkski para tejer una alianza de fuerzas «alternativas» a «la Europa de Macron, de Ursula von der Leyen» y de las «élites globalistas» con la idea común de construir una Unión Europea de naciones soberanas alejada de una proyección federal.

Aunque no se ha avanzado en ese objetivo, la tesis inicial pasaba por la creación de un ‘supergrupo’ en el Parlamento Europeo que unificase a las dos corrientes más conservadoras del espectro comunitario: los Reformistas y Conservadores Europeos (ECR) por un lado -al que pertenece Vox-; e Identidad y Democracia (ID) por otro, grupo en el que se encuadran La Lega italiana o la ultraderechista francesa Agrupación Nacional.

Además de Orbán, Morawiecki y Le Pen, Abascal presidirá una cumbre con destacadas figuras internacionales, como la política austriaca y miembro del Consejo Nacional de Austria, Marlene Svazek; el líder de la formación ultraderechista belga Vlaams Belang, Tom Van Grieken; el ministro de Defensa búlgaro, Krasimir Karakachanov; Martin Helme, de los conservadores de Estonia; el eurodiputado italiano Vincenzo Sofo (que acude en representación de Fratelli d’Italia por la ausencia de Giorgia Meloni); o el rumano Aurelian Pavelescu, presidente del Partido Nacional Campesino Cristian Demócrata.

Todos los líderes cenaron juntos este viernes en el lujoso Hotel VP Plaza España Design, muy cerca de la Gran Vía madrileña, tras la pertinente recepción protagonizada por el líder de Vox. Éste ha sido el espacio escogido por Santiago Abascal para acoger las dos mesas redondas en las que se abordarán diferentes «estrategias» para «defender Europa», con medidas que versarán sobre la industria europea, la soberanía energética, la defensa de la natalidad y de las fronteras o la creación de «espacios comunes de trabajo» en el marco de esta alianza de patriotas europeos.

Todo el debate se realiza a puerta cerrada, sin permitir el acceso a la prensa, que sólo podrá acceder de forma limitada a una rueda de prensa que no protagonizará Abascal, sino el vicesecretario de Acción Política, Jorge Buxadé. Otros líderes internacionales realizarán también una breve comparecencia, aunque Vox no detalla quiénes saldrán a atender a los medios de comunicación tras la cumbre. Las palabras de Orbán o de Morawiecki adquieren especial relevancia en el marco de la escalada de tensión en Ucrania, aunque este precisamente no ocupa oficialmente ninguno de los puntos del día.

Te puede interesar

Comentar ()