La Asociación Profesional Justicia para la Guardia Civil (Jucil) ha confirmado la dimisión de tres integrantes del comité ejecutivo nacional, lo que supone la mayor crisis interna en la organización mayoritaria del Cuerpo desde que se celebraron las elecciones al Consejo de la Guardia Civil a finales del pasado mes de octubre.

En un comunicado, Jucil ha informado de que este miércoles presentaron cartas de renuncia María del Rosario Muñoz, subsecretaria jurídica nacional y secretaria nacional de Transparencia; Pedro Ignacio Orenes, secretario provincial de Murcia, y Basilio Pedro Mata. Los tres son vocales en el Consejo de la Guardia Civil, concretamente los dos primeros por la escala de cabos y guardias y el tercero por la de suboficiales.

En su carta de renuncia, María del Rosario Muñoz critica que se esté dando «más importancia a la asociación en sí como si fuera una marca que a los guardias civiles que la componen» y justifica su marcha con el argumento de que ha «dejado de creer» en el proyecto, surgido del movimiento Jusapol. Éste surgió en 2017 para luchar por la equiparación salarial con las policías autonómicas.

«Luchas de egos en la cúpula»

«Cuando veo luchas de egos en la cúpula, la vulneración del Código Ético por parte de compañeros del comité ejecutivo nacional (cogiendo días asociativos en días festivos o viernes cuando es algo que nos comprometimos especialmente en no hacer jamás), los codazos por salir en la foto (metafóricamente hablando), mentiras para devaluar a otros con el fin de quitarlos de en medio en vez de concentrar nuestras fuerzas en mejorar las condiciones de todos los que nos han dado su confianza, prestar más atención y recursos en saber las veces que salimos en prensa que en saber si los compañeros están bien atendidos… prefiero apartarme, ya que ésta no es la asociación por la que he dado parte de mi vida. No puedo ni quiero ser partícipe de ello», detalla.

Orenes, por su parte, asegura que se marcha porque Jusapol «ya no está funcionando» como le gustaría, al haber aparcado las movilizaciones y negarse a convocar elecciones «por miedo a perderlas». «Jucil se esté convirtiendo en otra asociación profesional más, donde están entrando componentes con puntos de vista diferentes a los iniciales y los compañeros realmente jusapoleros están dejando la asociación por no estar de acuerdo con los nuevos criterios de Jucil, donde es más importante un puesto en la asociación, una foto o una nota de prensa que una buena manifestación por la equiparación…», reprocha.

Otras fuentes consultadas por este diario vinculan la salida de Orenes por el malestar interno que ha causado conocer que desde hace años ocupa en comisión de servicio un puesto distinto al asignado. En concreto, en la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de Murcia.

«El comité ejecutivo nacional de Jucil agradece a estos tres compañeros el enorme y trascendente esfuerzo desarrollado a lo largo de estos años en los cargos en los que han llevado a cabo la tarea que desembocó en el mes de octubre del año pasado en convertir a esta asociación profesional, creada en 2018, en la entidad que logró el mayor número de apoyos y votos de los compañeros para que hoy sea la agrupación mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil», señala en una nota la dirección.