La ministra Yolanda Díaz (Trabajo y Economía Social) y la diputada de Vox Macarena Olona no se han encontrado este jueves en el hemiciclo del Congreso sino en el albero de la Feria de Abril de Sevilla, donde han coincidido a apenas 40 metros entre calurosos recibimientos antes de que cada una tomara un camino diferente para visitar distintas casetas. Por el real han pasado también la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla.

Díaz y Olona habían convocado a la prensa bajo la portada -inspirada en esta edición en el edificio que alberga el emblemático Hotel Alfonso XIII- con 15 minutos de diferencia: la primera a las 13.15 y la segunda a las 13.30 horas. Cada una en un lado de la portada, allí han atendido las preguntas de los medios de comunicación, principalmente en torno al escándalo del espionaje Pegasus, la revisión de la sentencia de la pieza política del caso ERE y las inminentes elecciones andaluzas del 19-J.

Yolanda Díaz se ha presentado en el real acompañada por el ministro Alberto Garzón (Consumo); el posible candidato de la coalición de izquierdas andaluza, Juan Antonio Delgado; el coordinador federal de IU, Toni Valero; la diputada Inmaculada Nieto y Esperanza Gómez, entre otros. A su llegada a la portada ha saludado a un animado grupo de vecinos de Guillena (Sevilla) que la ha invitado a bailar unas sevillanas. La ministra gallega ha declinado cortésmente la invitación.

Quien sí había aceptado minutos antes ha sido Moreno Bonilla, que ha llegado a la Feria acompañado de la consejera de Cultura (Patricia del Pozo) y del secretario general de la Presidencia de la Junta de Andalucía (Tomás Burgos). El líder del PP-A, al que las encuestas dan como claro vencedor en los próximos comicios, ha insistido en que «aspira a gobernar en solitario con una mayoría suficiente y desde la moderación».

Yolanda Díaz y Macarena Olona se enzarzaron hace un mes en el Congreso a cuenta de las condiciones de los trabajadores en la Feria

Tras atender a los medios, el jefe del Ejecutivo andaluz se ha dirigido a la recepción que ofrecía el sindicato UGT en su caseta, a unos metros de la portada. Allí ha coincidido con la ministra Yolanda Díaz, que le ha saludado efusivamente ante las atentas miradas de Del Pozo y de la secretaria general de los ugetistas andaluces, Carmen Castilla. Las cámaras de los reporteros gráficos han inmortalizado el momento.

También se ha dejado ver en el ferial este jueves la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, acompañada por el candidato socialista, Juan Espadas. En cuestión de unos metros y separados por unos minutos han coincidido los tres cabezas de cartel del 19-J a los que las encuestas otorgan mayores expectativas electorales. Montero y Espadas coincidieron posteriormente en una caseta con la vicepresidenta Yolanda Díaz, al igual que Olona con Moreno Bonilla en una de las calles del real.

Macarena Olona desembarca en el real de la Feria como flamante candidata de Vox a las elecciones del 19-J. Ataviada con un traje de flamenca de la diseñadora Raquel Terán, iba flanqueada por su coordinador de campaña, Jacobo Robatto, y por la diputada por Málaga Patricia Rueda. «Estás más delgadita, sales más gordita en las fotos», le ha espetado la gaditana de 74 años María Luisa Oliva Vega -funcionaria de la Junta de Andalucía ya jubilada- cuando le ha pedido retratarse con ella a unos metros de la portada. «No la conocía personalmente, pero he seguido sus pasos. Eso no significa que vaya a votarla», puntualiza posteriormente al periodista.

Recuerdos de la niñez

Olona, que en la tarde del miércoles estuvo viendo la corrida de toros en La Maestranza (El Juli, José María Manzanares y Pablo Aguado), no acudía por primera vez a la Feria de Sevilla con el traje típico. Con dos años la vistió su madre, ha detallado. Su candidatura a la Junta le llevará ahora a recorrer Andalucía. «Hoy soy una más que viene a empaparse del encanto de esta feria, una tradición que tiene casi 200 años de historia, teniendo muy claro que no hay ocio sin el esfuerzo previo que hacen muchos trabajadores para permitir que podamos disfrutar de esta tradición», ha declarado Olona.

La respuesta tenía que ver con la polémica generada hace un mes en el Congreso de los Diputados, cuando la ministra Yolanda Díaz y la flamante candidata de Vox a la Presidencia de la Junta se enzarzaron en una discusión a cuenta de las condiciones de los trabajadores en las casetas. Macarena Olona acusó a la titular de Trabajo y Seguridad Social de «extender un bulo» sobre las ferias andaluzas, después de que los caseteros se quejaran de que el marco de contratación derivado de la nueva reforma laboral dificultaba supuestamente la labor al tratarse de una actividad estacional. Por ese motivo llegaron a anunciar paros en señal de protesta, pero días después los desconvocaron.

Díaz calificó de «fake news auténtica» que la reforma laboral haya modificado la jornada de trabajo, tras recordar que las 40 horas a la semana están en vigor en España desde 1919 y la que regula el descanso semanal desde que se aprobó el primer Estatuto de los Trabajadores en marzo de 1980.

Yolanda Díaz sirve una cerveza en una caseta. @Pedro_Orteg

«La mayoría de los caseteros cumple con la legalidad, igual que hacen los empleadores de este país. Sigamos trabajando como país», ha declarado este jueves la titular de Trabajo y Economía Social en su primera visita a la Feria como miembro del Gobierno. ¿Fue una polémica fake?, le ha preguntado un reportero. «Ya lo he dicho: sí», ha reiterado.

Inspecciones en la Feria

Durante las labores de montaje de la Feria de Sevilla, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social -organismo estatal adscrito al ministerio que dirige Yolanda Díaz- llevó a cabo dos visitas al recinto (los días 18 y 28 de abril) para comprobar si las empresas respetaban los derechos laborales de los trabajadores. «Estén ustedes tranquilos porque vamos a dar los datos públicos de la Inspección de Trabajo y, créanme, son ordinarios como en todos los sectores productivos», ha contestado.

La titular de Trabajo también se ha referido a la crisis provocada por el caso del espionaje poco después de que hubiera terminado la comparecencia a puerta cerrada de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, en el Congreso de los Diputados. Preguntada si está satisfecha con la información que le está proporcionando el presidente del Gobierno, la respuesta de Yolanda Díaz ha sido tajante: «Sin lugar a dudas». A ella le queda un móvil por revisar para descartar que haya estado infectado por el software espía, según ha contado.

La vicepresidenta segunda ha marcado cierta distancia con la posición que este miércoles defendió el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, en relación con el único camino que le quedaba a la ministra de Defensa, Margarita Robles: la dimisión. «Hay que investigar y saber lo que ha pasado y, una vez que conozcamos los hechos, después valorar lo que ha sucedido y tomar las medidas que sean precisas. Y si hay que depurar responsabilidades, por supuesto depurarlas. En democracia, primero conocemos los hechos, los estudiamos en profundidad y después tomamos medidas», ha indicado.