Elecciones Andalucía Elecciones Andalucía

España Entrevista a Cuca Gamarra | Secretaria general del PP y portavoz en el Congreso de los Diputados

"Si el PP puede gobernar Andalucía en solitario, el PSOE no debería impedirlo"

La dirigente popular niega que en Génova haya temor por una posible desmovilización del centroderecha en las elecciones del domingo, pero reconoce que "hay tensión" por todo lo que está "en juego"

Cuca Gamarra, portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados

Cuca Gamarra, portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados Ignacio Encabo

Este domingo el PP de Alberto Núñez Feijóo afronta su primera prueba de fuego electoral en Andalucía. Una victoria contundente de Juanma Moreno refrendaría las posiciones adoptadas por el partido tras la salida de Pablo Casado en abril. En la campaña, aunque de manera paralela al todavía presidente de la Junta en funciones, se ha involucrado la plana mayor de los populares, incluido la secretaria general y portavoz parlamentaria Concepción Gamarra Ruiz-Clavijo (Logroño, 1974), cuya última parada, previa a los comicios, ha sido en Huelva este martes.

Cuca Gamarra, a quien también se sitúa como candidata a presidir el PP de La Rioja, aunque por el momento lo descarta, atiende a El Independiente horas antes de que se cierre el plazo para solicitar el voto a los andaluces. Lo hace en la tercera ampliación del Congreso de los Diputados, en el antiguo Banco Exterior de España, donde el Grupo tiene instalado su espacio de trabajo. Entre unos pasillos en el que ajenos y propios son capaces de perderse entre puertas, amplias escaleras de mármol y entornos donde abunda el verde esmeralda.

Pregunta.- ¿Qué diferencias hay entre el PP andaluz de 2018, bajo la dirección nacional de Casado, y el PP de Moreno Bonilla de 2022, con Feijóo como presidente nacional?

Respuesta.- En el PP nunca se tutela a ningún presidente autonómico. Creo que la gran diferencia es que, después de tres años y medio de gobierno en Andalucía, los andaluces han podido ver qué bien les va con el PP y con un presidente como Juanma.

P.- ¿Hay temor en Génova por que el domingo se produzca una desmovilización del centroderecha y se incremente la abstención?

R.- Sobre todo hay tensión. Propia de unas elecciones donde los andaluces se juegan mucho y donde el PP aspira a ser la fuerza mayoritaria para poder gobernar en solitario. Por eso, pedimos a los andaluces que no se despisten, que su voto es decisivo y que lo ejerzan.

P.- Si la movilización no termina siendo un problema, ¿les preocupa no cumplir las expectativas? Las encuestas les atribuyen entre 47 y 52 escaños.

R.- Las expectativas están ahí. Lo que planteamos a los andaluces es la oportunidad de que haya un Gobierno fuerte y estable, uno que ha demostrado que desde la moderación es capaz de gobernar para todos. Y para ello hay que aglutinar el voto en torno al PP y Juanma.

P.- Si el ‘ensayo’ centrista y personalista de Moreno Bonilla, a imitación de Feijóo en Galicia, resulta exitoso en uno de los principales graneros de voto socialista, ¿el PP tiene el camino allanado hacia La Moncloa en las próximas generales?

R.- Juanma representa una manera propia de gobernar, pensando en el interés general. Es el único candidato que lo puede ofrecer y garantizar. Por lo tanto, estamos convencidos de que ese es el camino correcto, el de la fiabilidad y la confianza. Junto a la buena gestión, esos son los grandes valores que le atesoran. Lo que está claro es que el próximo domingo Pedro Sánchez se juega mucho. Y es la oportunidad que tienen los andaluces de decirle que no les gusta como gobierna y que el sanchismo no es el socialismo.

P.- La campaña ha estado más centrada en los pactos que en los programas. Si la aritmética les impide gobernar en solitario, ¿acordarán con Vox un ejecutivo de coalición para asegurar que Andalucía cuente con nuevos presupuestos?

R.- Las elecciones se adelantaron porque no podía garantizarse la seguridad que dan unos presupuestos aprobados. Esta legislatura se ha conseguido estabilidad, y es lo que se necesita para contrarrestar la inestabilidad que Sánchez representa para todo el país. Eso es lo que nos interesa. Todo el mundo habla de pactos menos el PP, que explica el proyecto que tiene para Andalucía. El resto de partidos, que saben que van a perder, solo están preocupados en cómo sumar para estar en el gobierno y tener poder. Merece la pena que los andaluces lo valoren.

Cuca Gamarra, portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados

Pedro Sánchez se juega mucho el domingo. Los andaluces tienen la oportunidad de decirle que no les gusta como gobierna y que el sanchismo no es el socialismo

P.- Habla del PSOE y los partidos de izquierda. Recientemente, Feijóo dijo que «es mejor perder un gobierno que pactarlo con el populismo». ¿Ve posible una investidura con la abstención de Juan Espadas y su grupo?

R.- Aspiramos a gobernar en solitario con una mayoría suficiente. Con tanta fragmentación, si el PP tiene un resultado suficientemente fuerte para ello, nadie debería impedirlo. Y ahí, evidentemente, el PSOE también tiene una responsabilidad y una obligación. Pero antes de que hablen los partidos, tienen que hablar los andaluces. Pedimos a los que no nos han votado en otras convocatorias o han apoyado al PSOE que decidan quien quiere que gobierne Andalucía.

P.- En vistas al pacto con Vox en Castilla y León, ¿no es contradictorio plantear una propuesta moderada y pedir el voto socialista, y luego vincular a la derecha radical a un ejecutivo? Eso puede generar desafección.

R.- Por eso pedimos a los andaluces que sumen sus votos en la centralidad del PP, para gobernar en solitario. Ese será el logro de todos los que decidan que haya un gobierno de Juanma Moreno.

P.- Macarena Olona ha sido la gran apuesta de Vox para condicionarles tras estas elecciones. Si no se cumplen ese objetivo, ¿cree que regresará al Congreso?

R.- Cuando uno no ha dimitido (conserva el acta de diputada para no tener que regresar a su puesto de abogada del Estado), es que deja abiertas otras posibilidades y que no está muy convencido de lo que está liderando. Cuando uno está liderando, toma decisiones firmes y claras.

P.- Al margen de Andalucía, la actualidad está copada por el deterioro de las relaciones diplomáticas con Argelia. Desde el PSOE les acusan de alentar las respuestas argelinas contra el Gobierno y perjudicar, en última instancia, de España.

R.- El único responsable de la nefasta política exterior y las consecuencias que está teniendo para la economía son Sánchez y el ministro Albares. Que también vayamos a ser responsables aquellos que tendemos la mano para ayudar a intentar reconducir la situación, es tomar a los españoles por tontos. Cuando tu estás solo y el resto de grupos parlamentarios están en una posición diferente, quien está equivocado eres tú. Y al final lo que nos dicen es que un día la culpa la tiene el PP y, al otro, que Argelia ha pasado de ser un socio extraordinario a ser agente de Putin. Lo que tiene que hacer Sánchez es, desde su debilidad, empezar con humildad a reconocer sus grandes fracasos. Y si tiene que pedir ayuda que lo haga. Lo que no es de recibo es la imagen que estamos dando.

Sánchez debe explicar cómo va a reconducir las relaciones con Argelia, no puede esconderse ni buscar otros culpables

P.- El grupo popular ha pedido la comparecencia de Sánchez en el Congreso para abordar el problema con Argelia. En los monográficos sobre Pegasus y Marruecos las explicaciones han sido escasas, según denuncia el PP. ¿Qué esperan en esta ocasión?

R.- Debe explicar con luz y taquígrafos cómo va a reconducir esta situación. No puede esconderse, huir o buscar otros culpables. No cabe decir que la culpa la tiene Rusia y ver como Argelia sí acuerda con otros países europeos aquello que se niega a negociar con el Gobierno. España es un grandísimo país que no merece tener un gobierno que se convierte en un lastre. Ahora tenemos dos problemas: uno con Marruecos y otro con Argelia. El buen gobernante no genera problemas, busca desde la serenidad tejer alianzas con otros países estratégicos desde el respeto y la defensa de nuestras posiciones.

P.- Habla de actuar «con luz y taquígrafos». Esta misma expresión la utilizó el presidente Feijóo durante el último congreso del PP europeo en Rotterdam después de reunirse con el primer ministro marroquí. Allí le anunció que si llegan al Gobierno darán marcha atrás al giro del PSOE respecto al Sáhara. ¿Tomarán esta decisión con consenso parlamentario? Es algo que reprochan a Sánchez.

R.- El PP ha gobernado este país en dos décadas importantísimas de nuestra historia democrática. Y lo que hemos demostrado en política exterior es que para nosotros es una política de Estado y de grandes consensos. Y nunca hemos roto de manera unilateral aquello en lo que había un gran consenso. Y de hecho, en lo que tiene que ver nuestras relaciones con el Magreb siempre hemos sido especialmente escrupulosos cuidando de la forma y del fondo. De nuevo actuaremos igualmente así cuando Feijóo llegue a ser el presidente. Y eso significa que cuidaremos las relaciones estratégicas con nuestros vecinos, no les mentiremos, y aquello que acordemos podremos trasladarlo con absoluta transparencia al Congreso.

P.- ¿Qué relación tienen con el Frente Polisario y qué postura defiende el PP respecto a la independencia del Sáhara?

R.- Las que hemos tenido siempre. Defendemos que la posición que se alcance debe ser de mutuo acuerdo y debe, además, enmarcarse dentro de las resoluciones de Naciones Unidas. No se puede inclinar la balanza hacia un lado cuando lo que debe reinar es el mutuo acuerdo.

P.- Ya se está aplicando la excepción ibérica en materia energética. ¿Cómo la valora?

R.- Se está convirtiendo en un fracaso de la política desconcertante de este Gobierno, que no da una. Siempre llega tarde y, además, no genera el resultado que se promete a los españoles. Unas expectativas de bajadas en los recibos de la luz que al final no se producen y se sigue pagando lo mismo o más porque sigue subiendo absolutamente todo. Con Sánchez sube todo: la deuda, el déficit, los impuestos, la luz, el gas y el combustible. Lo único que baja es la calidad de vida. No sabemos si en algún momento esa excepción dará resultado, pero lo que todavía no se ha dicho es cómo se va a pagar.

P.- ¿Ha establecido el PP conversaciones con el Gobierno para negociar la prolongación del decreto anticrisis que caduca este mes?

R.- El decreto ha sido una oportunidad perdida para luchar contra la inflación y recoger las propuestas que remitimos a La Moncloa. El decreto caduca el 30 de junio y a día 17 no tenemos noticias de nada. Lo que sabemos es que no se está avanzando en la dirección correcta y, ahora, sería un buen momento para rectificar. Reconociendo que las medidas no han funcionado. Con nuestros 89 diputados, Sánchez no tendría que depender de nadie para bajar el IRPF y el IVA de la electricidad y los carburantes de manera inmediata. Merece la pena.

P.- El PP ha retirado el recurso que pedía ante el Tribunal Supremo la absolución de Bárcenas como responsable civil subsidiario de las obras de la sede de Génova. La anterior dirección dice que no autorizó ese recurso. ¿Ha actuado el servicio jurídico del partido por su cuenta?

R.- Fue un recurso que no se consultó. Los recursos tienen una parte que es jurídica y otra política y, en este caso, cuando hemos conocido el fondo del recurso, para nosotros ha primado la parte política.

P.- ¿Se va a prescindir del abogado Jesús Santos y del responsable jurídico Alberto Durán?

R.- Son cuestiones que están ahí, que creo, además, que son cuestiones internas que poca relevancia deben tener para la opinión pública. El PP ha actuado desde el compromiso que tienen los españoles.

P.- ¿Habrá acuerdo para renovar el CGPJ bajo el mismo método de elección después de los comicios andaluces?

R.- Europa y la propia sociedad piden mayor independencia y mayores garantías de imparcialidad en el Poder Judicial. Y eso significa una responsabilidad en aquellos que tenemos que legislar. En las próximas semanas vamos a trasladarle al PSOE una propuesta en aras de esa renovación y regeneración.

P.- ¿Qué opina de la imputación de la vicepresidenta y consejera de Igualdad de la Comunidad Valenciana Mónica Oltra?

R.- Es una imputación absolutamente reprobable y debería haber dimitido ya. Sobre todo por ser una política que hizo de la exigencia de dimisiones su bandera política y dijo que dimitiría si se viese acorralada por la verdad. Oltra no puede continuar teniendo bajo su cargo a las menores tuteladas. Y esto también afecta al presidente Ximo Puig. No puede mantenerla de vicepresidenta con unos hechos de este calado.

Te puede interesar

Comentar ()