España Deberá concluirse antes del ciclo electoral de mayo de 2023

La cúpula de Cs no influirá en la refundación: "Si imponemos un plan, el proceso sería falso"

La cúspide del organigrama naranja se desentenderá de los primeros plazos de la renovación de las siglas y dejará todo el protagonismo a los afiliados y al equipo técnico designado para el proceso

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, junto al resto de parlamentarios del Grupo en el Congreso de los Diputados.

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, junto al resto de parlamentarios del Grupo en el Congreso de los Diputados. EFE

La dirección de Ciudadanos (Cs) ya habla con perspectiva de futuro contemplando el proceso de «refundación profunda» que las siglas atravesarán en los próximos seis meses. Una renovación interna «necesaria» para el partido en la que, sin embargo, la cúpula naranja no interferirá. Al menos no participará en las primeras fases, para dar todo el protagonismo a la militancia y a la sociedad civil. «Si ahora imponemos un plan, el proceso de refundación sería mentira», porque «no se tendrían en cuenta a los afiliados en el proceso», explican, en palabras a El Independiente, fuentes conocedoras de Cs.

Desde la formación afirman que las capas altas del organigrama, incluida la presidenta Inés Arrimadas, rechazan entrometerse y que quieren saber lo menos posible durante el periodo de reflexión que iniciará próximamente el equipo designado para ello. «Hay un grupo de personas trabajando con independencia y libertad» que será quien, finalmente, traslade al Comité Permanente y al Comité Ejecutivo las conclusiones a las que se han llegado, indican las mismas fuentes. Por el momento, en las filas naranjas son incapaces de trasladar qué primeros pasos tomará el equipo encargado para la renovación; será el diputado por Málaga, Guillermo Díaz, que estará al frente, quien vaya dando cuenta de ello de manera regular cuando se considere.

Antes de la debacle electoral en Andalucía, que ha hecho a Cs perder la vicepresidencia de la Junta y los 21 escaños que ostentaba como grupo dentro del Parlamento, los naranjas debatían sobre la lógica de apostar por el proceso de refundación para refrescar la marca. El hundimiento a nivel nacional en 2019 por la repetición electoral, pasando de 56 a diez escaños en el mes de noviembre, abrió la puerta a un declive prolongado que sacó al partido de los Gobiernos de coalición y de las cámaras regionales de la Región de Murcia, la Comunidad de Madrid y Castilla y León -mantiene el escaño el ex vicepresidente Francisco Igea– el año pasado. Pero, como reconocen desde la sede nacional de Ventas, y expresó este lunes la propia Arrimadas, los malos resultados lo han acelerado.

La idea original que planteó la dirección es que «un equipo técnico presentara sus conclusiones al equipo político», la Ejecutiva, una vez se analizase -durante un periodo de un año- qué proceso sería el adecuado para cambiar la imagen de las siglas. Pero, tras el 19-J, y al acelerar los procedimientos, reconocen desde Cs, hacía falta una implicación mutua «de carácter técnico y político» para que, una vez se contase con los resultados, se tuviese un proyecto «más redondo».

El plazo previsto para que concluya la gestación de la refundación es principios de 2023, para que todo esté ultimado para concurrir a los comicios locales y autonómicos del mes de mayo, el último escalón electoral que queda, salvo adelantos intermedios, para las próximas generales de finales de año o principios del siguiente. Debe estar concluido «para que nuestros candidatos salgan y digan: ‘aquí está nuestro partido'», detallan desde Cs.

«No hay críticos» con Arrimadas

Frente a las informaciones publicadas sobre el desvanecimiento de apoyos internos a la actual líder de Cs, fuentes que acudieron a la reunión del Consejo General del partido aseguran que «no hubo críticos» con el papel que está desempeñando Arrimadas, que puso su cargo a disposición de la Ejecutiva saliendo indemne. Eso le deja vía libre para encabezar la cúpula, al menos, hasta que el equipo para la refundación ponga sobre la mesa un proyecto sólido sobre el que orientarse. Entonces, está previsto que se celebre un congreso que refrende, o no, su autoridad para pilotar la nueva propuesta política.

Cs desdibuja las proyecciones que sitúan a Villacís como futuro remplazo de Arrimadas

Lejos de cuestionar el liderazgo de Arrimadas, esas mismas fuentes informan de que en el encuentro se centró en hablar de «municipalismo, de los canales de comunicación interna con las bases y de cómo se puede ampliar el proceso a otros ámbitos «como a los jubilados», por ejemplo. Y desdibujan las proyecciones que atribuyen a la vicealcaldesa de Madrid el papel de sustituta de Arrimadas a medio plazo. Todo pese a que Begoña Villacís será la encargada de enlazar y mediar entre la estructura política y el equipo técnico designado.

La elección de Villacís coordinadora responde a que es «una persona con mucha visibilidad» que tiene «experiencia» en el ámbito municipal, la base del que parte, apuntan, la nueva idea política. Pero sobre todo, y aunque Cs dirige consistorios como los de Alcobendas, Linares o Ciudad Real, Villacís colidera «el principal ayuntamiento que tenemos», explican las fuentes consultadas.

Centrados en la actividad política

El anuncio hecho por la dirección sobre la renovación de la estructura no ha hecho que el partido deje de lado la actividad parlamentaria en Las Cortes. De manera previa a la sesión de control de este miércoles al Gobierno, que no contará con la presencia de Pedro Sánchez por sus compromisos presidenciales en la cumbre de la OTAN que acoge Madrid, Cs ha anunciado que intentará reprobar al secretario de Estado de Derechos Sociales y Agenda 2030 Enrique Santiago por manifestarse con lo «antisistema» en las movilizaciones sociales contra este evento en España.

El portavoz de los naranjas en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, ha calificado de «espectáculo lamentable» el comportamiento de Unidas Podemos ante la llegada de los países miembro de la Alianza Atlántica y considera que, cuando no se está de acuerdo con la actuación del Ejecutivo que se integra, lo lógico es dejar de pertenecer a él. Asimismo, ha cuestionado que el Gobierno vaya a pactar con EH Bildu la ley de Memoria Democrática, que «excluye» a la UCD de Adolfo Suarez, dice Bal, de la historia democrática, al querer investigar crímenes de los GAL hasta 1983.

Te puede interesar

Comentar ()