Cumbre OTAN Madrid Cumbre OTAN en Madrid

España

La Policía contrató a Telefónica el servicio de contradrones para proteger la Cumbre de la OTAN

La multinacional española ha desarrollado una tecnología novedosa que permite programar una zona de vuelo y detectar mediante inteligencia artificial personas no autorizadas | El Ministerio del Interior ha pagado 18.000 euros por el servicio

Un policía nacional, con un rifle antidron en una demostración.

Un policía nacional, con un rifle antidron en una demostración.

La Dirección General de la Policía ha recurrido a una filial de Telefónica para el servicio de contradrones con el que se ha protegido la Cumbre de la OTAN, celebrada esta semana en Madrid con la presencia de cerca de medio centenar de mandatarios internacionales. La seguridad por aire ha sido una de las patas de la Operación Eirene, el mayor dispositivo desplegado en España hasta la fecha.

El pasado 20 de junio, la Secretaría de Estado de Seguridad acordó adjudicar el contrato a Telefónica Ingeniería de Seguridad SAU por 18.016,9 euros (impuestos incluidos). Según se justifica en el anuncio publicado en la Plataforma de Contratación del Sector Público, consultada por este diario, fue la oferta elegida por ser la «más ventajosa económicamente» de las tres recibidas. No ha trascendido la identidad de las otras dos compañías que pujaron por el encargo.

Tramitado como contrato menor, el plazo de ejecución se fijó en ocho días, arrancando el pasado 23 de junio -en la víspera de que se activara la denominada fase de ‘alerta’, cuando empezaron a aplicarse restricciones en el acceso al recinto donde se han reunido los líderes internacionales (el complejo ferial de Ifema)- y prolongándose hasta este mismo jueves, cuando han terminado las sesiones y los participantes han regresado a sus países.

Telefónica Ingeniería de Seguridad, encargada de erradicar todo tipo de amenazas de ataques de drones, es una de las divisiones veteranas de la corporación ya que cuenta con 35 años de experiencia y es pionera en el campo de la seguridad tecnológica integral. Concretamente, se creó en 1984 tras el atentado terrorista perpetrado por la banda ETA contra uno de los centros de operaciones de Telefónica a fin de proteger las infraestructuras críticas del grupo y de sus clientes, según explican fuentes de la compañía.

Sistema innovador

Durante años, la empresa ha ido buscando otras verticales en las que crecer y, además de la solución de drones, Telefónica Ingeniería de Seguridad también ofrece soluciones de reconocimiento de huellas dactilares, de iris o de medición de temperaturas, un sistema que ha estado a la orden del día tras la pandemia. La compañía quiso abandonar su percepción de operadora de telecomunicaciones pura y dura y se abrió paso en otros sectores, entre ellos el de la seguridad y ciberseguridad. Sin ir más lejos, como adelantó este periódico, presentó recientemente su nueva apuesta por las energías renovables. En concreto, la compañía ha creado una joint venture de la mano de Repsol para comercializar placas solares.

La tecnología que ha desarrollado Telefónica y que se ha utilizado para reforzar la seguridad durante la Cumbre de OTAN es prácticamente nueva. De hecho, la multinacional española de telecomunicaciones la presentó durante la pasada edición del Mobile World Congress de Barcelona, celebrada entre finales de febrero y principios de marzo de 2022.

Telefónica aplica una tecnología novedosa que permite programar una zona de vuelo y detectar personas no autorizadas

Esta solución permite programar una zona de vuelo autónomo en la que varias aeronaves son capaces de identificar eventos mediante analíticas con inteligencia artificial integradas en la plataforma, como la detección de personas no autorizadas en dicho emplazamiento. Adicionalmente, envía las imágenes en tiempo real gracias a la conectividad 5G para su correspondiente análisis.

Según la compañía, la implementación de esta tecnología en eventos como el que se ha desarrollado en Madrid esta semana genera «importantes eficiencias de tiempo y de hasta el 35 % en costes operativos, ya que los drones no necesitan pilotaje». Telefónica Ingeniería de Seguridad destaca que está diseñada especialmente para las empresas que carezcan de personal especializado en funciones de vigilancia y seguridad o para aquellas que quieran destinar a su personal al desempeño de otras labores «de mayor valor añadido para ganar en competitividad y ser más ágiles en el análisis de la información recogida y en la toma de decisiones».

Las aeronaves controladas de forma remota ganan cada vez más peso en los cuerpos policiales, ya que es un recurso que permite su utilización en multitud de escenarios y desempeñar misiones de manera más especializada y eficiente. El acceso visual a lugares de gran dificultad y la disminución tanto del riesgo personal como de costes respecto a los recursos aéreos tradicionales hacen que se haya convertido ya en una importante herramienta para uso policial.

El Cuerpo Nacional cuenta en la actualidad con una flota integrada por al menos 69 drones de diversa tipología y que ofrecen diferentes prestaciones. De ellos, 62 son del fabricante chino DJI y siete de la francesa Parrot, oscilando su peso entre los 0,249 gramos del modelo DJI Mavic mini 2 y los 15,5 kilos del DJI Matrice 600 Falcon 2.

Te puede interesar

Comentar ()