España

Debate de memoria democrática: Bildu insiste en que la Constitución no acabó con el franquismo

Bolaños intenta desmontar la argumentación de los críticos, entre ellos, dirigentes y ex dirigentes el PSOE, explicando "lo que dice la ley y no lo que algunos dicen que dice la ley"

El Ministro Félix Bolaños en el Congreso de los Diputados

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños. EFE

EH-Bildu ha vuelto a enmendar la Transición y la Constitución en el debate de la nueva ley de Memoria Democrática, que apoyarán tras puntualizar que seguirán luchando por ampliarla. Isabel Pozueta, en nombre de la formación política que encabeza Arnaldo Otegi, ha criticado que el texto adolece, a su juicio, de una visión crítica sobre la Transición y años posteriores. Lo cierto es que el Congreso de los Diputados ha vivido una especie de doloroso «revival» en el que lo mismo se ha escuchado el nombre de Calvo Sotelo, asesinado en 1936 por tropas de asalto de la República, que el de Puig Antich, ejecutado por el régimen franquista.

Félix Bolaños, el encargado de defender una ley que modifica la de 2007 e incorpora, por ejemplo, que sea el Estado quien se responsabilice de abrir las fosas de la cunetas ha querido explicar «lo que dice la ley y no lo que algunos dicen que dice la ley». Se condena el golpe de Estado de Franco y la dictadura y se homenajea «a todas las víctimas de la Guerra Civil y no las utiliza». También se defiende la Transición y la Constitución, dice el ministro de Presidencia, aunque Bildu no lo interpreta así.

«Espero que la entrada en vigor de esta ley se convierta en la mejor herramienta para reivindicar a las víctimas. Ya legamos tarde. Ha necesitado la democracia española muchos años. Es una ley para el reencuentro, que pasa pagina de la parte más negra de nuestra historia», ha proclamado a sabiendas de que las críticas no sólo vienen de la oposición del centro-derecha sino, también del socialismo.

El foco estaba puesto, sin duda, en la intervención de la portavoz de EH-Bildu, Isabel Pozueta, por ser la formación que ha salvado parlamentariamente esta ley a pesar de tener una visión de la Transición y de la Constitución acorde con el pasado terrorista de alguno de sus miembros, como Arnaldo Otegi.

«Se quiere trasladar la idea de que con la Constitución se inició un estado de derecho democrático cuando muchos sabemos que ni fue modélica, ni trajo la democracia para todos, ni acabó con la herencia franquista, ni con la vulneración de derechos», ha dicho Pozueta. De ahí que Bildu haya incorporado a la Ley el compromiso de creación de una comisión técnica que estudie la vulneración de derechos humanos hasta 1983, esto es, hasta un año después de ganar Felipe González las elecciones.

Bildu asegura que les hubiera gustado «llegar más lejos»

A sabiendas de que su apoyo ha salvado al Gobierno de una derrota parlamentaria. EH-Bildu pone en valor «las mejoras que hemos conseguido además de abrir nuevos cauces de reparación». Consideran también un avance muy importante la deslegitimación de los tribunales y sentencias franquistas. «Hoy damos un paso más para devolver a miles de personas, víctimas del franquismo una parte de la justicia, de la verdad y de la reparación que se merecen y que llevan décadas esperando. Hemos estado ahí, apoyando a todas la iniciativas».

«Nos hubiera gustado llegar más lejos, pero nuestras enmiendas han mejorado el texto», ha agregado Pozueta quien ha lamentado no haber podido «remover obstáculos para el fin de la impunidad como la ley de amnistía. Debemos continuar trabajando para mejorar esta ley y conseguir nuevos avances para contar con una verdadera justicia restaurativa».

Y dirigiéndose a la bancada del PP , de Vox y de Ciudadanos les ha reprochado que «no les molesta el apoyo de Bildu sino el reconocimiento a las víctimas del franquismo, una dictadura que anhelan y nunca rechazaron».

Junts califica la democracia de «régimen bastardo»

La ley cuenta también con el apoyo del PNV y de Más País, no así el PP, Vox, Ciudadanos, Foro Asturias y Junts, mientras que ERC, que se refugia en la abstención. El portavoz de Junts, Josep Pagés, ha afirmado en un discurso tremendista que el estado «hiede a franquismo» y que el actual es un «régimen bastardo», aunque había más interés en como ERC iba a justifica su abstención. Su portavoz Carolina Telechea arrancó con unas palabras de Puig Antich, ajusticiado por el franquismo en 1974, para arremeter a continuación contra la ley de Amnistía cuya derogación como condición para apoyar la ley que inició Carmen Calvo y heredó Félix Bolaños.

Por Unidas Podemos ha tomado la palabra el secretario general del PCE. Enrique Santiago, ha defendido que la ley responde a las exigencias de la ONU para reparar a las víctimas «y nunca más haya abandono». En un exaltado discurso ha exhortado a la bancada del PP a que condene el régimen franquista «Díganlo», les ha pedido.

Por su parte, Francisco José Contreras, el portavoz de Vox ha sacado a colación el asesinato de Calvo Sotelo y las «3.ooo víctimas de las violencia política de la izquierda» durante la República, incluido la que ha calificado como el «golpe de estado» de la revolución de Asturias. Mientras él hablaba varios grupos de la izquierda han abandonado el hemiciclo. «Nadie ha hablado de las víctimas del Frente Popular», ha dicho Contreras, que se ha puesto a recitar algunos nombres de asesinados «por el bando republicano» y ha apelado a volver «al espíritu de la transición».

Te puede interesar

Comentar ()