España No es el resultado "que más gusta" en Génova

El PP pide cautela por Meloni y advierte a Sánchez del descalabro de la izquierda en Italia

Creen que el presidente del Gobierno debe tomar nota de la derrota del Partido Democrático de Letta, dejar de agitar al populismo y rectificar sus políticas, especialmente, en lo que respecta a lo fiscal: "No hacen bien por la moderación"

(I-D) El presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras; el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, conversan durante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, este lunes

(I-D) El presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras; el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, conversan durante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, este lunes EP

El Partido Popular (PP) de Alberto Núñez Feijóo ha optado por no posicionarse una vez el escrutinio ha certificado definitivamente la victoria de Fratelli d’Italia (FdI) -Hermanos de Italia, en castellano- en las últimas elecciones generales celebradas en el país transalpino. Sí lo han hecho fuentes oficiales de Génova consultadas por ello. Éstas rechazan que prefieran guardar silencio en lo que respecta a esta cuestión, y recuerdan que después de la victoria del bloque conservador en Suecia, encabezado por la derecha radical de Demócratas Suecos, el partido tampoco se pronunció. «No es lo que más nos gusta y entendemos los recelos, pero esperamos que tranquilice a Europa. Tiene la oportunidad de hacerlo», aseguran de Giorgia Meloni. Estas valoraciones contrastan, por ejemplo con las de Isabel Díaz Ayuso, que, pese a no entrar con profundidad en la cuestión, ha reprochado las quejas de la izquierda española por este asunto indicando que parece solo haber «democracia cuando ellos ganan».

En cambio, con nombre y apellidos, sí han entrado a comentar la victoria de la ultraderecha italiana algunos barones territoriales del PP durante la última reunión del Comité Ejecutivo Nacional celebrado en Génova este lunes. Es el caso el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que, como Díaz Ayuso, están en el foco del Gobierno a cuenta de la supresión del impuesto al patrimonio. Pese a coincidir con la madrileña en ese planteamiento, no se ha mostrado tan duro con los detractores de la próxima premier y si ha evidenciado preocupación por el clima político internacional. «Los centristas debemos estar precavidos» ante triunfos como el de Giorgia Meloni en Italia», advierte el mandatario andaluz.

Moreno Bonilla teme, además, que el nuevo Gobierno italiano «tensione» con Bruselas periódicamente e inicie un desgaste de relaciones en un periodo tan convulso como el actual, a las puertas de una crisis económica y energética y con Vladimir Putin agravando el tono con Ucrania y Occidente. Es más, tratándose de un socio clave para la UE y para España. Reivindica «las posiciones centradas y templadas», pero el dirigente de Andalucía prefiere adherirse, por el momento, a la línea manifestada por los suyos y cobijarse en la cautela solicitada por la cúpula. «Debemos observar con detenimiento qué ocurre en los próximos meses», considera.

El PP cree que Sánchez se está equivocando con su acercamiento a las propuestas populistas de Unidas Podemos, que no contribuyen a la moderación

Sin entrar a hacer consideraciones sobre el papel de Forza Italia (FI), quien en los últimos años ha incrementado las relaciones con la Liga y FdI, el PP sí ha advertido de que la derrota de la izquierda italiana es un toque de atención a socios del Partido Democrático de Enrico Letta, caso del propio PSOE. Pero, también, al conjunto del socialismo europeo, que empieza a «pasar de moda», entienden. «Es una demostración de que las políticas de izquierda no funcionan», aseveran otros barones del partido. En ese sentido, desde Génova los populares han pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, rectificar en la última brecha fiscal abierta con las comunidades autónomas tras la «imposición» del decreto energético.

El PP creen que «Sánchez se está equivocando» con su cruzada contra los territorios controlados por los de Feijóo y entienden que un acercamiento a propuestas de Unidas Podemos, como el impuesto a la banca o a las grandes fortunas, «no hace bien» al clima electoral ni a la moderación. Por ello, le instan a rectificar y a replicar la supresión del gravamen patrimonial por el bien común. «Que tome ejemplo de Italia y se centre en las cuestiones que realmente interesan a la gente», añaden los populares apelando a un posible descalabro a finales del año próximo; con un preludio en las municipales y autonómicas de mayo.

Desde el partido conservador ponen como ejemplo a Andalucía y al amplio apoyo en las urnas que ha tenido Moreno Bonilla indicando, entre otros, que en sus intenciones preelectorales estaba la de eliminar ese tributo como Díaz Ayuso ha hecho anteriormente en la Comunidad de Madrid. Algo que ha conseguido en el feudo por excelencia del PSOE y que afianza la confianza con los votantes. «Si Sánchez sigue persiguiendo a los ricos y descuida al resto de la población lo va a acabar pagando en las urnas», estiman.

En Génova piden al PSOE que tome ejemplo de Italia y se centre en lo que realmente interesa a la gente

En ese sentido, y para evitar que futuros proyectos dependan o recaigan en manos de los extremos o las opciones populistas, miembros del Comité Ejecutivo Nacional reclaman un mayor entendimiento del PSOE con Feijóo y la renuncia a la confrontación para relajar las relaciones políticas. Y, además de suprimir impuestos obsoletos en Europa como el de patrimonio, algo que promulga el PP -y el PSOE «hasta hace unos años» con José Luis Rodríguez Zapatero-, consideran que rebajar al mínimo el IVA de los alimentos básicos, como Génova ya ha anunciado y trasladará a Moncloa, puede ser el primer paso del camino para atajar cuanto antes los problemas derivados de la invasión de Ucrania.

Meloni «no es extrapolable a España»

A diferencia de Suecia, en el PP saben que el resultado electoral en Italia da algo de oxígeno a Vox y a su líder Santiago Abascal, después de que Macarena Olona pusiera contra las cuerdas a la cúpula del partido; controlando externamente los tiempos. Y es que, a diferencia de los ultras suecos, que integran otro de los grupos de derecha populista en la UE, Democracia e Identidad, Vox está agrupado entre los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) que preside la propia Meloni. Con todo, desde el centroderecha saben que el escenario italiano «es muy singular» y «no es extrapolable a España». Principalmente, y aunque con bloqueos como el del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de por medio, por que cuenta con «instituciones sólidas». Tampoco por el sistema de partidos, que dinamitó al bipartidismo clásico socialdemócrata y demócrata-cristiano en la década de los noventa.

En el PP saben que las acciones del partido de Silvio Berlusconi han levantado ampollas en Bruselas a lo largo de los últimos años y, por ello mismo, no quieren mostrarse clarividentes. Renegar del tripartito italiano sugeriría reticencia a encabezar un pacto del bloque conservador con Vox para cerrar la puerta a la gobernabilidad de Sánchez, lo que perjudicaría el rédito electoral de Feijóo. Por el contrario, apostar por ello, daría alas al Gobierno para iniciar una ‘persecución’ bajo el cuestionamiento de su moderación.

Recientemente, la apuesta de Berlusconi de apoyarse en la propia Meloni en la coalición de derechas, fue recibida y aceptada a regañadientes por el Partido Popular Europeo (PPE) y su líder Manfred Weber. Ahora, dado que de FI depende la sostenibilidad del próximo Ejecutivo, en el PPE creen que puede controlar a la que será en breve investida como nueva mandataria. Así lo ha reconocido el propio expresidente del Parlamento Europeo y miembro de FI Antonio Tajani. Weber, por el momento, no se ha pronunciado.

Te puede interesar

Comentar ()