España Crisis interna de Vox

Ortega Smith amenazó a Olona con quitarle la portavocía en Andalucía si rompía la disciplina de Vox

La parlamentaria andaluza quería tener más visibilidad en Madrid porque consideraba que su "potencial" estaba desaprovechado en el Parlamento con plenos cada quincena y el PP de Moreno Bonilla con mayoría absoluta

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, conversa por teléfono desde su escaño en el Congreso de los Diputados

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, conversa por teléfono desde su escaño en el Congreso de los Diputados EP

Vox ha dado portazo a la cuestión de Macarena Olona este jueves cerrándole la posibilidad de reincorporarse a la primera fila política con la formación. La decisión llega en un momento de tensión máxima para el partido de Santiago Abascal, que desde el inicio del nuevo curso político y parlamentario ha visto cómo su agenda política quedaba empañada por lo que ellos mismos calificaban de «culebrón» post vacacional. En una comparecencia en el patio del Congreso de los Diputados, durante la sesión plenaria, el portavoz del partido en el hemiciclo, Iván Espinosa de los Monteros, ha dejado patente la «enorme tristeza» que le genera cortar definitivamente la relación política con su ex ‘segunda’. «Este es el fin del camino, le deseamos lo mejor en lo político y nos tendrá siempre a su disposición personal. Lo digo con enorme dolor y enorme cariño», expresaba la mano derecha de Abascal en la cámara baja.

Horas previas a esas declaraciones, Olona, a través de sus perfiles en redes sociales y en una entrevista concedida al diario ABC, había denunciado una ausencia de democracia interna dentro de la formación y un «linchamiento» hacia su persona desde finales de agosto, cuando volvió a la esfera mediática tras superar sus problemas de salud. «Una maquinaria de triturar carne», ha matizado, indicando que sabe perfectamente «de dónde viene la puñalada» y aludiendo indirectamente a parte de la cúpula nacional de Vox. Una acusación, la de anteponer «los egos personales a la finalidad del proyecto» que, según ha podido confirmar El Independiente, va dirigido al secretario general del partido, Javier Ortega Smith, y al vicepresidente de Acción Política Jorge Buxadé.

En relación con el ‘hombre fuerte’ y ‘segundo’ de Abascal en la dirección, el también portavoz municipal de Vox en el Ayuntamiento de Madrid y diputado nacional, este diario ha podido conocer que amenazó, a través de un emisario, a Olona con desalojarla de la portavocía del grupo parlamentario regional si no dejaba de presionar para «poder moverse» más allá del papel asignado en el Parlamento de Andalucía. Y no exclusivamente por sus demandas de salir designada como senadora autonómica por Andalucía -algo que ha quedado acreditado pese a rechazarlo la cúpula de Vox-, sino para dejarse ver en la capital en diferentes eventos y ocasiones.

Ortega Smith negó a Olona tener visibilidad y poder moverse más allá de Andalucía, al menos hasta las próximas generales

Según fuentes cercanas a Vox, Ortega Smith puso claras las condiciones: u Olona se limitaba a la política regional y pasaba desapercibida, o pasaría a ocupar puestos por detrás de Manuel Gavira, quien hasta su llegada había estado a cargo del partido. Ahora es él quien lidera a Vox en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas. El secretario general de Vox indicó a Olona que para implementar de nuevo su visibilidad nacional debería esperar, al menos, hasta las próximas elecciones generales de finales del próximo año o principios del 2024, dándole a entender que ese sería el momento más oportuno para rescatarla y darle cobijo en las listas nacionales al Congreso.

No obstante, la alicantina, que hasta junio representaba a Granada como cabeza de lista, reprochó a Ortega Smith que en Andalucía su potencial y sus capacidades estaban «desaprovechadas». Sobre todo, teniendo en cuenta que su candidatura no había logrado condicionar la presidencia de Juanma Moreno y el PP -la razón primordial para desplazarla hacia la región y replicar la situación de Castilla y León-. Y, además, que a diferencia del Congreso, la actividad plenaria en Andalucía es cada quince días. Se intercalan comisiones entre plenos.

Respecto a esta información, y pese a que este diario ha intentado ponerse en contacto con fuentes nacionales de Vox, éstas no se han posicionado. De acuerdo a la mismas ya mencionadas, para Olona, que la apartasen de la portavocía del grupo hubiese supuesto el inicio hacia una senda peligrosa con dirección a la irrelevancia política, por lo que apostó por mantener un perfil bajo hasta que, semanas posteriores, tras la sesión de investidura de Moreno Bonilla y generando un alto grado de sorpresa, anunció su baja y la devolución del acta atribuyéndolo a problemas médicos.

Buxadé y Ortega Smith no han querido posicionarse en púbico sobre Olona, al contrario que Espinosa de los Monteros

En contraste con Espinosa de los Monteros -era el único ‘enganche’ de Olona con la dirección-, que a principios de mes afirmaba que «pronto» los caminos de Olona y Vox se volverían a cruzar, el propio Buxadé evitaba posicionarse acerca de su excompañera en los días posteriores durante la comparecencia semanal en la sede nacional de Bambú. «No importa ni Feijóo, ni Olona, ni Buxadé», defendió en declaraciones a los medios de comunicación, remarcando que solo es determinante la situación de los españoles, la economía y la inflación.

Desde el partido, y en palabras del propio Abascal este martes en una conferencia sobre política en la Universidad San Pablo CEU, parecía que esta semana se ponían en cuestión ese argumento al insistir en que se alegran «de la pronta recuperación». Con todo, desde la formación han insistido en que realmente se alegran por Olona. En palabras del diputado Víctor Sánchez del Real a EDATV, «no hay una persona en Vox que no se alegre porque Macarena se haya recuperado».

Ningún contacto con Abascal

Aunque emplazó a Abascal a mantener un encuentro próximamente, las mismas fuentes admiten que la relación entre el presidente de Vox y Olona es inexistente desde el mes de julio. Fue en la última semana cuando ella le trasladó personalmente su baja del Parlamento de Andalucía. Por entonces, Abascal expresó solo «tener palabras de gratitud» para la expolítica y dejó «las puertas abiertas» a la que era «su casa». Eso ya no es posible. Y es que Olona, entre otras reclamaciones, buscaba que el líder de Vox fuese el primero en postularse y le diera cabida en la dirección nacional, para estar a la altura del propio Ortega Smith y Buxadé. Ambos dirigentes ni si quiera se han puesto en contacto con la exparlamentaria desde que anunció su salida.

Con el cierre de puertas a Olona, la dirección de Vox quiere dar salida al cisma interno provocado desde fuera por la alicantina, que ha estado controlando los tiempos. Desde que el partido se posicionó en contra del decreto energético del Gobierno y anunció que lo recurrirá al Tribunal Constitucional (TC), le ha sido casi imposible dar relevancia a sus propuestas políticas, caso de la toma en consideración para reformar el Código Penal para permitir la defensa legítima armada en los hogares ante un robo o agresión.

Te puede interesar

Comentar ()