España

ERC eleva ahora el tono contra los Presupuestos al exigir medidas contra la "represión"

Crecen los rumores en torno a la posibilidad de que lleguen a presentar una enmienda a la totalidad a la cuentas del Estado para 2023

Gabriel Rufian Europa Press

Muchas cosas se están moviendo en ERC, partido que ha vivido una conmoción con la salida de Junts del gobierno de la Generalitat y debe redefinir sus relaciones con el Ejecutivo en Madrid y con el PSC en Barcelona. Así, lo que la semana pasada era la inexistencia de líneas rojas a la hora de sentarse a negociar los Presupuestos Generales del Estado, este jueves se ha llenado de condiciones, entre ellas, la de acabar con lo que los independentistas republicanos llaman «represión».

De hecho, crecen los rumores en torno a la posibilidad de que lleguen a presentar una enmienda a la totalidad, lo que no les impediría entrar a negociar posteriormente enmiendas parciales a las cuentas del Estado del año que viene. Reflejo de ese cambio de rumbo ha sido el tono de la intervención del portavoz del Grupo Republicano, Gabriel Rufián, en el pleno de este jueves.

Rufián ha sacado a colación la «represión» que, a su juicio, ejerce el Estado contra los dirigentes independentistas por el procés. «Para los que dicen que la represión ha acabado hay siete personas exiliadas y perseguidas», en alusión, entre otros a Carles Puigdemont. También «1.500 personas encausadas y 28 con cargos en la Audiencia Nacional por el referéndum» del 1-O.

«¿Creen que así se puede negociar algo?», ha espetado al Gobierno

Además, ha proseguido, «hay nueve líderes políticos inhabilitados» en alusión a los condenados por el Tribunal Supremo y parcialmente indultados por el Gobierno, a los que se suman, 15 alcaldes «condenados por abrir un colegio electoral, 54 personas perseguidas por el Tribunal de Cuentas y 65 personas espiadas por Pegasus». «¿Creen que así se puede negociar algo?», ha espetado a los bancos azules del pleno. En definitiva, ha exigido dar una salida a la esta situación, «no por el pueblo de Cataluña sino por la democracia».

Pero no ha sido la única condición. Porque Rufián también ha puesto el foco en el incremento del presupuesto de Defensa; en la Ley de Vivienda, bloqueada en el Congreso y enmendada, entre otros, por ERC: y hasta en la reforma laboral, que solo salvó el voto equivocado del diputado popular Alberto Casero. Sin dejar de traslucir siempre cierta aversión a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha criticado que la reforma laboral ha disparado un 1.000 por ciento las no superaciones del periodo de prueba.

«No sabemos si serán los Presupuestos más sociales de la humanidad», ha ironizado el portavoz para agregar que «lo que sí sabemos es que serán los Presupuestos más militaristas de la historia, porque ustedes con lo social nunca cumplen, pero con lo militar siempre».

«Cumpla con lo incumplido, mejore lo prometido y fomente un clima de confianza, que su palabra valga algo», ha exhortado al presidente del Gobierno. Desde Moncloa minimizan en cambio la estrategia de ERC como parte de una estudiada «escenografía», entre otras cosas por la propia dependencia del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, de los socialistas catalanes.

Comentar ()