España

González Pons enfría la "inmediatez" de un acuerdo para el CGPJ, "pero se sigue hablando"

Esteban González Pons.

Esteban González Pons. EP

El vicesecretario de Institucional del PP, Esteban González Pons, enfrió la inmediatez de un acuerdo para la renovación del CGPJ. Ese fue uno de los asuntos que se trató en la reunión del comité de dirección del Partido Popular este lunes, que aprobó la celebración de una serie de convenciones sectoriales con sabor electoral. La voluntad es llegar a un acuerdo, pero nadie quiere alimentar las expectativas creadas en torno al convencimiento de que esta vez va la vencida.

Y los primeros que huyen de crear esas expectativas son los negociadores, esto es, González Pons y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. No quiere decir, necesariamente, que el acuerdo se aleje. De hecho, podría comenzar a avanzar rápido pero, de momento, se mantiene la cautela. Por eso en el PP se aferran a que «el avance es que siguen hablando».

El coordinador general popular, Elías Bendodo, puso ayer el acento en que se «avanza», entendiendo avanzar en que ninguno de los dos interlocutores se ha levantado de la mesa. «No sería prudente por nuestra parte estar retransmitiendo en directo el avance de estas conversaciones. Y digo bien, el avance de estas conversaciones. Ojalá cuanto antes lleguen a buen puerto», subrayó el dirigente popular para apelar al «ritmo que marquen los negociadores».

Antes de que acabe el mes

Hay ministros convencidos de que el pacto será una realidad antes de que acabe este mes. Pero no es fácil poner negro sobre blanco las condiciones de un hipotético acuerdo que les sigue separando en lo fundamental, esto es, si se debe modificar el sistema de elección de los miembros del órgano de Gobierno de los jueces conforme ha recomendado la Comisión Europea.

El Ejecutivo ha jugado al despiste con esta cuestión, porque si bien Pedro Sánchez negó el pasado 12 de octubre, durante la recepción en el Palacio Real, a plasmar por escrito los términos de un hipotético acuerdo, Bolaños admitió que se trabaja en un documento conjunto. Tiene además Bolaños una presión no menor por parte de sus socios de Gobierno, con concreto, de Podemos. El lunes pasado pidieron estar sentados a la mesa negociadora y tras matizar esta posición ahora advierten que no aceptarán ningún veto ni condiciones por parte del PP a los vocales de perfil progresista.

Suavizando su postura

Los populares se aferran a que su posición es «pública y notoria desde hace tres meses», aunque lo cierto es que el líder popular, Alberto Núñez Feijóo, ha ido suavizando su postura hasta poner sobre la mesa que sea el mismo Consejo el que, en un plazo de seis meses, proponga un modelo alternativo que dé más protagonismo a los jueces, término que Pedro Sánchez no vio con malos ojos acaso convencido de que un Consejo progresista estaría del lado de Moncloa.

Mucho se especuló con que habría un anuncio el fin de semana pasado. De modo que esta cuestión llegaría cerrada al debate de hoy en el Senado. Del tono que gasten Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo se puede sacar una lectura del estado de esa negociación, por mucho que se empeñen en aislarla del resto del devenir político.

Los populares ya ha explicado los tres asuntos que su líder, en el escaso tiempo que cuenta, sacará a colación. En primer lugar, las afirmaciones del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, de haber pactado con Sánchez ignorar la sentencia del Supremo sobre el 25 por ciento de clases en castellano en la escuela catalana. En segundo lugar, la designación de la ex ministra, diputada del PSOE y presidenta de la comisión del Pacto de Toledo, Magdalena Valerio, como nueva presidenta del Consejo de Estado en sustitución de María Teresa Fernández de la Vega, y, por último, la ejecución de los fondos europeos.

El PP dan por descontado que Sánchez se empleará a fondo y con dureza contra su jefe de filas y explotará de nuevo la ventaja del tiempo de intervención.

Te puede interesar

Comentar ()