Esta semana en Madrid, el protagonismo ha vuelto a recaer en la calle Millán Astray, situada en el distrito madrileño de Latina. Ya hubo polémica en su momento cuando se restauró la placa con el nombre del general gallego en sustitución de la de la calle a la que daba nombre la maestra republicana Justa Freire tras las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid sobre la recuperación de los nombres de las calles cambiados al amparo de la conocida como Ley de Memoria Histórica, que el Ayuntamiento acató.

Más Madrid y PSOE no se rinden y, tras años de polémica, han propuesto conjuntamente (buscando el apoyo de Ciudadanos), eliminar la denominación franquista de seis calles de la ciudad. PP, Cs y Vox lo han tumbado en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, por lo que la calle dedicada al general Millán Astray no se sustituirá por el de la maestra republicana Justa Freire, que es lo que pretendían las otras formaciones políticas.

También pretendían cambiar más calles como la avenida Hermanos García Noblejas por Institución Libre de Enseñanza; Crucero Baleares por Barco Sinaia; Caídos de la División Azul por Memorial 11 de Marzo de 2004; glorieta Cirilo Martín Martín por Ramón Gaya y Algabeño por José Rizal.

En su momento, se aprobó eliminar 52 nombres de vías y plazas que homenajeaban a personas o acontecimientos relacionados con la sublevación militar del 18 de julio de 1936, la Guerra Civil o el Franquismo. El acuerdo lo alcanzó el Pleno de Madrid el 28 de abril de 2017, con el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y Cs. El PP se abstuvo, aunque más tarde llegarían los recursos, que llevaron a los tribunales a anular algunos de los cambios aprobados.

El presidente del Pleno, Borja Fanjul, no entiende que se quiera quitar el nombre de una calle, cuando «se podría poner a Justa Frente en otra calle nueva».

Por su parte, la portavoz adjunta de Más Madrid, Pilar Sánchez, ha reclamado a Ciudadanos «que sean coherentes con lo que hicieron en abril de 2017». Pero los naranjas ya han dejado claro que no apoyarán ninguna decisión relacionada con la memoria histórica porque, según indica la concejala delegada de Coordinación Territorial, Silvia Saavedra, «hay que resolver los problemas de los madrileños en el aquí y en el ahora, no usar la memoria histórica como un arma arrojadiza».

Además, el concejal del Grupo Mixto Luis Cueto ha advertido que la nueva Ley de Memoria Democrática prevé sanciones a las autoridades que no cumplan.