El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha puesto en valor su respeto a la Constitución Española, la cual «se debe cumplir de pe a pa, del del primero al último de sus artículos, todos los días del año, se esté en el gobierno o en la oposición», durante el acto conmemorativo celebrado en Sevilla por el aniversario de su victoria en las elecciones general de 1982, y ha acusado al PP de ser un partido anticonstitucional por no cumplir los acuerdos del CGPJ.

«Que desde partidos políticos se incumpla sin pudor alguno con la Constitución es la derrota de la moderación y el triunfo del extremismo, porque deteriora nuestra democracia y la convivencia. No es nuestro caso. La defensa y el cumplimiento íntegro de la Constitución es nuestra obligación y también nuestra elección», ha señalado Sánchez.

El dirigente socialista ha subrayado que el PSOE es el partido que más se parece a España y a Europa, «somos el partido que encarna los valores europeos (…) somos socialistas a fuer de europeístas. Hoy España no es el problema, pero Europa es más que nunca la solución», en concordancia con la intervención de Felipe González, en la que ha argumentado las reticencias durante su etapa como presidente en la adhesión de España a las Comunidades Europeas porque significaba solidificar la democracia del país.

Misma tesis que sostiene el PSOE sobre la renovación del CGPJ. «El PSOE es un proyecto de cambio. Un partido libre de cualquier grupo de presión por muy poderoso que este sea. Y a esos poderes que, cómo hemos visto estos últimos días, tienen atrapados a otros partidos políticos, les decimos que el PSOE es un proyecto autónomo que siempre defenderá y solo servirá a la mayoría social de España. Nunca a una minoría de privilegiados», ha indicado Sánchez.

Además, también refiriéndose al PP –durante su ofensiva a los fondos europeos en Bruselas– el presidente ha reprochado que el PSOE no «desacredita» a España ni tampoco llama «pedigüeño», como hizo José María Aznar con Felipe González, a un presidente del Gobierno que trajo unos fondos «para modernizar y cohesionar» a España.

«Cerramos filas en torno a la Constitución cuando estamos en el Gobierno y si estamos en la oposición hacemos lo mismo en apoyo al Gobierno y alguna prueba hemos creo que demostrado el conjunto de la población española a lo largo de nuestros años en la oposición», ha defendido el también secretario general del partido.

Autonomía

En esta clave, ha resaltado que el PSOE es un partido «autónomo» y que no recibe presiones de grupos poderosos. «Es un partido libre de cualquier grupo de presión, por muy poderoso que este sea y que como hemos visto estos días, tienen atrapados a otros partidos políticos», ha apuntado, a la par que ha asegurado que el PP siempre servirá a una mayoría social y no a una minoría privilegiada.

Con estas palabras, Sánchez ha vuelto a hacer alusión al argumento que estos días ha trasladado el PSOE y con el que afean al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, que haya cedido a las presiones de la derecha más «reaccionaria» al suspender la negociación para renovar el órgano de elección de los jueces.

Además, también refiriéndose al PP –durante su ofensiva a los fondos europeos en Bruselas– el presidente ha reprochado que el PSOE en el exterior no «desacredita» a España ni tampoco llama «pedigüeño», como hizo José María Aznar con Felipe González, a un presidente del Gobierno que trajo unos fondos «para modernizar y cohesionar» a España.

«Esto también define al PSOE», ha añadido Sánchez, que ha elogiado así la labor de socialistas como Joaquín Almunia, que puso «a España por delante de cualquier otro tipo de interés» durante la crisis financiera, o como Alfredo Pérez Rubalcaba, con su «lucha incansable por paz y por la victoria de la democracia sobre ETA sin pagar precio político».

Representación del PSOE en el acto

Hasta 10 ministros del Gobierno de Pedro Sánchez han acompañado al presidente en la cita, a la que asisten unas 3.700 personas, según los cálculos del partido.

Entre los altos cargos, militantes y simpatizantes que han acudido a la cita se encuentra una decena de ministros: María Jesús Montero (Hacienda y Función Pública), Fernando Grande-Marlaska (Interior), Pilar Llop (Justicia), Luis Planas (Agricultura, Pesca y Alimentación; Teresa Ribera, (Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno), Félix Bolaños (Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática), Mikel Iceta (Cultura y Deporte), Diana Morant (Ciencia e Innovación), Isabel Rodríguez (ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno) y Pilar Alegría (Educación y Formación Profesional).