España

Ayuso acusa a los activistas de la manifestación por la sanidad pública de ir sólo a la privada

La presidenta de la Comunidad de Madrid afirma que Sánchez pretende "instaurar una república federal laica de facto"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, responde a los medios tras una reunión con la comisaria europea de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, en la Real Casa de Correos.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso EP

Tras la multitudinaria manifestación de este domingo en Madrid a favor de la sanidad pública y en contra de la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso ha acusado a los convocantes de «falsedades», de «juego sucio», de «intentar confundir a la opinión pública» y pretender consolidar una mayoría de «ultraizquierda» en la región. Así, tras expresar «mi respeto a los manifestantes», ha afirmado que esos discursos «los escriben quienes no van al sistema público. Si los activistas de la izquierda acudieran a nuestros hospitales habría menos demagogia», ha asegurado.

«Lo que pasa en Madrid no tiene que ver con el derecho legítimo a reclamar mejoras laborales», ha indicado la presidenta regional esta mañana en un desayuno informativo. Madrid «es un espacio de libertad donde tienen cabida todas las manifestaciones legales, como contra la ley trans o la de los transportistas», pero la de este domingo, a su juicio, «no fue en defensa de la sanidad sino para buscar un nuevo liderazgo de la ultra izquierda», en alusión a Más Madrid y a Mónica García. Porque «si hubiera sido solo por la sanidad habrían acudido dos millones de madrileños».

PSOE se ha «entregado» a una escisión de Podemos, dice Ayuso

En un desayuno organizado por el Club Siglo XXI, ha abundado en esta idea de la instrumentalización de la protesta del domingo por la que el PSOE se ha «entregado» a una escisión de Podemos. «Desde el momento en que me llamaron asesina esa manifestación no era de médicos o no sólo de médicos. Madrid es una pieza a abatir una vez que no se la gana en las urnas», ha subrayado.

Dice que fue el día en que los sondeos comenzaron a apuntar a una mayoría absoluta cuando advirtió que «hemos empezado un camino en el infierno que es usar los servicios públicos de los ciudadanos para otra cosa». En todo caso, admite que hay que «afrontar la situación de la sanidad primaria» y se ofrece a «volver a sentarnos a negociar con ellos», teniendo en cuenta que, a partir del día 21, se suman a la huelga del personal de las urgencias extrahospitalarias los médicos y pediatras de atención primaria. Eso sí, ha defendido que «no ha habido nunca tantos profesionales, tanta inversión ni con los sueldos actuales aunque siempre tienen que mejorar».

En definitiva, Pedro Sánchez ha decidido «entregar el poder a la ultraizquierda» además de «politizar las dificultades» y entrar «en una deriva muy peligrosa». El jefe del Ejecutivo central «quiere nuestra rendición y ha denunciado lo que es, a su juicio, «la cultura de la impunidad ante la desobediencia de la ley. Es el poder a toda costa. Hay un plan con una ideología clara detrás, para instaurar una república federal laica de facto«.

Ayuso afirma que Sánchez pretende «instaurar una república federal laica de facto»

En una primera intervención, centrada sólo y exclusivamente en el Gobierno central, -justo el día en que se celebra una ejecutiva nacional popular con la intervención en abierto de Alberto Núñez Feijóo,- ha arrancado directamente hablando de la derogación del delito de sedición que se negocia con ERC, «que en otros países de nuestro entorno se pena hasta con cadena perpetua». Defiende que «nuestra legislación es perfectamente adecuada» en su actual formulación. También ha acusado a Pedro Sánchez de querer acabar con al democracia liberal, que pasa por ejemplo, «por dar instrucciones a los agentes del CNI para que no investiguen a los golpistas» secesionistas ni los crímenes irresueltos de ETA.

Díaz Ayuso ha sido presentada por el ex líder de los socialistas vascos, Nicolás Redondo Terreros, que ha recordado que la última vez que estuvo próximo a la presidenta autonómica «me expedientaron en mi partido» bajo el argumento de que había pedido el voto para la candidata popular de cara a las elecciones del 4-M. Ha confesado el socialista que «nos une la defensa de la Constitución del 78 y de la historia de nuestro país».

Te puede interesar

Comentar ()