España

Los barones populares se suman a Feijóo en el rechazo a una moción de censura

Huyen de hacer seguidismo de Ciudadanos y de Vox para censurar a Sánchez tras anunciar la desaparición del tipo penal de la sedición y la rebaja de la malversación

Alberto Núñez Feijóo en el Senado Europa Press

Los barones territoriales y presidentes regionales del PP coincidieron con su jefe de filas, Alberto Núñez Feijóo, en la inoportunidad de la presentación de una moción de censura contra Pedro Sánchez, según se puso de manifiesto durante el almuerzo que mantuvieron este lunes tras la reunión de la ejecutiva popular. En dicho almuerzo estaban, entre otros, la madrileña Isabel Díaz Ayuso; el andaluz Juan Manuel Moreno; el castellano-leonés Alfonso Fernández Mañueco y el gallego Alfonso Rueda.

Poco después, Feijóo colgó en su cuenta de Twitter una fotografía junto a sus presidentes autonómicos y la secretaria general del partido, Cuca Gamarra, con un escueto mensaje: «Estaremos a la altura en defensa de un gran país». Se trataba de trasladar una imagen de unidad y de cierre de filas a través de una instantánea en la que sólo faltó el murciano Fernando López Miras, al que la apertura del curso académico de la Universidad Católica retuvo en su tierra.

Feijóo ha decidido mantener una costumbre que institucionalizó su antecesor Pablo Casado, esto es, la de almorzar con sus dirigentes regionales y autonómicos tras las reuniones del comité ejecutivo del partido. La diferencia es el nivel de sintonía que uno y otro tienen, o tenían, con los llamados barones. «Alberto fue uno de ellos, pero Pablo nunca consiguió conectar de verdad con la mayoría», explican en la dirección del partido. De hecho, Núñez Feijóo tiene una línea de comunicación constante para tratar los grandes asuntos del partido, como fue la ruptura de las negociaciones para al renovación del CGPJ.

No quieren hacer seguidismo de Ciudadanos y de Vox

Y la negativa a presentar una moción de censura no responde sólo a la imposibilidad de que salga adelante -la aritmética parlamentaria lo impide-, que también, sino que se entienda «como seguidismo de la estrategia de Ciudadanos y de Vox», según admite uno de esos barones autonómicos en conversación con El Independiente. En definitiva, «todos descartamos la moción de censura» como una vía para desgastar a Sánchez y ponerle frente a sus contradicciones en asuntos tan sensibles como la derogación del delito de sedición y la rebaja de la malversación de fondos públicos para dar satisfacción a ERC.

Creen que Feijóo no necesita de ese instrumento parlamentario «ni para ganar crédito, como Felipe González; ni para llamar la atención, como Santiago Abascal o Pablo Iglesias«. Ni siquiera la ven viable para intentar retrasar un par de meses el calendario legislativo, lo que dilataría la tramitación de la reforma del Código Penal pactada entre el Gobierno y los independentistas republicanos.

Otra cosa es que tuviera visos de prosperar, como la moción de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy en 2018. Ese sería un escenario completamente distinto, admiten en este caso fuentes de Génova, pero matizan que España se enfrenta en breve a un escenario electoral a dos vueltas, primero locales y autonómicas, en seis meses y, luego, generales, en un año que hacen innecesaria la moción.

Bendodo afirma que una moción «es calentarle el circo» a Pedro Sánchez

El coordinador general del PP, Elías Bendodo, insistó ayer en esta idea al afirmar que la «verdadera» moción de censura al presidente del Gobierno la protagonizarán el conjunto de los ciudadanos «que van a votar y a hablar» el próximo 28 de mayo, jornada electoral de municipales y autonómicas, informa Ep. «Todo lo demás es calentarle el circo al actual presidente y el PP no está dispuesto a eso». Y respecto a la insistencia de Ciudadanos y de Vox les espetó que es importante «saber sumar».

«Vamos a dar la batalla para que el delito de sedición y el de malversación no vayan donde quieren llevarlo los independentistas catalanes; daremos la batalla donde haya que darla porque las batallas se dan para ganarlas, no para empoderar a tu rival», alegó el «número dos» de Génova.

A juicio de Ciudadanos la posición de Núñez Feijóo es de «cobardía», tal y como manifestó este martes el vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal. Con un displicente «siguen a por uvas» y «están ocultando la cabeza debajo del ala», les acusó de no intentar, al menos, maniobras dilatorias que impidan la aprobación de la reforma del Código por la vía urgente.

Te puede interesar

Comentar ()