España

El PP quiere "fichar" al viral García Adanero y a Sayas para un nuevo pacto electoral con UPN

Los dos parlamentarios navarros "podrían encajar perfectamente en nuestras filas", subrayan fuentes populares

Carlos Sayas y Carlos García Adanero en la presentación de su nueva plataforma el pasado mes de junio Europa Press

«Con Bildu no se puede pactar nada, pero pactar algo que tiene que ver con la Guardia Civil es un insulto a la Guardia Civil y al resto de los españoles», afirmó este miércoles el diputado navarro del Grupo Mixto Carlos García Adanero desde la tribuna del Congreso tras conocerse que el Ejeutivo había accedido a la exigencia de EH-Bildu para culminar que la Benemérita deje de patrullar las carreteras de la Comunidad Foral. Sus palabras fueron respondidas de forma entusiasta con los aplausos de la bancada popular, pero ese respaldo no respondía solo a una cuestión puntual al calor del debate.

Y es que tanto García Adanero como el otro diputado díscolo, también ex UPN, Sergio Sayas, son objeto de deseo para el PP y ni unos ni otros ocultan la gran proximidad ideológica y política que les une. Fuentes populares admiten que los parlamentarios navarros «podrían encajar perfectamente en nuestras filas», de hecho, les consideran poco menos que de los suyos. Destacan su marcado perfil político además de «su relevancia nacional» desde que se plantaron ante el líder de su ahora ex partido, José Javier Esparza, negándose a apoyar la reforma laboral que el Gobierno de Pedro Sánchez salvó gracias a la equivocación del diputado popular Alberto Casero.

Adanero y Sayas han fundado Plataforma Navarra, que podría ser el germen de un futuro partido

El PP, que siempre ha estado muy desdibujado en Navarra por mor de los pactos con UPN, los considera un buen fichaje, pero parece que Adanero y Sayas están más por la labor de construir su propio proyecto político. De momento, han creado Plataforma Navarra, que no es un partido propiamente dicho, pero desde donde quieren promover, dijeron el día de la presentación, «una alternativa real a Sánchez y María Chivite«, la presidenta socialista de la Comunidad Foral.

Incluso en caso en que acaben fundando una nueva formación política, «queremos que se integren» en un frente amplio electoral del centro-derecha navarro, tanto de cara a las elecciones locales y autonómicas del 28 de mayo como para las generales de finales de año, dicen las fuentes populares consultadas por El Independiente.

El gran problema son los vetos cruzados. Unión del Pueblo Navarro los expulsó dos años y medio de sus filas «por lo que Esparza no los quiere ni ver», pero «tampoco ellos quieren ir de la mano de su antiguo jefe de filas». De momento, los dos parlamentarios «están expectantes». Y, en medio, están los populares, a modo de cascos azules, aunque esta vez elevando el listón de sus exigencias.

Porque si bien quieren reeditar el acuerdo con los regionalistas navarros parecen ahora más cercanos a las tesis de Adanero y de Sayas que a las de Esparza, que pactó con el secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, su apoyo a la reforma laboral en una maniobra política que Génova no termino de entender.

Populares y UPN renovaron en marzo de 2019 su «Acuerdo Marco de colaboración política e institucional estable», en época de Pablo Casado, y reprochan que su último pacto preelectoral para Navarra «fue una porquería» por dejarles, dicen, muy relegados, y tener que tragar con el acuerdo que Esparza alcanzó previamente, por su cuenta, con Albert Rivera para crear Navarra Suma. Fue aquella una política de hechos consumados en un momento de debilidad para los populares. Cabe destacar que de los 20 escaños de UPN en el Parlamento Foral, 15 son de UPN, 3 de Ciudadanos y 2 del PP. Eran los tiempos en que no pocos dirigentes y cuadros del Partido Popular pedían acogida en la emergente formación naranja.

El PP quiere que sus siglas también aparezcan en las papeletas navarras

El escenario «ha cambiado. Entendemos que UPN es mayoritario en Navarra, pero no estamos para complementar su proyecto. No somos relleno». Y eso se traduce, entre otras cosas, en «la nomenclatura de la candidatura». Quiere decir que el PP no aceptará esta vez que en la papeleta electoral «estén solo las siglas de Unión del Pueblo Navarro», coinciden en advertir distintas fuentes consultadas tanto de al dirección nacional del PP como regional.

Y es que los populares cree estar en una posición de fuerza mayor que en 2019. Aseguran que los regionalistas navarros «están a la baja» frente al PP, que recupera terreno «gracias a Núñez Feijóo», y eso que están en un proceso de renovación interna. El próximo domingo 4 de diciembre celebran congreso regional. Ana Beltrán, que fue vicesecretaria de Organización del PP y es todavía la líder de los populares navarros, cede el testigo al diputado autonómico Javier García, y de secretaria general la senadora Amelia Salanueva.

A partir de esa fecha «comenzaremos a negociar con UPN» las candidaturas autonómica y locales y a sentar las bases de las próximas generales. Y en todos los casos quieren tener mayor presencia y peso en las listas. Feijóo y Esparza ya se reunieron el pasado septiembre aunque sin cuajar ningún acuerdo. En breve arrancará la negociación de verdad.

Te puede interesar

Comentar ()