España

Olona lleva la contraria a Vox y rechaza la moción de censura a Sánchez

La exportavoz de Vox en el Congreso, Macarena Olona, atiende a los periodistas congregados a su llegada este viernes a la Casa América en Madrid para presentar su "nuevo proyecto".

La exportavoz de Vox en el Congreso, Macarena Olona, atiende a los periodistas congregados a su llegada este viernes a la Casa América en Madrid para presentar su "nuevo proyecto". EFE/Chema Moya

La exdiputada de Vox en el Congreso y el Parlamento andaluz, Macarena Olona, se ha posicionado en contra de la moción de censura propuesta por Vox. «Los españoles no van a comer con una moción de censura», ha escrito en su cuenta de Twitter, al mismo tiempo que ha compartido un artículo que habla del incremento de concursos de acreedores tras la pandemia.

Macarena Olona se ha ido desmarcando de forma gradual de algunas de las señas de identidad de su ex partido. Desde Vox, la consigna es no entrar en la confrontación, pero la ex diputada ya ha criticado en varias ocasiones a la la formación dirigida por Santiago Abascal. Primero habló de la posibilidad de que se ilegalizara el partido, luego llegó la polémica con Irene Montero, Olona también mostró su desaprobación con la estrategia de Vox.

Ahora la división llega después del anuncio de Abascal para presentar una moción de censura contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras la controversia por la reforma de la malversación pactada con ERC.

Desde su regreso a la escena pública, el discurso de Macarena Olona está resaltando por la ambigüedad de sus palabras y el delicado uso de los dobles sentidos. Actualmente dice haberse apartado de la política para «a disposición de los españoles», pero la realidad es que Olona sigue tomando parte de los debates más candentes sobre la actualidad política, tratando de poner en entredicho a Vox, desde su nueva posición.

En conversaciones con El Independiente, la exdiputada de Vox afirmó que puede iniciar un nuevo camino político de manera particular, pero rechazó dar un paso «irresponsable» para no «fragmentar el tablero político» y no impedir que quede «garantizado el Gobierno de España». Puede entenderse entre el PP y Vox, pero no quiso diferenciar «a derecha e izquierda». Pese a todo, dejó la puerta abierta para concurrir electoralmente en el futuro «si lo piden los españoles».

Te puede interesar

Comentar ()