España

Estreno de la asociación 'Pie en pared'

Girauta y De Quinto reúnen a Vox y Cs en la presentación de su nuevo 'think tank'

La moción de censura a Sánchez ha tenido protagonismo durante el acto de presentación en el Club Monteverdi de Madrid | Girauta considera que "una sociedad de ciudadanos libres no puede esperar" hasta las próximas elecciones como propone Feijóo y se muestra partidario de la moción de Vox

El presidente de Vox, Santiago Abascal, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, en la presentación de 'Pie en pared', junto a otros miembros de sus partidos

El presidente de Vox, Santiago Abascal, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, en la presentación de 'Pie en pared', junto a otros miembros de sus partidos Pie en pared / @quintanapaz

El Club Monteverdi de Madrid ha acogido este lunes la presentación de un nuevo think tank a la derecha del espectro ideológico y social: ‘Pie en pared’. Esta asociación estará liderada por los exmilitantes y excargos de Ciudadanos (Cs) Juan Carlos Girauta, como presidente de la misma, y Marco de Quinto como secretario general. Pero, además, contará en su Junta Directiva con otros exmiembros de la política recientes, caso de la expresidenta del PP de Madrid y de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y su homólogo catalán y excompañero de filas, Alejo Vidal-Quadras, también fundador de Vox. Asimismo, se adhieren a la misma el economista Daniel Lacalle, el exdirector de Gabinete de José María Aznar Alfredo Timmermans, la periodista Cristina Casabón o el filósofo y director académico del ISSEP -afín a Vox-, Miguel Ángel Quintana Paz. El objetivo de este órgano es claro: combatir los radicalismos de izquierda, dar una batalla cultural a ésta de manera organizada y luchar contra el pensamiento de la izquierda woke. Así lo han recalcado en la inauguración todos sus participantes, que niegan que esto vaya a servir de ascensor a un regreso a la política.

De Quinto ha recibido uno a uno a los asistentes y ha conversado con ellos como preámbulo hacia el espacio que ha acogido el evento. Girauta, por su parte, esperaba dentro junto al resto de la dirección de la asociación. Instalaciones amplias y acogedoras las que han seleccionado para darse a conocer, con grandes moquetas blancas y butacas individuales de un tono más crudo. Aunque el expresidente de Coca-Cola España ha apuntado: «Nos financiamos con cuotas de socios, no tenemos un gran crédito» para alquilar este tipo de espacios de forma permanente.

Girauta ya abrió la vereda en contra de estos postulados importados de Estados Unidos (EE.UU.) en verano, con la publicación de su libro Sentimentales, ofendidos, mediocres y agresivos (Sekotia) [El Independiente entrevistó a Girauta por ello]. A grosso modo, el término woke puede definirse como un sinónimo a las políticas progresistas que hablan de antirracismo, feminismo, uso de pronombres neutros, el multiculturalismo, el ecologismo, el aborto o los derechos LGTBI, entre otros. Pero de manera exacerbada, copando todos los espacios sociales. Quien se sitúa en contra de lo woke, lo hace contra el sentido de la ‘cancelación’, en definitiva, de cualquier disidencia a los marcos establecidos por la izquierda. Aunque su origen se acuña en las luchas contra el racismo de la segunda mitad del siglo XX en EE.UU. Literalmente, significa «despertar».

Al evento estaban reclamados -a través de invitaciones repartidas por la Junta Directiva- distintas personalidades del PP, Vox y Ciudadanos (Cs). Aunque según el propio De Quinto -vía redes sociales-, «esto no va derechas ni de izquierdas». Será bienvenido todo aquel que defienda «las libertades de los españoles de aquellos que quieran cambiar la Constitución y nuestro régimen demócrata y liberal por la puerta de atrás». Unas referencias claramente dirigidas al Gobierno de coalición y a las políticas desarrolladas por sus socios, caso de ERC o EH Bildu. Y es que las modificaciones del Código Penal en relación a los delitos de sedición y de malversación, así como la reforma exprés -mediante enmienda en ese mismo contexto de legislación- de la Ley Orgánica del Poder Judicial para rebajar las mayorías de tres quintos a simple para renovar el Tribunal Constitucional, ha revuelto a populares, Vox y Cs. Tanto, que estos dos últimos partidos abogan por una moción de censura. También ha generado preocupación en asociaciones judiciales y plataformas que abogan por la independencia institucional.

A la cita han acudido precisamente los presidentes de Vox y Cs. Por un lado, Santiago Abascal ha hecho presencia junto a su asesor y ‘estratega’, Kiko Méndez-Monasterio, su portavoz parlamentario Iván Espinosa de los Monteros y el eurodiputado Hermann Tertsch. Por el otro, Inés Arrimadas ha estado acompañada por su director de comunicación David Martínez. La participación de la cúpula naranja ha estado completada por la vicealcaldesa de Madrid Begoña Villacís y el diputado Miguel Gutiérrez. Ante ello, inevitablemente se ha abordado la cuestión de la moción, la cuál Vox presentará en las Cortes, aunque aún sin plazo concreto. Ello, la desplaza a después de Navidad. Al tomar la palabra en su turno, tras intervenciones previas del resto de la Junta Directiva, Vidal-Quadras bromeaba indicando que la cita se había convertido en «un casting para ver quién presenta la moción» primero. A lo que Girauta, en un turno más denso de preguntas, evitaba mojarse. Pero sí apuntaba: La moción «es una de las cosas que hay que hacer cuando las cosas son tan claras».

Cuando llegue la hora de votar, voten bien. Pero una sociedad de ciudadanos libres no puede esperar

Juan Carlos Girauta, presidente de Pared en pie

En su arenga general, que animaba a dar la batalla cultural a la izquierda, ha señalado esta ocasión como esencial. «Cuando el ataque es tan serio y obsceno», contra el CGPJ, por ejemplo, «merece una respuesta por todos los frentes». «Es necesario un golpe al sanchismo por todos los frentes, porque es un golpe a la estabilidad de la que hemos gozado en democracia», ha afirmado Girauta. A ello, el exportavoz parlamentario de Cs, ha añadido otros métodos como puede ser una huelga general o el empleo del Derecho «con toda la fuerza». Concretamente, ha señalado el artículo 102 de la Constitución, que alude a que la responsabilidad criminal de los integrantes del Ejecutivo puede ser revisada por el Tribunal Supremo. «Cuando llegue la hora de votar, voten bien. Pero una sociedad de ciudadanos libres no puede esperar», ha mencionado en una clara crítica a la posición tomada por Alberto Núñez Feijóo. El líder del PP aboga por esperar a los comicios, que concibe como «la mejor moción de censura».

La representación popular ha sido bien escasa, escusada en que hoy celebraban la cena de Navidad del partido. Únicamente ha acudido la exportavoz parlamentaria y diputada Cayetana Álvarez de Toledo. A ella se han sumado expolíticos como Albert Rivera, a quien presidente y secretario general acudieron a ver a finales de noviembre en una charla del Club del Siglo XXI. También su exsegundo José Manuel Villegas, el exsecretario de Organización Fran Hervías, el exmiembro de la UPN y diputado no adscrito Carlos García Adanero y el escritor Fernando Sánchez Dragó, entre otros periodistas.

De la «censura de la izquierda» al lenguaje inclusivo

Las sucesivas intervenciones han hecho hincapié desde las distintas miradas de los miembros de la Junta Directiva. Por ejemplo, Lacalle, ha expresado que existe una «autocensura» a diferentes esferas sociales. «Tenemos que defender a nuestros nietos y a la democracia», ha esgrimido. Casabón, ha insistido en la «hipocresía» existente en la izquierda con el empleo masivo de etiquetas como «fascista y reaccionario» para deslegitimar e «invalidar» a la hora de confrontar ideas: «Vamos a dejar de ser el tonto útil de la izquierda, que usa etiquetas para acogotar a los ciudadanos». Por su parte, Vidal-Quadras ha rechazado la «imposición» de la «ideología woke» en las instituciones internacionales como la UE, señalando un catálogo sobre el lenguaje inclusivo elaborado por el entorno de la comisaria de Igualdad europea.

Te puede interesar

Comentar ()