España

Albares se agarra a la UE para resolver la crisis con Argelia: "Hay contactos entre Bruselas y Argel"

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, en una rueda de prensa reciente. EFE

Que la Unión Europea resuelva la crisis que provocó España con el giro copernicano en el litigio del Sáhara Occidental. Así, confiando en la capacidad diplomática de Bruselas, comienza José Manuel Albares el año. El bloqueo comercial se mantiene y el ministro de Asuntos Exteriores fía su resolución a las autoridades comunitarias.

En una entrevista con Europa Press el socialista suplica que el comercio «se retome lo antes posible» dado que -insiste- es «mutuamente beneficioso». También desliza su deseo de que la situación pueda reconducirse «a través del diálogo». Albares subraya que en este asunto es Bruselas y no el Gobierno quien tiene que actuar porque es «la que tiene instrumentos para ello».

El año arranca con una crisis sin resolver, la que desató el Gobierno español cuando en marzo optó por respaldar las tesis marroquíes en el contencioso del Sáhara Occidental. La respuesta a varias velocidades de Argelia, garante histórico del Frente Polisario, no ha variado, con el ministro de Asuntos Exteriores repitiendo desde entonces las mismas buenas intenciones. A finales del pasado diciembre, Exteriores se negó a contestar las preguntas relativas a la crisis diplomáticas planteadas por El Independiente.

«España no ha hecho nada para bloquear estas operaciones comerciales», ha declarado el ministro, que tras la decisión de Argel viajó inmediatamente a Bruselas para pedir el apoyo de la Comisión Europea. «Cada vez que detectamos una operación bloqueada seguimos enviándola a la Comisión Europea porque la política comercial es una política comercial común», ha repetido quien ha reconocido al menos que el bloque se mantiene.

«Es la UE quien tiene los instrumentos, tanto de diálogo como de respuesta para ello y hay contactos entre las autoridades europeas y las argelinas», ha recalcado Albares a propósito de las supuestas acciones que se podrían emprender contra Argelia por sus acciones en virtud del Acuerdo de Asociación entre los Veintisiete y el país árabe.

Como ya es un mantra en sus declaraciones públicas desde el pasado junio, Albares ha insistido que España mantiene «la mano tendida» y ha confiado en que pueda reconducirse, dada «la amistad entre ambos pueblos». En su opinión, España aspira a una relación como la que tiene con sus demás vecinos, «basada en el respeto mutuo, en el beneficio mutuo, en la no injerencia en asuntos internos y que esté guiada por la amistad». Unos términos idénticos a los que ha repetido hasta la saciedad durante el último semestre.

A juicio del ministro, Argelia es «una suministrador fiable que siempre respeta sus contratos internacionales» en lo que se refiere al gas, y así lo ha demostrado tras el estallido de la crisis diplomática el pasado marzo.

La reapertura de las aduanas, promesa de enero

A propósito de Marruecos, Albares ha asegurado que la intención es reabrir la aduana de Melilla y abrir la nueva de Ceuta antes de finales de este mes, como ya se indicó durante la reunión con Naser Burita el pasado noviembre en Barcelona. «Hay imágenes del pasado que no queremos volver a ver», ha manifestado, rechazando cualquier puerta al «comercio atípico». «Tiene que ser una apertura gradual precisamente para no volver a caer en los errores del pasado».

Las fronteras terrestres con Marruecos reabrieron el 15 de mayo, aunque solo a ciudadanos de la Unión Europea y con permiso para circulación en territorio Schengen. A partir del 31 de mayo, se inició una segunda fase que permitió el acceso a «los trabajadores transfronterizos legalmente reconocidos», sin que por ahora se haya resuelto la situación para el resto de marroquíes.

Te puede interesar

Comentar ()