Cataluña | España

ERC se suma a la protesta contra la cumbre hispano-francesa en Barcelona

"Los resultados de la mesa de negociación se han obtenido, estamos satisfechos" reconoce Vilalta tras la reforma de la malversación y la derogación de la sedición

Junqueras y Rufián, en un acto electoral.

Junqueras y Rufián, en un acto electoral. EP

ERC se sumará a las protestas convocadas por ANC, Òmnium y el Consell de la Republica (CdR) contra la celebración de la cumbre hispano-francesa del próximo 19 de enero en Barcelona. El Gobierno ha presentado la celebración de este encuentro en la capital catalana como una demostración de que el procés ha acabado y se ha «pacificado» la situación política en Cataluña. Pero tanto Carles Puigdemont como las entidades independentistas han reclamado ya la máxima movilización para demostrarle a Pedro Sánchez que se equivoca.

Esta vez, en contra de lo que sucedió en la pasada Diada, Esquerra sí se sumará a la protesta. La portavoz del partido, Marta Vilalta, ha advertido este lunes que «se equivocan los que piensan que el independentismo ha desaparecido» o que existe una «situación de normalidad en Cataluña».

Vilalta ha ido más allá y ha advertido que los «representantes del Gobierno hacen declaraciones fuera de la realidad, no se ha acabado nada ni se ha dormido nada, el proceso sigue vivo». Respondía así al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que en las últimas horas ha respondido a la convocatoria independentista insistiendo en la situación de normalidad en Cataluña gracias al proceso negociador emprendido precisamente con Esquerra.

Mensaje al Gobierno

Vilalta ha dejado clara la voluntad de los republicanos de «enviar un mensaje claro al Gobierno español y al francés». Esto es, que ERC «participará en todas las movilizaciones que sirvan para reivindicar la república catalana, la autodeterminación y la amnistía» y secunda con entusiasmo la idea de aprovechar la cumbre convocada por el Gobierno el 19 de enero para volver a llevar esas reivindicaciones a la calle.

En este contexto, ERC considera que no existe riesgo de que esa protesta se vuelva contra ellos y el Govern de Pere Aragonès, porque la cumbre vuelve a poner el foco en el «enemigo común».

«No entenderíamos que una movilización para recordar a los estados español y francés que aquí no se ha acabado ningún procés acabe volviéndose en contra del Govern» como sucedió también en la manifestación del 1 de Octubre, cuando Carme Forcadell sufrió abucheos del público.

Satisfechos con la mesa

La decisión de ERC llega en un momento de especial tensión con los socialistas catalanes, a los que Esquerra necesita para aprobar los presupuestos de la Generalitat. Los republicanos llevan dos semanas asegurando que el acuerdo es inminente, pero se resisten a aceptar las condiciones del PSC, que ya ha dejado claro que quiere dejar su impronta en las cuentas catalanas.

Coincide también con la constatación de que el PSOE no tiene ninguna intención de volver a reunir la mesa de diálogo con los republicanos tras el coste asumido por la reforma del Código Penal.

En este contexto, Vilalta ha defendido que pese a que no se ha reunido la mesa, como el Gobierno se comprometió en verano, «los resultados se han obtenido». La portavoz republicana ha recordad la eliminación de la sedición y la modificación de la malversación para asegurar que «estamos satisfechos» con esos resultados.

Te puede interesar

Comentar ()