España

Tercer cambio de dirección en la historia del partido

La lista de Arrimadas se impone a la de Bal en las primarias de Cs por más de 13 puntos

La formación afronta este fin de semana su sexta asamblea general con carácter extraordinario, donde se debatirán los nuevos estatutos de las siglas | Vázquez será secretario general y se encargará de la 'fontanería' del partido, mientras que Guasp asumirá las funciones de portavoz político

El eurodiputado Adrián Vázquez y la coordinadora balear Patricia Guasp, en el cierre de campaña de las primarias del partido, en Madrid

El eurodiputado Adrián Vázquez y la coordinadora balear Patricia Guasp, en el cierre de campaña de las primarias del partido, en Madrid EP

El actual eurodiputado y enlace con los partidos liberales europeos, Adrián Vázquez, se convertirá, tras la VI Asamblea General de este fin de semana, en el nuevo líder de Ciudadanos (Cs). Lo hará después de que su lista ‘Renace tu partido’, fomentada además por la todavía presidenta Inés Arrimadas, haya vencido en las primarias del partido a la candidatura presentada primero en diciembre encabezada por el portavoz adjunto en el Congreso de los Diputados Edmundo Bal. Vázquez, que será secretario general tras dividirse el cargo de presidente para evitar «cesarismos», lo hará acompañado de la coordinadora balear Patricia Guasp, que asumirá el puesto de portavoz política, el protagonismo mediático para evitar un desgaste interno y, en principio, será la cabeza de cartel para las elecciones generales. Este tándem de «unidad», tal y como lo han vendido desde el principio los despachos de Ventas, relacionándolo con el equipo de refundación -que ellos integraron- y con las conclusiones alcanzadas, se ha impuesto con 53,25% de los votos de los afiliados frente al 39,34% logrado por Bal y su aspirante a la secretaría general Santiago Saura, concejal del Ayuntamiento de Madrid y ‘dos’ de Begoña Villacís -fiel a la propuesta que ha resultado ganadora- en las últimas elecciones locales. Solo han participado el 49,65% de la militancia, un dato que no preocupa a los ganadores.

Este reparto de responsabilidades para equilibrar el poder, producto de la bicefalia próxima a los liberales europeos y al PNV, se aprobará entre el sábado y el domingo en la ponencia estatutaria entre compromisarios. Y aunque en principio se tiene previsto que el secretario general no pueda desempeñar funciones públicas en una cámara representativa, es probable que vía enmienda se limite exclusivamente la restricción a la presidencia el Gobierno en dicho debate interno. Eso, permitiría a Vázquez conservar el acta de eurodiputado.

A diferencia de la lista de Bal, que solo detallaba cuatro nombramientos concretos con atribuciones, ya se conocen los perfiles que acompañarán al alto mando del partido. Por debajo de Vázquez estará la mano derecha de Villacís en el Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes como vicesecretario general. Él también será secretario de comunicación. El coordinador de Cs en Navarra, Carlos Pérez-Nievas, lo será igualmente del aparato nacional. Ejercerá labores de portavoz, y por debajo el diputado afín a Arrimadas Guillermo Díaz, y el portavoz de Cs en el Parlament, Nacho Martín, serán viceportavoces. Éste último ocupará, además, la secretaría de valores cívicos y constitucionales. Se creará una secretaría del cargo municipal bajo el mando del concejal de Alcorcón Joaquín Patilla. Araceli Gómez coordinará los grupos parlamentarios.

Desde la candidatura se insiste en que la voluntad es la de integrar todo el talento posible a esa lista al proyecto. Algo que también han reiterado desde el otro polo Bal. Ahora bien, las diferencias ideológicas entre propuestas esbozan un difícil escenario próximo, sobre todo tras el «constante señalamiento» y «obsesión» de Bal con Arrimadas, advirtiendo que seguirá dirigiendo el partido en las sombras. Y es que una de las principales consecuencias de la falta de unidad en estas primarias ha sido el interés de abrirse a pactos a izquierda y derecha frente a la insistencia de vetar cualquier alianza que implique al PSOE de Sánchez. Lo que deja solo espacio de coalición con los populares de Feijóo, ese será el primer mandato de cara al ciclo electoral. Ambas eso sí, con líneas rojas: los partidos populistas, que implican a Vox y Unidas Podemos desde la concepción de los naranjas, y las fuerzas nacionalistas e independentistas. Tanto Arrimadas como Villacís se oponen a apoyar cualquier pacto que incumba a Sánchez a escala local, autonómica o nacional en el mes de diciembre.

Bal se presentará a las segundas primarias de Cs en otoño, que elegirán al candidato a la presidencia del Gobierno. No se descarta que Arrimadas concurra también

Con todo, a partir del lunes toca «coser», comentan desde Cs, sobre todo para llegar fuertes al ciclo electoral, para el que las encuestas no dejan buenas sensaciones. Un término que recuerda al usado tras el retorno de Pedro Sánchez a la secretaría general de los socialistas en 2017. El entorno de Vázquez y Guasp advierten de que ese será el propósito desde el primer minuto. Aunque no cierran la posibilidad a que se produzcan salidas, por ejemplo la de Saura. Y es que como ha podido saber El Independiente, el ambiente no es del todo cómodo para él en el consistorio madrileño después de haber dado el paso con Bal frente al criterio de su jefa. Este martes, concretamente, Villacís reprochaba a Bal querer aliarse con Sánchez. En el grupo parlamentario, los diputados pro Bal continuarán dentro del partido. Y son claros: «aún queda trabajo por hacer».

La propuesta ideológica de la nueva cúpula quiere marcar distancias con un PP al que, tarde o temprano se va a tener que agarrar. Es algo que opinan en Génova los de Feijóo: tanto en coalición como en una hipotética confluencia orgánica. Guasp, en el último debate, propuso romper el eje izquierda-derecha y marcar una agenda reformista que aborde la centralización de la Sanidad o una reforma profunda del sistema de pensiones, entre otros.

Arrimadas y Bal, ¿y ahora qué?

La presidenta saliente de Cs, Arrimadas, seguirá como portavoz en el Congreso lo que resta de legislatura. También lo harán Bal y los siete diputados afines que le han acompañado durante esta «aventura», tal y como lo definen. Que de sentirse represaliados por la nueva dirección pueden aferrarse a la bancada y actuar de manera independiente destituyendo a Arrimadas desde dentro mediante un escrito firmado ante la Mesa de las Cortes. «Lo podemos hacer porque tenemos mayoría», aseguran los diputados que acompañan a Bal. Como ha publicado este medio, Bal concurrirá igualmente a las primarias de otoño para ser elegido candidato a las elecciones generales, por lo que tener los focos como portavoz parlamentario sería un extra para encarrilar esa pretensión, aunque hacerlo sin una justificación clara puede interpretarse negativamente por los afiliados y perjudicar su posible elección. «Cuando enciendes la tele, la gente a quien ve es a ella. Si sigue no se producirá un cambio verdadero», ha sostenido el nuevo portavoz político hasta el momento.

Bal quiere dar ese paso sí o sí porque considera que Guasp, que ha indicado que se presentará a ese proceso, «cederá en el último momento el paso a Inés». Y la posición de portavoz la beneficiará, entienden. «Lo hará gane Guasp o no», advertían en las horas previas al cierre de campaña las mismas fuentes del entorno del diputado. Según ha podido saber El Independiente, Arrimadas habría propuesto a Bal meses atrás ceder el paso a una nueva cúpula para que afrontara el complicado escenario electoral, y así dar el paso nuevamente de manera conjunta. Eso, desde el entorno de la presidenta, se niega.

La tercera vía fue sondeada por Bal

‘La base del cambio’, la tercera candidatura impulsada por el entorno local y con dos jóvenes de partido al frente, Laura Álves y Marcos Morales, ha obtenido el 7,41% de los votos. Como ha publicado este medio, sus integrantes fueron sondeados por Bal durante los días previos al cierre de campaña para lograr una fusión, sin lograrlo por la negativa de su impulsor Morales. Todo, pese haber interés entre las filas de la misma. Eso fomentó una sensación de temor en el círculo de Bal, por la posibilidad de que la fragmentación del voto contrario a Arrimadas la beneficiase finalmente. Algo, que no se ha producido. Juntos, Bal y Saura hubieran obtenido el 46,75% de los votos. El discurso contrario a Arrimadas o a Guasp ejercido por Morales, complica también su adhesión a los principales puestos de la nueva dirección.

La pide Bal, después de que Vázquez haya apostado por «trabajar para unir y ser el partido de todos». «Ahora tenemos que trabajar para hacer realidad las ideas -de la refundación- mediante una integración entre las dos partes. La candidatura de Arrimadas ha obtenido el 53% de los votos, pero no podrá olvidar nunca al 47% restante», ha dicho a los medios minutos después de conocerse los resultados; a las puestas de Ventas.

Guasp, por su parte, ha considerado que ha ganado el equipo más profesional para reconquistar el centro liberal. «Vamos a sumar, es importante para nosotros. Esperamos que todos acepten esta victoria, que es la de todos y la de los españoles», ha añadido. Vázquez y Guasp convocarán una reunión este viernes con el resto de los integrantes de la lista.

Te puede interesar

Comentar ()