España

Primera jornada de votaciones

Bal buscará una segunda oportunidad en otoño si su lista no gana las primarias de Cs

El sistema de doble chequeo que establecerá la VI Asamblea General este sábado le otorga capacidad de presentarse a las segundas primarias que elegirán al candidato a presidente del Gobierno a finales de año | El entorno del diputado teme que si gana la lista de Guasp, ésta dará un paso atrás en favor de Arrimadas

El líder de la candidatura 'Ciudadanos de nuevo' y portavoz adjunto de Cs en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, en un acto de campaña de primarias internas

El líder de la lista 'Ciudadanos de nuevo' y portavoz adjunto de Cs en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, en un acto de campaña de primarias internas EP

El portavoz adjunto de Ciudadanos (Cs) en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, no cesará en su intento de liderar la parte política del partido si este jueves la lista que ha tejido no consigue vencer en las primarias de la formación. Principalmente, porque entiende que hay «mucho por hacer». Así lo confirman fuentes cercanas al abogado del Estado conocedoras de la decisión, que aseguran que en otoño, pugnará igualmente por ser el candidato de las próximas elecciones generales previstas para el mes de diciembre. Esta posibilidad es factible, dado que entre las conclusiones de la refundación, está el establecimiento de un sistema de doble chequeo, calificado como ticket internamente, previo a los comicios; unas segundas primarias para comprobar si el portavoz político -un cargo de nueva creación tras la supresión de la presidencia y el establecimiento de una estructura de bicefalia junto a un secretario general- que saldrá de este proceso de renovación sigue contando con el apoyo de los afiliados ante posibles alternativas.

Según ha podido saber este diario, entre las motivaciones de Bal, a parte de percepción de necesidad de cambio de rumbo ideológico, está la concepción de que, de ganar la candidatura ‘oficialista’, Arrimadas terminará dando nuevamente un paso al frente en suplencia de Patricia Guasp, la coordinadora de Cs en Baleares. Ello, tal y como narran fuentes próximas al diputado, vendría suscitado de una de las conversaciones más duras que mantuvo meses atrás con Arrimadas, a cuenta del cambio de modelo de partido: de un sistema presidencialista a la bicefalia que aprobará el cúmulo de 400 compromisarios este sábado en la VI Asamblea General extraordinaria que celebran las siglas. Pese a las discrepancias por esta modificación orgánica, el motivo central de la discusión fue que Arrimadas tendría fijado como objetivo concurrir entre septiembre y octubre a esas primarias, una vez superado el trámite de este fin de semana y asentada la nueva dirección nacional. Esa idea es rechazada por miembros de la lista oficial, que insisten en que la baja de Arrimadas es definitiva y enfocada a un segundo plano.

La idea que trasladan las mismas fuentes es que Arrimadas propuso a Bal ir de la mano a finales de año, permitiendo que la nueva portavocía se quemase -bajo previsión de que el partido obtendrá un mal resultado en los comicios municipales y autonómicos de mayo– y volviendo a esas primarias de doble chequeo como aspirantes: líder y escudero. Ante esa propuesta, Bal se negó y lo calificó de despropósito. Ello, dio a entender a Arrimadas que su «mano derecha y amigo», como ella misma lo ha descrito en anteriores intervenciones, no quería que siguiera al frente de la marca. Esa percepción ya ha quedado patente desde que la primera semana de diciembre Bal presentó su candidatura evidenciando el divorcio entre ambos. Y es que Bal y los suyos denuncian que de prosperar la propuesta conformada desde los despachos de la sede nacional de Ventas, no habrá una refundación real y la actual líder seguirá dirigiendo a los naranjas desde las sombras y con todo el protagonismo mediático desde la tribuna de las Cortes. Opinan que eso puede favorecerla para dar ese paso a las primarias al ser el mejor escaparate.

Aunque en el último debate de primarias de este lunes Guasp dejó claro que si la lista que integra junto a Adrián Vázquez gana será la cabeza de lista a las generales, en un gesto interpretado como cierre de cualquier posibilidad de participación a Arrimadas -que pone el broche a esa misma lista-, los fieles de Bal insisten en que terminará cediendo el puesto de portavoz política para continuar dedicándose a las labores en el Parlamento balear. Tachan de incoherente que Guasp aspire a liderar desde las islas el partido -en tándem con Vázquez desde Bruselas- y pida el voto para renunciar dos meses después para centrarse en Madrid. Por ello, concluyen que de salir designada, Guasp utilizará como trampolín electoral para las autonómicas su nuevo estatus cediendo después el paso.

No habrá represalias contra Arrimadas

Mientras que la lista oficialista de Ventas se ve como clara vencedora, integrantes de la de Bal hablan de «buenas sensaciones», pero se muestran prudentes. Entienden que, en definitiva, del total de afiliados con potestad para votar una pequeña suma optará por respaldar a sus rostros preferentes, pero que el grueso de las bases marcarán la diferencia movilizados por la actuación de la campaña. Algo acentuado, además, por la posibilidad de que se de una baja participación, lo que puede inclinar la balanza inesperadamente hacia cualquiera de los lados. Entre los temores de la misma lista, es que la tercera que encabezan Laura Alves y Marcos Morales, también contraria al aparato, segregue el voto contrario al ‘arrimadismo’ y termine beneficiándolo. Es por ello, que se han dado conversaciones sin éxito para intentar producir una integración.

El grupo parlamentario, afín en su mayoría a Bal, tiene la posibilidad de firmar y presentar un escrito ante la Mesa del Congreso que sustituya a Arrimadas como portavoz parlamentaria

En cualquier caso, de perder, entre los planes de Bal está el de seguir trabajando de cara a otoño. Y eso no pasa por fomentar una censura de Arrimadas en las Cortes. Expulsar a la portavoz de sus competencias es una posibilidad que puede plantearse, ya que la mayor parte del grupo es fiel a Bal y pueden actuar mediante un escrito para designar a otra persona. Incluso para establecer una portavocía temporal que se renueve cada mes como practica el grupo mixto. Ahora bien, esto no se plantea porque quien debe decidirlo «es el nuevo Comité Permanente». Pero sí se concluye que, de ganar «la lista de Arrimadas», se deberán limar muchas asperezas entre compañeros de escaño.

Sin acercamiento con Arrimadas o Vázquez

Tal y como publicó El Independiente, la relación política entre Arrimadas y Bal, más allá del trabajo del Congreso, es escasa. De hecho, la presidenta de Cs y su vicesecretario general pasaron de dialogar por teléfono el fin de semana siguiente al puente de principios de diciembre del año pasado, a designar como interlocutores a David Martínez, el jefe de gabinete de Arrimadas, y al diputado afín a Bal Juan Ignacio López-Bas en un último intento fallido de consenso. La primera conversación, para proponer a María Muñoz como nombre de consenso y solicitar que la jerezana abandonase la portavocía parlamentaria; la segunda, para pedirle Bal que cesara en la conformación de la lista ‘Renace tu partido’ a cambio de mantener el papel de líder en el Grupo. El último contacto hecho entre ambos desde el cierre del ciclo de sesiones previo a Navidad, fue un mensaje vía WhatsApp de Bal felicitándole las fiestas, a lo que Arrimadas respondió con un «igualmente». Todo antes de que se abriese el plazo de registro de las listas.

No ha habido ningún encuentro presencial entre Arrimadas y Bal. Tampoco entre el diputado y Vázquez. Solo mediante interlocutores, por teléfono y mensajes

Con Vázquez, el último contacto se remonta al día 23 de diciembre por la tarde, horas después de que este presentase su lista junto a Guasp y el resto de integrantes; como intento para integrar a Bal y a sus principales respaldos: el concejal madrileño que aspira con Bal a secretario general Santiago Saura, y las diputadas María del Carmen Martínez y Sara Giménez, a los puestos de coordinadora general y vicesecretaria general respectivamente. Entonces, el onubense rechazó el ofrecimiento tildándolo de «ultimátum» y de «chantaje». Quedaron en volver a contactar, pero no ha habido nuevo intento.

Como ya cuestionó en el debate del lunes, Bal reprocha a Vázquez que haya cambiado su discurso, del cuál germinó el proceso de refundación, y haya optado por aliarse con Arrimadas cuando el verano pasado consideraba necesaria la salida de la presidenta a puestos menores. Tanto en el partido como en la cámara baja. «Hay que decir la verdad a los militantes», explican desde el círculo del parlamentario. Es más, desvelan que la propuesta de Vázquez, europarlamentario y enlace directo con los liberales europeos, era que Arrimadas pasase a ocupar la función de vicepresidenta de ALDE y de la fundación del partido Ágora Liberal, presidida por el diputado Guillermo Díaz. Pese haberla recibido, Arrimadas no lo valoró, afirman las mismas fuentes.

El resultado se conocerá el jueves por la tarde

El jueves a las 18:00 horas se cierra el plazo de votación para los 7.642 afiliados que están llamados a elegir los nuevos liderazgos del partido, quienes deberán afrontar un incierto futuro electoral con todos los sondeos en contra a todas las escalas. Dado que se procede de manera telemática, está previsto que horas más tarde se haga público el resultado provisional. El recuento informático estará supervisado por un interventor de cada candidatura, que estará incomunicado en todo momento para que no se produzcan filtraciones previas a que el acta pase por el equipo de Garantías, que conforman, entre otros, Carlos Cuadrado.

Ayer por la tarde las candidaturas cerraron una campaña que ha transcurrido durante ocho días y en el que el cruce de acusaciones ha estado presente. Desde el seno de ‘Renace tu partido’, que eligió un local de la madrileña calle de Trafalgar, y próximo a Vázquez y Guasp, advierten de que Bal ha rebasado los límites en estos últimos días con una escalada de ataques desproporcionados. El propio eurodiputado cuestiona que se hayan «desvelado conversaciones privadas» y «malmetido». Asimismo, consideran descortés que Bal tenga tal obsesión con Arrimadas que evitase dar el protagonismo en el debate a Guasp. Por el contrario, fuentes cercanas a Bal, que optó por la Plaza de Santa Ana, entienden como más provocador que se ponga en duda la «palabra» del diputado.

A partir del lunes, la misión del ‘nuevo’ Cs será la de coser. Algo difícil dada la tensión avivada hasta la fecha. Más cuando ambas candidaturas hablan de integración pero sus puestos más importantes están ya reservado para sus partidarios.

Te puede interesar

Comentar ()