España

Segundo y último debate de primarias

Bal y Guasp exhiben con reproches la profunda división de Cs antes de las primarias

La coordinadora de Baleares cierra el paso a Arrimadas y promete que si 'Renace tu partido' gana las primarias será ella quien se presente para encabezar la candidatura del partido en las próximas generales y no Arrimadas

El vicesecretario general y portavoz del Comité Ejecutivo de Ciudadanos, Edmundo Bal Europa Press

Segundo y último debate de primarias de Ciudadanos (Cs) previo a la votación que tendrá lugar los días 11 y 12 de enero; de manera previa a la VI Asamblea General extraordinaria de las siglas. Después del celebrado el pasado jueves 5 de enero en la sede de Barcelona, con el protagonismo de los aspirantes a secretario general del partido -en la bicefalia que se instaurará- Adrián Vázquez (Renace tu partido, la lista oficialista que cierra Inés Arrimadas), Santiago Saura (Ciudadanos de nuevo) y Laura Alves (La base del cambio), este lunes ha sido el turno de los candidatos que, junto a los anteriores, buscan convertirse en portavoces políticos y, por ende, en cabezas de lista para las generales de final de año. Pasando previamente por primarias; un «doble check«, entienden internamente. Por el mismo orden mencionado de las tres listas que disputan el próximo liderazgo, han participado desde la sede nacional los ‘número dos’ Patricia Guasp, Edmundo Bal y Marcos Morales.

En algo menos de hora y media, con un receso de por medio, ha primado el cruce de reproches y acusaciones entre Bal -que pese a todo ha hecho gala de contenerse y no querer responder a los ataques- y Guasp, con Morales disparando a ambas bandas aprovechando su poco desgaste público y político frente a sus dos compañeros. Todo, pese a que al inicio del acto, el propio Bal apuntaba que estas primarias «son un ejercicio de transparencia» y «no una guerra campal». Bal ha iniciado su primer turno de palabra cuestionando que Vázquez, que ahora hace tándem con Guasp, concluyera en el mes de marzo en un encuentro cerca del Congreso de los Diputados con el portavoz adjunto, que la refundación pasaba por que Arrimadas renunciara a sus cargos de primera línea: como portavoz parlamentaria y como presidenta. «¿Qué ha cambiado ahora para que esté en la lista de Arrimadas? ¿Qué ha cambiado para que respalde el cambio de sistema orgánico, cuando la mayoría de los afiliados querían presidencialismo y no bicefalia; un 95%? Las ideas que defiendo son las de Vázquez» ha remarcado Bal.

Frente a estas valoraciones, Guasp ha comenzado su turno de palabra, posterior a una reflexión común de lo que consideran que es ser liberal y de centro, enfatizando las múltiples facetas que contempla en Bal. «No sé a qué Edmundo tengo enfrente, si al que dice que no podemos liderar el partido por no vivir en Madrid [Guasp es coordinadora en Baleares y Vázquez es eurodiputado]; al que dice que no hay que entregar el partido al PP o al que en las últimas elecciones madrileñas hizo un llamamiento a Isabel Díaz Ayuso para que estuviera tranquila porque gobernarían juntos«. Además, Guasp se ha desvinculado de Arrimadas y de las acusaciones por parte de Bal de que ésta busca perpetuarse en la sombra: «Me presento yo. La dirección que criticas eres tú. Somos una Ejecutiva ampliada, tú estas desde mayo de 2020». «Me sorprende que cuestiones las conclusiones de los ponentes de la refundación y a la vez te ubiques como defensor de la misma. No es cierto que la bicefalia la respalde el 5%», ha incidido.

Una de las líneas discursivas en las que ha incidido Bal, tanto en los momentos previos al inicio del debate en el exterior de la sede de Ventas como una vez dentro, es en la línea ideológica que debe seguir los próximos meses la formación. Incidiendo en una de sus principales bazas electorales: «Sánchez y Feijóo quieren volver al bipartidismo. Nosotros nos oponemos y no queremos integrarnos en el PP«. En ese sentido, Bal ha mencionado una intervención del director de El Independiente Casimiro García-Abadillo en una tertulia de Onda Cero este lunes, en la que descartaba que una integración de Cs en el PP con Bal al frente fuese viable. «Con Inés sí lo veo», ha parafraseado Bal.

«El espacio que defendemos es el del liberalismo. Nuestros estatutos dicen que somos liberales y progresistas. Y que debemos dar la batalla cultural. Y ahora queremos quitar esos aspectos», ha rechazado Bal. «Debemos ampliar los espacios para atraer al centroizquierda y el centroderecha. Así es como se gana a Sánchez». Por su parte, Guasp ha expresado que su deseo es transcender los ejes y avanzar hacia un espacio reformista. «No estar en el centro equidistante entre PP y PSOE, sino centralizar las competencias de Sanidad o reformar el sistema de pensiones», ha ejemplificado la coordinadora balear.

Por su parte, Morales ha apostado por los retos de futuro, por una reforma constitucional al entender que la Carta Magna «no es perfecta», por «despolitizar la Justicia» o por no defender «errores» como «la ley del solo sí es sí». También cree conveniente impulsar un think tank real que a Ágora Liberal, un ente calificado de «reciclaje». Pero si ha incidido en uno de los planteamientos hechos con anterioridad por Bal calificando la refundación que propone la lista oficialista de «opaca» con Arrimadas detrás. «¿Te vas a presentar a las generales Patricia, o a las autonómicas? Ya está bien de opacidad, ha instado a aclarar Morales, dado que existe la posibilidad de que en las primarias que se celebrarán en otoño, opte la propia Arrimadas a ser candidata.

Al margen de los planteamientos ideológicos, no ha habido propuestas concretas y profundas, algo atribuido, no obstante, al escaso tiempo concedido por bloques. En cuanto a la estrategia electoral, Bal ha cuestionado que la lista oficialista respalde que «hay que volcarse con los municipios», algo en lo que coincide con todo, pero «apostando solo a eso». Y es que entiende que si se pone todos los esfuerzos en tejer una candidatura con el único objetivo de las elecciones municipales y autonómicas, se «certifica la fecha de caducidad» de Cs. Bal entiende, además, que hay que de cara a ese escenario de generales hay que hacer «una oferta atractiva» sin cometer «errores del pasado». Algo que puede interpretarse como una crítica a Albert Rivera y al núcleo duro por no haber aceptado la vicepresidencia del Gobierno en una coalición con el PSOE. Lo que ha su juicio habría evitado los pactos con ERC o EH Bildu.

Difícil capacidad de integración

Morales, que se ha mostrado muy activo en el debate -antes del comienzo del mismo expresaba que no tenía nada que perder frente a Bal y Guasp-, ha dejado una reflexión patente sobre la «integración» que fomentan tanto la lista oficial como la alternativa del ‘segundo’ de Arrimadas en el Congreso. Y es que, es difícil hacer una integración real cuando ya se han anunciado los puestos orgánicos más importantes de cada lista. «No es lógico detallar la estructura si luego quieres integración», ha criticado en el debate después de que Guasp presionase a Bal para detallar más cargos internos. «No hay espacio para nosotros o para la otra lista que no consiga ganar si ya se conocen veinte o treinta nombres.

Una tensión prorrogada

La propia semana se ha iniciado ya con un cruce de reproches entre candidaturas a raíz de una entrevista hecha en El Mundo por parte de Bal. Desde el entorno de Arrimadas lamentan la «obsesión» del portavoz adjunto para hacer campaña mientras que él insiste en que solo denuncia lo que está ocurriendo: un proceso para «mandar por detrás».

Está por ver como empieza la nueva etapa a partir de este domingo, con nuevo liderazgo y estatutos renovados como culmen del proceso de refundación iniciado en julio de manera posterior a las elecciones de Andalucía. 7.642 afiliados decidirán el futuro del partido y 400 compromisarios el nuevo equipo y las ponencias de estatutos y valores.

Te puede interesar

Comentar ()