España

Malestar en el PP con Vox por "hacerle la campaña otra vez a Sánchez y a Irene Montero"

Génova lamenta que los de Abascal han quitado el foco de la secretaria de Igualdad, Ángela Rodríguez, tras bromear con los delincuentes sexuales beneficiados por la ley del "sí es sí"

El líder de Vox, Santiago Abascal (i) y el candidato a la presidencia a las Cortes de Castilla y León, Juan García-Gallardo (d) en Burgos

Santiago Abascal y Juan García-Gallardo en un acto de la pasada campaña en Castilla y Léon EFE

El anuncio del vicepresidente del gobierno de Castilla y León, Juan García-Gallardo, de cambiar el protocolo de asistencia médica a las mujeres que han decidido abortar ha caído como un jarro de agua fría en las filas del PP. Y lo ha hecho por dos motivos, tanto de fondo, como de oportunidad política. Aseguran en el cuartel general de los populares que «nada cambia» con respecto al actual protocolo y que así lo puntualizó este jueves la consejería de Sanidad regional, que es la competente en el tema, como este viernes el nuevo portavoz del comité de campaña popular, Borja Sémper.

«No es la primera vez que pasa con Vox. Le hace de nuevo la campaña a Pedro Sánchez y a Irene Montero», afirman las fuentes populares consultadas. Recuerdan que cuando la ministra de Podemos estaba en uno de sus momentos de mayor debilidad por el goteo de rebajas de pena, en unos casos, y puestas en libertad, en otros, de delincuentes sexuales por la aplicación de la ley del «sólo sí es sí», la diputada de Vox Carla Toscano «salió en su ayuda al convertirla en una víctima» en el Congreso.

Efectivamente, Toscano afirmó que el único mérito de la dirigente morada para llegar a sentarse en el Consejo de Ministros del Gobierno de coalición fue haber «estudiado en profundidad a Pablo Iglesias», un ataque machista en toda regla que la victimizó en plena polémica por los nefastos efectos de una de sus leyes estrella.

Génova lamenta que los de Abascal han quitado el foco de la secretaria de Igualdad

Sémper ha afirmado tajante que «no estamos dispuestos a tragar con cualquier cosa y el PP cuando no esté de acuerdo lo va a decir y va a rectificar las políticas que (…) consideramos que son equivocadas». Y al hilo de esta reflexión ha añadido que «es perfectamente compatible la política de fomento de la natalidad con una política clara de respeto a la libertad de la mujer». «Es absolutamente compatible», ha insistido.

Esto en cuanto al fondo, pero en cuanto al criterio de oportunidad política son tanto o más críticos en el cuartel general de los populares. Primero «porque le da munición a los socialistas contra el PP y su política de alianzas» en plena precampaña de las elecciones locales y autonómicas con el telón de fondo de cuáles van a ser sus relaciones con el partido de Santiago Abascal. Pero no sólo, sino también «porque quita el foco de la secretaria de Estado de Igualdad (Ángela Rodríguez «Pam») que ironizó sobre los delincuentes sexuales que se han beneficiado de la ley del sí es sí».

La comparecencia de García-Gallardo junto a un silente consejero de Economía y Hacienda y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, del PP, provocó un cruce de llamadas entre Madrid y Valladolid para intentar parar un tema que les ponía en una situación más que delicada. De pronto el interés periodístico se centró en Castilla y León y no en la actuación del Ministerio de Igualdad, sobre todo en un momento en que el PP estudia pedir la reprobación de Ángela Rodríguez. Uno de los reproches que se hizo desde Madrid al Ejecutivo de Castilla y León es «por qué no pararon al menos una semana estos anuncios», en un tema que, además, les genera una enorme incomodidad.

Te puede interesar

Comentar ()