España

Las primeras dos encuestas posteriores ascienden su atribución entre dos y seis escaños, y fijan a Abascal en los 46-47

La moción de censura afianza al votante de Vox y aleja las previsiones de desplome electoral

Expertos consultados señalan que no perciben que "Vox se hunda", pero sí señalan que atraviesa un 'impasse' que no le permite salir de una media entre 14 y 15 puntos porcentuales frente al 15,2% obtenido el 10-N de 2019

El líder de Vox, Santiago Abascal, durante una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados Europa Press / Fernando Sánchez

Uno de los diagnósticos comunes en los medios de comunicación tras la moción de censura que presentó a Ramón Tamames como candidato fue tachar el movimiento de esperpento, entre otros calificativos. Pero frente a esa impresión, este lunes el presidente de la empresa demoscópica GAD3 apuntaba que a la formación la moción de censura "le ha sentado bien" a Vox y que en este momento al partido de Santiago Abascal "lo ven fuerte".

Narciso Michavila decía esas palabras en una intervención en la Cadena COPE y tras ser preguntado por el asunto por uno de los tertulianos habituales. Las únicas dos encuestas que han reflejado por el momento el clima político tras el empleo de este instrumento parlamentario son la suya y la del Instituto DYM para el grupo Henneo, y ambas, aunque no superan las previsiones ya fijadas por otras 'casas' con anterioridad, sí perciben un aumento o al menos recuperación de la atribución de escaños en comparación con el histórico desde finales del año pasado.

En el caso del DYM, la investigadora dirigida por Carlos Rello, desde febrero a finales de marzo, periodo en el que se ha gestado la moción y las negociaciones con el economista Ramón Tamames, el ascenso de Vox ha sido de 45-48 escaños a una horquilla de 47-50. En porcentaje, el apoyo electoral de los ultraconservadores ha pasado de un 14,7% a un 15,3%. En conversaciones posteriores a la moción, Rello consideraba prematura cualquier valoración, aunque como primeras percepciones, adelantaba que Vox podría haber salido "reforzado en visibilidad" por haber acaparado el foco mediático, consiguiendo, además, "mantener a sus propios votantes". Pero consideraba que eso no garantiza que a la larga "posiblemente queden debilitados".

Por su parte, GAD3, que siempre ha percibido a Vox por debajo de la media global del resto de encuestadoras privadas en compensación al PP, ha situado la candidatura de Abascal en un ámbito ya común. Ha pasado de 37-39 escaños, a un margen de 43-45, regresando a cifras de finales de diciembre, superiores a las arrastradas tras su primer gran cisma interno tras la salida de Macarena Olona, y cercanas al momento previo a que Alberto Núñez Feijóo se pusiera al frente del PP.

El Independiente ha contactado con la demoscópica de Michavila para desgranar sus palabras en el programa de Carlos Herrera y entender en qué momento electoral se encuentra a día de hoy Vox. En palabras de María Martín Revuelta, directora de Comunicación de GAD3, los dos bloques políticos, de izquierda y derecha, atraviesan periodos de gran estabilidad. Y mientras en el progresista hay transferencia de voto en ambos sentidos, del PSOE a su izquierda y viceversa, en el bloque conservador el trasvase de votos se da en mayor grado de Vox al PP [en un 8% del PSOE al PP]. Recientemente, este medio cifró esa fuga de electorado en medio millón de electores durante las negociaciones con Tamames. Ahora bien, ello no impide que a finales de marzo se perciba cierto reflote en los de Bambú.

Una de las principales matizaciones que se hacen a las palabras de Michavila es que "las expectativas de Vox estaban tan bajas que se superaron". Y es que las valoraciones previas, como la incapacidad de tejer una mayoría alternativa o peculiaridades como la edad del candidato hicieron llegar la moción a la cámara altamente desprestigiada. También lo consideraron en el debate político los propios grupos, que apuntaron a una "utilización" de Tamames por parte de Vox, llegando a lanzar reproches al profesor por prestarse a ser recordado por este último movimiento tras media vida en política.

Además, como Rello estimaba a finales de marzo, Martín Revuelta asegura que la moción "ha puesto en el foco a Vox, y eso le ha beneficiado" tras mantener un perfil a la baja después de un mal resultado en Andalucía. "Se ha notado que ha mejorado la fidelización", añaden. Algo que iría en consonancia con las valoraciones que desde Vox hacían en los días previos y posteriores a las dos jornadas de debate de censura a Pedro Sánchez. "Han aumentado las afiliaciones", aseguraban fuentes nacionales, aunque sin aportar datos concretos y aludiendo, asimismo, a sensaciones positivas internas en el grupo.

Efecto burbuja

Aunque defienden este incremento electoral consecuencia de la moción de censura, desde GAD3 se hacen algunas matizaciones a tener en cuenta. La primera es que su encuesta -con una muestra de 1.011 personas- ha sido elaborada después de la moción, desde el día de la votación, el miércoles 22 de marzo, en la que solo 53 de 349 parlamentarios respaldaron a Tamames, y el cierre del viernes 24 de marzo. La segunda apreciación, es que este ascenso puede ser momentáneo, fruto de apreciaciones a medio plazo u otras cuestiones a la hora de elaborar la medición. Eso hace que la subida pueda reducirse, tras ver las mediciones posteriores, a un "efecto burbuja".

La encuestadora de Michavila, quién más afinó los resultados de los últimos comicios andaluces, no aprecia que Vox se hunda. "Aunque se diga mucho, no lo vemos", insiste Martín Revuelta, que reitera la estabilidad de la derecha. "Y aparte el PP ha absorbido el voto de Ciudadanos, subiendo hasta un 30% automáticamente, pero no hay más cambios. Los únicos notables se están produciendo en el bloque de las izquierdas", admite en relación a Sumar y a las diferencias con Unidas Podemos.

Abascal, en un impasse político

Consultado por este medio, el politólogo Daniel V. Guisado avala la tesis de que la moción de censura ha servido para afianzar a la base de votantes y ve "posible" que recurrir a la moción haya servido para "despertar a muchos simpatizantes de Vox que se creían desmovilizados por meses de pérdida de protagonismo mediático y electoral [por los resultados en Andalucía y los roces con su exariete parlamentario Olona]". Pero, de acuerdo a "cualquier agregador de encuestas", no cree que se perciba "que Vox o Abascal salgan reforzados de la moción". Respalda sus afirmaciones aludiendo a que "Vox sigue anclado entre el 14% y el 15% de voto, y de ahí no se mueve". Esto puede ser "algo positivo", porque denota la estabilidad del proyecto, "pero también negativo, ya que evidencia que vive un impasse considerable".

Para Guisado, a Vox se le abren dos horizontes de cara al 28-M. O bien tras este refuerzo se afianza con el cierre de urnas a nivel municipal y autonómico, o bien el efecto acaba desinflándose y se profundizan las fugas al PP de Feijóo iniciadas desde su llegada a Génova. Por el momento, "pueden aspirar, como máximo, a ser pata auxiliar del PP", "una postura cómoda" para Feijóo, "pero una crisis inminente de expectativas para Abascal y los suyos", entiende el también analista político.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar