España

España concede una de las más altas distinciones del Estado a un consejero de Mohamed VI

El consejero del Rey de Marruecos, André Azoulay interviene en el acto de la entrega de los I Premios del Mediterráneo, a 29 de marzo de 2023, en Sevilla. EP

El Gobierno español ha concedido a un miembro del majzén, el círculo del rey Mohamed VI, la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, una de las más altas condecoraciones que concede el Estado español. El agraciado, propuesto por los ministerios de Educación y Exteriores, es André Azoulay, consejero real del reino alauí y representante de la comunidad judía marroquí.

La concesión se produce "en atención a los méritos y circunstancias que concurren en el señor André Azoulay, Consejero Real del Reino de Marruecos, a iniciativa del Ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, y a propuesta de la Ministra de Educación, Formación Profesional y Deportes, previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 27 de febrero de 2024", señala el BOE sin aportar más detalles de los supuestos méritos de Azoulay.

La Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio se otorga a personas que supuestamente han sobresalido por sus aportaciones en el ámbito de la cultura, la educación, la ciencia, la docencia o la investigación. Creada en 1939, esta orden civil tiene su origen en la antigua Orden de Alfonso X el Sabio, fundada en 1902 por el rey Alfonso XIII para premiar los méritos literarios y científicos.

Un rostro venido a menos

Azoulay es unos de los rostros que ha permanecido durante décadas cerca del poder en Marruecos. Bautizado en círculos israelíes como "el judío más poderoso del mundo musulmán", André ha sido consejero real de Mohamed VI y de su padre Hasán II. Es copresidente de la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo, establecida por Marruecos y la Junta de Andalucía con sede en Sevilla. En 2020 le fue concedida la Medalla de Andalucía a la Solidaridad y la Concordia y son habituales sus reuniones con el poder político andaluz, desde en su día la socialista Susana Díaz al actual presidente, el popular Juanma Moreno Bonilla.

Con 82 años, André ha ido perdiendo influencia en la corte alauí a pesar de su continua presencia pública. “Antes era un instrumento para la imagen de apertura de la monarquía, pero parece estar fuera de escena, víctima de la ausencia del rey y la elección de éste de seguir siendo accesible sólo para unos pocos, por un lado Fouad Ali El Himma y por otro los hermanos Azaitar”, comenta a este diario una fuente conocedora de los entresijos del poder marroquí. “Sigue intentando aparecer como influyente, principalmente a través de las numerosas fundaciones que preside, pero parece no tener acceso al rey ni a los expedientes importantes del reino, incluidas las relaciones con Israel y Estados Unidos, de las que estaba totalmente marginado”, concluyen.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

2 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. Ánimo carrion un día más hablando de tu obseion, Marruecos. Y al comentarista de abajo el sahara ocupado? Jajajaa iletrado deberías coger libros de historia internacionales si es q sabes leer.. ahi sabrías que la dinastia alauita ya tenía estos territorios «ocupados» según los españoles, desde 1642 así que ese cuento de territorios ocupados jajaja .. menuda pena dais

  2. Las grandes condecoraciones y los premios suelen estar en muchos casos teñidos con la sangre o el daño de muchos sujetos pacientes de los «premiados». Si uno piensa que Kissinger recibió el premio Nobel de la Paz, que Zapatero condecoró a un torturador marroquí buscado por la justicia, y que el mismo Zapatero recibió la más alta condecoración que otorga el rey de Marruecos a un extranjero por apoyarlo en su política sobre el Sáhara ilegalmente ocupado, entenderemos mejor lo que acabo de afirmar.
    ¿Y qué piensa Yolanda Díaz de esta condecoración? Pues me imagino que según quién y en qué momento se lo pregunten. Al final, Sánchez decide y sus socios son cómplices con su silencio.