Andalucía | Política

Susana Díaz advierte de que levantará la voz cuando se quiebre la igualdad entre españoles

La presidenta de Andalucía confía en reforzar su mayoría en las próximas elecciones y lamenta que Ciudadanos esté usando la región como "campo de batalla" contra el PP de Casado

logo
Susana Díaz advierte de que levantará la voz cuando se quiebre la igualdad entre españoles
Susana Díaz, entre Miguel Ángel Revilla y Alberto Nuñez-Feijóo en el desfile de la Fiesta Nacional.

Susana Díaz, entre Miguel Ángel Revilla y Alberto Nuñez-Feijóo en el desfile de la Fiesta Nacional. EFE

Resumen:

Susana Díaz asume el papel de garante de la igualdad entre los españoles. La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A se ha comprometido a alzar la voz cuando aprecie que esa igualdad está en riesgo.

«El día que vea que se quiebra la igualdad entre españoles, levantaré la voz. Mi posición no ha cambiado», apunta Díaz en una entrevista concedida a los medios del Grupo Joly y replicada por Europa Press.

La presidenta andaluza hace referencia, de este modo, a las implicaciones que puede tener en las políticas del Gobierno que preside Pedro Sánchez la necesidad de contar con el apoyo de los nacionalistas catalanes para sacar adelante los presupuestos.

Desde este planteamiento, hace un llamamiento tanto al Partido Popular como a Ciudadanos para que eviten ese papel crucial de los independentistas dando ellos el apoyo al las cuentas del Ejecutivo. «Me parece una irresponsabilidad poner los intereses partidarios por encima de los de España, y se lo digo desde la actitud que siempre he defendido: primero mi país, después mi partido», afirma.

En cualquier caso, Díaz, con la vista ya puesta en las elecciones del próximo 2 de diciembre en Andalucía, se muestra poco esperanzada con las actitudes de ambos partidos, al menos en Andalucía, donde los ve sumidos en una especie de batalla por hacerse con la primacía de la derecha.

Rivera rompió el Gobierno por su interés de competir con Pablo Casado»

En su opinión, esa y no otra ha sido la clave de la ruptura del pacto de Gobierno en la región, que ha obligado a adelantar los comicios. Frente a las acusaciones de que la escenificación de ruptura ha sido «un teatrillo», la presidenta de la Junta asegura que no esperaba «una ruptura tan abrupta de Rivera ni una ostentación tan evidente de que la decisión no se tomaba aquí, sino que se tomaba por su interés de competir con Pablo Casado cuanto antes, para utilizar Andalucía como campo de batalla».

Díaz sostiene que, en los últimos tiempos, el líder de Ciudadanos se ha quedado «en fuera de juego» en dos momentos. «El primero fue por la moción de censura, que lo dejó descolocado, y el segundo ha sido por el resultado del congreso del PP», apunta.

Sobre este último acontecimiento, en el que Díaz se mostró favorable a una victoria por parte de Soraya Sáenz de Santamaría, la presidenta andaluza lamenta «que Pablo Casado se ha radicalizado mucho más e, incluso, ha dicho que compartía las cosas que Vox ha reclamado en Vistalegre. Lo grave no es lo que diga Vox, sino que alguien que aspira a ser presidente del Gobierno haga suya algunas propuestas xenófobas, racistas, en contra de las mujeres y de enfrentamiento entre los ciudadanos y los territorios».

Aspira a una mayoría

En lo referente a las próximas elecciones en la región, Díaz no se muestra inquieta por la advertencia del cabeza de cartel de Ciudadanos en la región, Juan Marín, de que no piensan volver a respaldar un gobierno del PSOE.

«Tengo claro que los ciudadanos están cansados del enfrentamiento, del encanallamiento y del ruido en la política, lo que esperan de nosotros es una campaña en la que hablemos de sus problemas, y el día después, yo, al menos, voy a tener la voluntad de dialogar con todo el mundo. Pero aspiro a tener una confianza mayoritaria de los ciudadanos»

En este sentido, insiste en que los partidos, «al menos, deben comprometerse a que haya Gobierno», y al respecto señala que «no todas las fuerzas políticas entienden que el compromiso con la gobernabilidad es de todos».

El PSOE es el único partido que está poniendo un proyecto para esta tierra sobre la mesa»

Díaz defiende que «el PSOE es el único partido que está poniendo un proyecto para esta tierra sobre la mesa» y que la gente «está harta del encanallamiento y de la crispación. Y del tú más».

Acerca de la configuración de las listas socialistas para esos comicios, la secretaria general del PSOE-A indica que serán «los militantes y los órganos del partido» los que decidirán si consejeros de su Gobierno que son independientes vayan en las listas, y subraya que «el PSOE es el partido que abre las ventanas para abrirse al talento».

Y a la pregunta de si firmaría repetir los 47 diputados con los que ha contado el PSOE-A durante la legislatura que ahora acaba contesta que «quiero una confianza plena de los andaluces». «Y tengo la ilusión de renovarla», remacha.

Escándalo en Faffe

Por otro lado, Susana Díaz se pronuncia sobre el caso del uso de al menos una tarjeta con fondos públicos de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) en clubes de alterne, y subraya que «quien denunció ante la justicia fue la Junta», y el ex director general de la Faffe Fernando Villén «ha comparecido ante la juez porque la representación legal lo ha pedido».

«Toda la información que tiene el Gobierno andaluz, incluida las claves de ese sistema informática, las ha entregado a la juez», agrega la dirigente socialista, que aclara que Villén «no es militante (socialista) desde hace tiempo».

Susana Díaz aprovecha también para defender su gestión al frente de la Junta en materias como la sanidad, y así destaca que en sus cinco años como presidenta «se han abierto varios hospitales en Andalucía, se ha ampliado la cartera de servicios», y en la atención primaria van a entrar ahora «1.306 nuevos profesionales».

Y sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que para 2019 está elaborando el Gobierno central, destaca que cuenta con el «compromiso» del presidente Pedro Sánchez de que «contemplan tanto la Algeciras-Bobadilla, como los tramos del ramal del Mediterráneo que están en Andalucía», así como «el cumplimiento de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto, que son 300 millones de euros más de inversión pública que se nos quitó en anteriores ejercicios presupuestarios por parte de Rajoy».