Elecciones Andalucía Elecciones Andalucía

Andalucía | España Después de las elecciones del 19-J

El PP medita mantener en el Gobierno a Juan Marín si Cs consigue algún escaño

Si los populares no logran la mayoría absoluta en Andalucía, apuestan por repetir el pacto con los liberales para presionar a Vox, que mantiene su veto a la investidura de Moreno Bonilla si no es a cambio de cargos en San Telmo

El presidente en funciones de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), y el vicepresidente Juan Marín (d), en el Teatro Romano de Málaga tras celebrar el consejo de Gobierno en el Museo Picasso, a 19 de abril.

El presidente en funciones de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), y el vicepresidente Juan Marín (d), en el Teatro Romano de Málaga tras celebrar el consejo de Gobierno en el Museo Picasso, a 19 de abril. EP

El presidente en funciones de la Junta de Andalucía y candidato del PP andaluz a reeditar el cargo, Juanma Moreno, supera los cincuenta escaños en la media de encuestas final, publicada previamente a los comicios del domingo, y bordea la mayoría absoluta en la región. En cambio, Ciudadanos se debate entre pasar a ocupar un papel extraparlamentario en el ámbito político andaluz, por una posible debacle electoral que le haga perder la veintena de representantes con los que ha contado esta legislatura, y ser decisivo para la gobernabilidad de los populares pese a ver mermado su Grupo.

Los últimos trackings internos que manejaba el PP nacional antes de la prohibición de encuestas concedían a los naranjas entre uno y dos parlamentarios en la cámara andaluza, mientras que situaban a Moreno Bonilla entre los 45 y los 49 escaños. Pero las mediciones del aparato popular en Andalucía van más allá: estiman una victoria por encima de los 50 representantes. Esto, puede establecer un escenario de hasta 52 bancadas para el centroderecha frente a las 47 que les ha permitido dirigir la Junta en coalición durante esta legislatura que se cierra. La demoscópica privada IMOP-Insights, en su última encuesta previa a las elecciones, es la que más se aproxima a este escenario: frente al 39,02% de voto logrado el 2 de diciembre de 2018, estima un 43,1% de sufragio entre ambas candidaturas.

En el PP-A esperan que, si Moreno Bonilla no logra la mayoría absoluta y Ciudadanos consigue algo de representación, por mínima que sea, pueda repetirse un pacto entre conservadores y liberales para presionar a Vox -que condiciona la investidura a Moreno Bonilla con su entrada al Gobierno- con una mayoría más holgada que en los anteriores comicios autonómicos. Ahora bien, no se haría bajo los términos anteriores que caracterizaron la primera entrada de los populares al palacio de San Telmo. Frente a los cinco consejeros de Ciudadanos, se seguiría la siguiente dinámica: el coordinador general de Ciudadanos, Juan Marín, pasaría de la vicepresidencia a ocupar tan solo una consejería. Probablemente, si el dirigente del PP-A da el visto bueno, permanezca en la misma que ha desempeñado hasta el momento para dar continuidad al mandato: Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local.

Desde Génova explican que este es un escenario bastante posible si se da la aritmética necesaria una vez Moreno Bonilla y su equipo cuenten con el escrutinio en sus manos. Principalmente, por la buena sintonía que ambos líderes tienen y los lazos que han ido estrechando durante estos últimos cuatro años de manera diaria. Hasta el propio candidato del PP-A valoró la posibilidad de incorporar a gente de Ciudadanos a la nueva administración si consigue mantenerse en la presidencia. Todo tras haber confirmado que ofreció a los consejeros del partido minoritario de su Ejecutivo integrarse como independientes en las listas del PP-A para estas elecciones con un ‘no’ como respuesta de los de Inés Arrimadas por temor a la absorción. «Hay gente muy válida en Ciudadanos, y el talento nunca se debe desaprovechar», dijo Moreno Bonilla durante un desayuno informativo preelectoral.

De darse el caso, la nueva relación de asociación entre el PP-A y Ciudadanos, vendría a compensar la falta de entendimiento sobre el mejor mecanismo para afrontar estos nuevos comicios regionales en territorio nacional que hubo entre ambos representantes del centroderecha: por absorción del socio mayor al menor o por candidatura conjunta emulando a la vasca de 2020, algo que el ‘segundo’ de Moreno Bonilla, Elías Bendodo, rechazó transmitiendo la postura en común de los populares.

Trascendental contar con representación

Haber transitado juntos durante este último periodo de Gobierno, inhabilita tanto a Moreno Bonilla como a Marín protagonizar un cruce de reproches. Es algo que ha quedado evidenciado en los dos grandes debates de campaña electoral en TVE y Canal Sur, donde, incluso, al menos en el primero, el líder naranja mostraba la defensa más agresiva de la gestión hecha en Andalucía mientras el popular pasaba de puntillas por los temas más escabrosos. La táctica del que tiene ya poco que perder, en definitiva, contra el que tiene poco más que ganar y mucho que perder.

Aguantar en Andalucía y demostrar utilidad es crucial para Cs de cara al ciclo electoral de mayo de 2023 y para las generales

Frente a la idea imperiosa de sectores del PP, de que es mejor unificar el voto del centroderecha en torno a las siglas para que ningún porcentaje, por mínimo que sea se desperdicie, Ciudadanos lleva desde el anuncio del anticipo electoral en Andalucía reivindicando que su marca es la única que garantiza la gobernabilidad de Moreno Bonilla y su total independencia de Vox. «Votar un poquito más al PP-A no te va a garantizar el mismo gobierno, te va a garantizar que a lo mejor te encuentras a Macarena Olona de vicepresidenta y lo que va a haber es un follón y lío», ha apuntado, recientemente, la presidenta de los naranjas Inés Arrimadas.

Ese mantra empieza a incrementarse al borde final del periodo para pedir el voto con el fin de revertir ligeramente la imagen que dan las encuestas. Conseguir mantenerse dentro del Parlamento de Andalucía es esencial para la hoja de ruta marcada por la dirección nacional de la sede de Ventas de cara al grueso del ciclo electoral en mayo de 2023: sobrevivir políticamente y hacer más con menos -permitiendo la gobernabilidad a derecha e izquierda con menos representación con un estilo ‘a la alemana’- para demostrar al electorado que «el espacio liberal sigue siendo una herramienta útil». Y, especialmente, para aguantar hasta que exista un marco de oportunidad sobre el que volver a cimentar el proyecto para crecer.

Te puede interesar

Comentar ()