“No tramitaremos los Presupuestos Generales del Estado si en el papel que nos presentan no está el derecho de autodeterminación” y “no hay concreción sobre el relator internacional”. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha dejado claro que el independentismo no ha rebajado ni un ápice sus exigencias al Gobierno a las puertas de un debate parlamentario que puede acabar con la legislatura si el Ejecutivo de Pedro Sánchez no consigue apoyos siquiera para tramitar sus cuentas. Torra ha dejado claro además que esas condiciones garantizarían solo la tramitación de las cuentas, en ningún caso su aprobación, tras concluir que “el fracaso de la ultraderecha” este fin de semana debería animar a Sánchez a “tener valor” y “romper” con la vieja guardia del PSOE.

El presidente catalán ha explicado que la “concreción de un relator internacional, que no se excluya la autodetermiación” y la exigencia republicana de “el fin de la represión” son “los minimos para tramitar los Presupuestos” aunque ha dejado claro que ese listado “queda muy lejos de lo que nosotros aspiramos” y por tanto no supondría en absoluto un apoyo garantizado del independentismo a las cuentas. Apoyos que hoy volverán a tratar los dirigentes de JxCat y el PDeCat, junto a Torra, en una reunión que se celebra a estas horas en el Parlament.

En una entrevista concedida a Catalunya Radio para fijar la posición de la Generalitat ante la semana clave del inicio del juicio al procés y de la tramitación parlamentaria de los presupuestos, Torra ha reclamado además a Pedro Sánchez valor para romper con sus antiguos socios en la aplicación del 155 en Cataluña.

Fracaso de la ultraderecha

El presidente catalán ha dado por fracasada la concentración convocada por PP, Cs y Vox ayer en favor de la unidad de España y en contra de las negociaciones de Gobierno y Generalitat, apuntando con ironía que había “bastantes menos personas” que en la ultima Diada. Y ha aprovechado ese supuesto fracaso para reclamar al presidente del Gobierno que rompa con la derecha y vuelva a la mesa de diálogo con los independentistas.

“Nosotros estamos atornillados a la mesa de diálogo” ha ironizado Torra, “es Sánchez el que tiene que decidir, ante fracaso de la ultraderecha  y la pinza de la vieja guardia PSOE, si tiene el valor de romper con todo esto y escuchar el clamor de la sociedad catalana”. El president ha recordado, en este sentido, que los socialistas no están tan lejos de su apuesta por un referéndum de autodeterminación porque “en 2012 Iceta estaba a favor del referéndum” y se ha preguntado si Sánchez piensa “excluir” también del diálogo a Podemos y Comunes, que han defendido la celebración de una consulta de autodeterminación.

Inseguridad en Madrid

Torra ha tenido además un comentario inquietante sobre su visita mañana a Madrid, para asistir a la primera jornada del juicio oral a los líderes del 1-O, al poner en cuestión la seguridad de los dirigentes independentistas que acudirán a seguir las vistas en el Tribunal Supremo. “Espero que se garantice la seguridad igual que nosotros garantizamos la seguridad del Gobierno el pasado 21 de diciembre” cuando se celebró un Consejo de Ministros en Barcelona.

Un apunte que ha sorprendido a la entrevistadora, quien le ha recordado que la Generalitat acaba de aprobar la creación de un cuerpo especial de los Mossos d’Esquadra centrado exclusivamente en garantizar su seguridad y la de los ex presidentes -es decir, Carles Puigdemont y Artur Mas-. “Es evidente” que esa nueva unidad de los mossos “garantiza la seguridad del president” ha aceptado Torra, “pero así como nosotros hicimos lo posible porque el Consejo de Ministros se celebrara sin incidentes, esperamos que en las circunstancias actuales el Gobierno haga lo mismo”.

El Consejo de Ministros celebrado en Barcelona, obligó a cortar la circulación en todo el caso antiguo de la ciudad después de que la todas las entidades independentistas convocaran manifestaciones y actos de sabotaje en contra del Gobierno, incentivadas por una Generalitat que tachó de “provocación” la reunión del Gobierno en la capital catalana.