España | Madrid XVII Congreso del PP de Madrid

Ayuso marca a Feijóo el perfil ideológico para no limitarse a "arreglar la economía"

Insta a Feijóo a no dejar a la izquierda "colonizar los problemas" y "pervertir las palabras": "el PP debe dejar su sello"

Ayuso mira a la cámara junto a Feijóo en el Congreso del PP de Madrid.

Ayuso mira a la cámara junto a Feijóo en el Congreso del PP de Madrid. EP

Lejos de mantener distancias, el presidente del PP nacional Alberto Núñez Feijóo tendrá muy presente a la nueva presidenta del partido en la Comunidad de Madrid y del Ejecutivo regional Isabel Díaz Ayuso. Aunque no le quedaba otra, dado que Díaz Ayuso es una parte fundamental del actual engranaje popular, el gallego ha encontrado un encaje predilecto para la madrileña: será el contrapeso ideológico de la formación frente al discurso técnico y de gestión que enarbola junto a otros barones como Juanma Moreno Bonilla en Andalucía.

La nueva presidenta del PP de Madrid ha evidenciado esa gran carga ideológica en su primer discurso ya como líder de los populares madrileños y para cerrar el cónclave que la aupado hacia esa posición de responsabilidad y poder, que ejercerá como nueva baronesa territorial. Díaz Ayuso ha afirmado que su máxima aspiración es, como a nivel nacional, hacer de la agrupación «la casa común del centroderecha y unir a los ciudadanos de izquierda a derecha a los ciudadanos que con dignidad, claman por su libertad».

Díaz Ayuso ha centralizado el grueso de su intervención en cuestionar la actuación de la izquierda y del Ejecutivo central de Pedro Sánchez y Unidas Podemos a diversas escalas. «Sánchez dirige el Gobierno más autoritario y desleal de la democracia» y «según más pequeño se vuelve, más se embrutece». La presidenta regional ha cuestionado la actuación en términos lingüísticos en comunidades como Navarra o Cataluña, donde el idioma «es un impedimento» para conseguir una plaza como funcionario o a nivel académico. De igual manera, la falta de compromiso de la izquierda con «la unidad territorial o la corona», o el uso del «ecologismo» o «el feminismo», o el «derecho a la vida» para «colectivizar», ha asegurado.

Aunque el discurso de ambos mandatarios, tanto de Díaz Ayuso como de Feijóo, ha estado centrado en el cuestionamiento de la actuación del Gobierno, la madrileña ha ahondado en los temas más escabrosos, mientras que el gallego solo se ha centrado en la economía o el desprestigio de las instituciones.

«Estamos obligados a enfrentarnos al populismo, al comunismo y a las tiranías; a corregir a los señores de la izquierda que nos imponen cómo sentirnos y sobre todo darnos lecciones en política a las mujeres que no somos de su cuerda. Y, además, con condescendencia», ha detallado Díaz Ayuso. Que, además, ha mandado un mensaje a las filas del partido: «el centroderecha no puede dejar que la izquierda colonice los problemas y pervierta hasta las palabras, y después solo arreglar la economía mientras se asientan las transformaciones ideológicas de la izquierda. El PP ha de dejar su sello».

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha defendido que «el socialismo no funciona, por muy bien intencionados que sean los motivos por los que muchos confían en él». «Desde el momento que un alumno brillante no levanta la mano en clase por miedo a destacar; en el momento que un ciudadano decide no volver a arriesgar, a comprar, a contratar, a hipotecarse o a abrir una empresa porque todos son impuestos, burocracia y otros problemas; y en el momento en el que una familia vulnerable pierde la oportunidad de ver cómo a su hijo le ayudan a prosperar y a adquirir conocimientos porque le regalan el aprobado», ha asegurado Díaz Ayuso. Cree que el socialismo «subvenciona la pobreza y no acaba con ella». Tampoco «gestiona los servicios públicos», sino que «gestiona sentimientos y hace a la gente manipulable».

Pone el partido a disposición de Feijóo

Pese al toque de atención a la dirección técnica que de momento parece haber tomado Génova para competir con Sánchez a nivel nacional, la presidenta del PP de Madrid pone a disposición de Feijóo toda su estructura y su compromiso. «No te vamos a fallar y que me diga Dios qué hay que hacer en esta vida para darlo todo para que pronto llegues al Gobierno de España, que lo haremos».

Díaz Ayuso ha recalcado que los distintas agrupaciones territoriales funcionan como un engranaje único. «Madrid es la retaguardia» de la «gran familia del PP». «Cuando ganes, Alberto, tendrás a este equipo de tabernarios a tu entera disposición, presidente». La líder de los populares madrileños ha asegurado que van «a ganar con ganas. Ganas de cambiar el rumbo de España; de hacer política; ganas de Madrid; de celebrar la vida y la libertad; y, sobre todo, ganas de España.

Díaz Ayuso fue proclamada a última hora del viernes, durante la primera jornada de las dos que han compuesto el congreso, presidenta del PP de Madrid con el 99,12 porciento de los votos de los compromisarios. Solo 20 de los 2.052 no la apoyaron. Una cifra que, como Feijóo le ha permitido ser proclamada por aclamación ante la militancia y los simpatizantes. Tanto el gallego como la líder madrileña inician su mandato al frente de las siglas nacionales y regionales con una única aspiración: robustecer a los populares y desbancar o alejar a la izquierda de las instituciones.

Desde el PP de Madrid entienden que es «bueno» que haya voces plurales dentro de la organización como representan los presidentes nacionales y de Madrid. Ambos dirigentes buscan ese propósito con una estructura casi renovada por completo con caras nuevas, aunque con experiencia política. En el caso de los populares madrileños el tándem Díaz Ayuso-Almeida permanece vigente.

Te puede interesar

Comentar ()