Astronomía | Inteligencia artificial & CienciaVida en Marte

Marte tiene más oxígeno del esperado, aunque no implica vida

Las concentraciones ahora estimadas son compatibles con la vida, pero no necesarias para que la haya

logo
Marte tiene más oxígeno del esperado, aunque no implica vida
Océanos de Marte

Océanos pasados de Marte

Resumen:

La superficie de Marte es hostil para la vida. Pero en el subsuelo de este planeta y otros satélites del sistema solar hay ingredientes que virtualmente podrían ser compatibles con formas microscópicas más o menos adaptadas a entornos extremos. Ahora, un estudio del JPL de la NASA, publicado en Nature Geosciences, aporta un nuevo ingrediente para la vida: el oxígeno. Un modelo de su laboratorio estima concentraciones suficientes para hacer posible formas vivientes aerobias, es decir, las que respiran como los humanos.

¿Quiere decir que los humanos podríamos respirar en Marte? En absoluto. Ni los humanos, ni la mayoría de criaturas que habitan la superficie terrestre. Este oxígeno se encuentra diluido en supuestas aguas saladas de determinados puntos del planeta. Estaríamos hablando siempre de estanques bajo las capas heladas de este planeta, con temperaturas medias de -55ºC. Sin embargo, la vida en Marte podría seguir siendo posible aun sin oxígeno. Formas anaerobias, bastante simples.


¿Estamos preparados en la Tierra para traer muestras de vida desde otros planetas? ¿Existe un protocolo? ¿Es correcto analizarlas en la Estación Espacial Internacional, como hacen en la película ‘Life’? | Vídeo: Mario Viciosa

 

Debido a la escasez de oxígeno en la moderna atmósfera marciana, se supone que Marte es incapaz de producir ambientes con concentraciones suficientemente altas de oxígeno para soportar la respiración aeróbica. Pero el nuevo estudio presenta un marco termodinámico para la solubilidad de oxígeno en salmueras en condiciones como las cercanas a la superficie marciana. Las principales concentraciones, según la teoría de la NASA, estarían en los polos. Allí el oxígeno se produciría al romperse las moléculas de CO2 por efecto de la radiación solar.

Este verano, datos recopilados por el Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) apuntaban a la existencia de un estanque de agua líquida enterrado bajo capas de hielo y polvo en la región polar sur de Marte.

Los primeros resultados de la nave espacial ya descubrieron que existía agua (en estado sólido, de hielo) en los polos del Planeta Rojo y que este hielo estaba enterrado en capas intercaladas con polvo, pero el pasado 25 de julio, la ESA daba a conocer la posibilidad de que este agua fuera líquida. También se reveló la presencia de sales. El problema es que no sabemos hasta qué punto pueden estar líquidas esas salmueras. Y sin agua líquida, por más oxígeno que haya, no se entiende que pueda haber vida como la conocida en la Tierra.

Este nuevo estudio asume ahora que el Marte moderno puede soportar ambientes líquidos con valores de oxigeno disueltos con concentraciones particularmente altas en regiones polares debido a temperaturas más bajas en latitudes más altas promoviendo la entrada de oxígeno en las salmueras.

En concreto, las simulaciones de modelos de circulación general realizadas por los investigadores muestran que las concentraciones de oxígeno en ambientes cercanos a la superficie varían tanto espacialmente como con el tiempo, este último asociado con cambios seculares en la oblicuidad o inclinación axial.


La serie Los vigilantes de la playa podría haberse rodado en Marte hace 3.700 millones de años. Sin embargo, la playa sería muy rara y un tanto impracticable. Estaría presidida por un gigantesco volcán en la lejanía que la rompió para siempre. | Vídeo: M. V.

 

Incluso en los límites de las incertidumbres, los hallazgos sugieren que puede haber ambientes cercanos a la superficie en Marte con suficiente oxígeno disponible para que microbios aeróbicos puedan respirar.

Este descubrimiento también puede ayudar a explicar la formación de fases altamente oxidadas en las rocas marcianas observadas con los exploradores de Marte, así como implicar que pueden existir oportunidades para la vida aeróbica en el Marte moderno y en otros cuerpos planetarios con fuentes de oxígeno independientes de la fotosíntesis.