Astronomía | Inteligencia artificial & Ciencia Estudio de NASA

Qué está haciendo desaparecer los anillos de Saturno

Cada minuto, el planeta engulle 1,5 t de hielo bombardeado por plasma y luz UV

logo
Qué está haciendo desaparecer los anillos de Saturno
Saturno

Anillos de Saturno NASA

Resumen:

Desde que Galileo le vio las orejas al planeta, el gigante de los anillos es testigo de cómo los fragmentos que los componen se precipitan hacia su interior. La NASA acaba de publicar en Icarus un estudio que demuestra que se están cayendo más rápido de lo esperado. En menos de 300 millones de años Saturno dejará de ser el Señor de los Anillos. Y eso es muy poco tiempo a escala cosmológica. Al Sol, por ejemplo, le quedan 4.800 millones de años de vida.


Cada minuto, el planeta engulle 1,5 t de hielo bombardeado por plasma y luz UV. En este vídeo explicamos el proceso que hace que caiga una lluvia brillante y espectacular de anillos a la superficie del planeta gaseoso. | Vídeo: M.V.


Los anillos son, sobre todo, roquitas de hielo. Están permanentemente bombardeadas por luz ultravioleta y plasma solar. Carga esos fragmentos que se ven atraídos por el campo magnético saturnal, haciéndolos precipitar en un granizo fino hacia el interior del planeta. Al estar cargados eléctricamente, brillan en el rango infrarrojo. Y brillan más de lo esperado. Eso es lo que ha podido ver el equipo científico gracias a un telescopio terrestre de Hawái.

Un proceso aún más rápido

Tom Stallard, profesor en Astronomía Planetaria en la Universidad de Leicester y su colega James O’Donoghue descubrieron que los anillos de Saturno están muriendo a la tasa máxima estimada desde las estimaciones hechas con los datos de las sondas Voyager 1 y 2, de hace décadas. O’Donoghue cree que los anillos incluso podrían desaparecer más rápido. «Sumemos a esto que la nave espacial Cassini detectó material anular que cae en el ecuador de Saturno, y los anillos tienen menos de 100 millones de años de vida».

Tom Stallard añade que «la temprana edad de los anillos tiene algunas implicaciones realmente sorprendentes. Es posible, en la era de los dinosaurios, que los anillos de Saturno fueran incluso más grandes y brillantes que los que vemos hoy. Algo dramático debió de ocurrir alrededor de Saturno para hacerlos tan grandes, mucho después de que se formara el planeta mismo «.

Algo dramático debió de ocurrir alrededor de Saturno para hacerlos tan grandes, mucho después de que se formara el planeta mismo

Los primeros indicios de que existía la lluvia de anillos provinieron de las observaciones de Voyager de un fenómeno aparentemente no relacionado. Estos incluyen cambios en la ionosfera de Saturno, variaciones de densidad en los anillos de Saturno y tres bandas estrechas y oscuras que giran alrededor del planeta en las latitudes medias del norte. Las tres bandas oscuras aparecieron en imágenes de la turbia atmósfera superior de Saturno en fotos de la Voyager 2 en 1981.

En 1986, Jack Connerney, de NASA Goddard, publicó un artículo que vinculaba las estrechas bandas oscuras a la forma del campo magnético de Saturno. Esto sugería que las partículas de hielo cargadas eléctricamente de los anillos de Saturno fluían por líneas de campo magnético invisible y vertían agua en la atmósfera superior de Saturno. La afluencia de agua de los anillos lavó la neblina estratosférica, haciéndola aparecer oscura y produciendo las estrechas bandas oscuras capturadas en las imágenes del Voyager.

La siguiente fase de la investigación, la de O’Donoghue, explorará cómo cambian los anillos de acuerdo con los cambios en las temporadas de Saturno.

Saturno tiene unos 4.000 millones de años de edad. Sus anillos son más jóvenes, de la época de nuestros dinosaurios. Junto con las observaciones de la sonda Cassini, han concluido que cada segundo, Satuno se traga una tonelada y media de anillos. Toda esa agua helada podría llenar una piscina olímpica cada media hora.