Internacional

La verdadera (e inofensiva) historia de los pies sobre la mesa de Boris Johnson

Boris Johnson, con el pie sobre la mesa durante su encuentro con Emmanuel Macron en París.

Boris Johnson, con el pie sobre la mesa durante su encuentro con Emmanuel Macron en París. EFE

El nuevo premier británico, Boris Johnson, está de gira por Europa para convencer a los principales líderes comunitarios de la necesidad de negociar un nuevo acuerdo para el Brexit. El sustituto de Theresa May colecciona portazos: se lo llevó el miércoles de Angela Merkel y este jueves se lo ha repetido Emmanuel Macron. No habrá un nuevo acuerdo. El actual, rechazado múltiples veces por el Parlamento británico, seguirá vigente el próximo 31 de octubre cuando el Reino Unido deba salir de la Unión Europea, aceptándolo o sin aceptarlo.

Además de fracasos políticos, sin embargo, la gira de Boris Johnson también ha dejado en París una imagen rápidamente viralizada: la del líder británico recostado sobre su asiento, con un pie sobre la mesa ante la atónita mirada de Emmanuel Macron. Analistas y ciudadanos han convenido en retratar a un líder sin modales, con dificultad para seguir el protocolo o directamente maleducado.

La realidad, sin embargo, es bastante más inofensiva. Los pies de Johnson han estado sobre la pequeña mesa de la sala del Elíseo en la que se ha reunido con Macron durante unas décimas de segundo. Las suficientes para ser capturadas por los fotógrafos presentes en el lugar.

¿Y por qué han estado ahí esas décimas de segundo? Lo ha explicado en su cuenta personal de Twitter Tom Rayner, periodista de Sky News, acompañando el mensaje con el vídeo de la escena, capturado por Reuters. «El presidente Macron estaba sugiriendo informalmente que la mesa podría servir también de reposapies si el premier británico quisiera, cosa que Johnson ha hecho en tono de broma», indica Rayner.

En el vídeo se aprecia como Johnson retira inmediatamente el pie y saluda a los fotógrafos sonriendo, exactamente igual que Emmanuel Macron, antes de comenzar su reunión.

El escollo de la frontera en Irlanda

«Quiero un acuerdo y creo que podemos conseguir un buen acuerdo», había declarado Johnson a su llegada al encuentro con el presidente francés en París, asegurando que se sentía muy «animado» tras el encuentro mantenido la víspera con la canciller alemana, Angela Merkel. «Sé que con energía, creatividad y dedicación podemos encontrar una salida para todos nuestros negocios y ciudadanos», ha añadido.

En lo que se refiere al que actualmente es el mayor escollo en la negociación con Bruselas, la medida de salvaguarda para la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda (el llamado ‘backstop’), ha recalcado que «bajo ninguna circunstancia Reino Unido impondrá controles de ningún tipo en dicha frontera».

Comentar ()