Estados Unidos | Internacional

Mike Pence rechaza la destitución del presidente lo que da paso al 'impeachment'

La Cámara de Representantes vota este miércoles el segundo juicio político a Trump al que se suman varios republicanos

Mike Pence-Donald Trump

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, tras el presidente, Donald Trump. EFE

Destituir o no a Donald Trump. Es el dilema al que se enfrentan los republicanos. El vicepresidente, Mike Pence, ha rechazado invocar la enmienda 25, es decir, no va a promover en el gobierno un debate sobre la incapacidad del presidente.

En una carta a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que le había pedido que se pronunciara en 24 horas, Pence dice: «La semana pasada no cedía ante la presión para ejercer poder más allá de mi autoridad constitucional a fin de determinar el resultado de la elección y ahora no cederé ante el esfuerzo de la Cámara de Representantes para prestarme a juegos políticos en un momento tan serio en la vida de nuestro país».

«No creo que tal medida sea lo mejor para nuestro país o consecuente con nuestra Constitución… Le exhorto a usted y todos los miembros del Congreso a evitar medidas que pudieran causar más división e inflamar las pasiones del momento», afirma el vicepresidente en el documento.

Justo a la vez la Cámara de Representantes votaba una resolución para pedir formalmente al vicepresidente que diera ese paso de invocar la enmienda 25. La enmienda permite destituir al presidente en caso de incapacidad temporal o permanente. Solo se ha aplicado por intervenciones quirúrgicas anteriormente.

Después de este rechazo de Pence, la Cámara de Representantes procederá este miércoles a votar el segundo impeachment a Trump. En este caso el cargo es por «incitación a la insurrección«.

Será el primer presidente que hace frente a dos juicios políticos. El primero se resolvió en febrero pasado a su favor. El Senado le absolvió la primera vez.

Republicanos por el ‘impeachment’

Poco a poco se van sumando republicanos a favor del impeachment. Al menos ya son cinco los congresistas del partido de Trump que votarán a favor del juicio político. Entre ellos, Liz Cheney, de Wisconsin, la primera que dio un paso hacia delante.

En un comunicado, Liz Cheney, tercera en el Partido Republicano, hija del ex vicepresidente Dick Cheney, declara: «El 6 de enero de 2021 una turba violenta atacó el Capitolio de Estados Unidos para obstruir el proceso de nuestra democracia y parar la confirmación de la votación del Colegio Electoral. Esta insurrección ha causado muertos, heridos y destrucción en el espacio más sagrado de nuestra República».

Nunca antes un presidente ha violado su juramente a la Constitución de esta manera. Votaré a favor del ‘impeachment'»

liz cheney, republicana, wisconsin

Añade Liz Cheney: «El presidente de Estados Unidos convocó a esta turba, los reunió, y encendió la llama del ataque. Todo lo que siguió es por su actuación. Nada de esto habría sucedido sin el presidente. El presidente podría haber intervenido de inmediato para detener la violencia. Nunca antes un presidente ha violado su juramento a la Constitución de esta manera. Votaré a favor del impeachment»

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, ha reconocido que hay razones para promover el juicio político, pero no ha dicho si votará a favor, según anticipó The New York Times.

Los demócratas lograrán que este segundo juicio político pase a debatirse en el Senado, que no se reúne hasta el 19, justo la víspera de la investidura de Joe Biden. Si uno solo de los senadores se opone a la convocatoria, se retrasaría hasta después de la investidura de Biden.

Es probable que el impeachment se vote después de la toma de posesión. Algunos demócratas incluso se inclinan por que sea cien días después de que asuma como presidente Joe Biden para no ensombrecer su arranque como presidente. Si el Senado aprueba el juicio político a Trump, no podría volver a ser candidato a la Presidencia. Ni optar por ningún cargo público.

Trump advierte: «Habrá más violencia»

En sus primeras declaraciones ante periodistas después del asalto al Capitolio, Trump ha cargado contra los demócratas por promover el impeachment. Según Trump, este paso va a provocar «una ira tremenda» y ha insinuado que provocará más violencia.

Unos 15.000 efectivos se van a desplegar por el distrito de Columbia para proteger la ceremonia de traspaso de poder, a la que no asistirá Trump, pero sí el vicepresidente, Mike Pence. Como señala Roger Senserrich en su newsletter Four Freedoms, son más efectivos que los desplegados en Siria, Irak y Afganistán juntos.

En un comunicado conjunto, los jefes del Estado Mayor de EEUU han difundido un comunicado en el que califican los disturbios como un episodio de «violencia, sedición e insurrección». A su vez, confirman que Joe Biden será investido como presidente el 20 de enero.

Trump al ataque de nuevo

Trump ha dicho que este nuevo impeachment es «la continuación de la peor caza de brujas de la Historia». Aseguró que sus declaraciones en el mitin del 6 de enero fueron «apropiadas».

Trump dijo a sus partidarios en las inmediaciones del Capitolio que fueran a la sede del Legislativo y convencieran a los republicanos «más débiles» para que no confirmaran la elección del demócrata Joe Biden.

Trump se trasladó el martes a Texas, a la frontera, para ver la ampliación del Muro que prometió al ser elegido en 2016. Allí dijo que la enmienda 25 suponía «cero riesgo» para él. «Le pasará factura a Joe Biden y su Administración. Como dice la expresión, ten cuidado con lo que deseas», dijo Trump en Texas.

Biden se ha desmarcado del impeachment. Ha dejado manos libres a los demócratas en el Congreso. El presidente electo ha dicho que su prioridad es poner en marcha su agenda lo antes posible.

Quedan siete días para que Trump deje la Casa Blanca. ¿Cuántas sorpresas nos esperan?

Comentar ()