Internacional

Anatomía de un despropósito de la diplomacia española

La tarde del viernes España renunció a su posición histórica en el contencioso del Sáhara Occidental y abrazó las tesis de Rabat. Aquí la reconstrucción de cinco horas de iniciativa marroquí y respuesta improvisada de La Moncloa

El ministro de Asuntos exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, durante la rueda de prensa de este viernes en Barcelona, donde ha afirmado que España considera que la iniciativa de autonomía marroquí para el Sahara presentada en 2007 es "la base más seria, realista y creíble" para la "resolución del conflicto".

El ministro de Asuntos exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares en la rueda de prensa del viernes. EFE

Hay guerras que se pierden en minutos. El caso español, a propósito de su cambio de postura en el Sáhara Occidental, se estudiará en las universidades como la historia de un despropósito mayúsculo. El viernes La Moncloa debió actuar a los dictados de Marruecos. De principio a fin. Lo hizo después de que se produjera un hecho insólito: el anuncio sobre una de las piedras angulares de la política exterior española, que desbarataba 47 años de consenso, fue lanzado desde Rabat por la Casa Real de otro Estado.

No hay más datos sobre la carta, insisten desde La Moncloa

Lo que siguen a estas líneas es la reconstrucción detallada de cinco horas de silencios y respuestas improvisadas, a la defensiva. La iniciativa la llevó siempre la monarquía marroquí, en todos los supuestos. Al cierre de esta edición, La Moncloa mantenía el mutismo sobre dos asuntos clave.

A preguntas de El Independiente, la Secretaría de Estado de Comunicación ha rehusado proporcionar la carta porque, a su juicio, «no es pública». Insisten, además, en que «no la tienen». Tampoco han respondido a la petición de conocer la fecha en la que se remitió a Rabat, antes o después del inicio de la invasión rusa de Ucrania.

Una violación de la legalidad internacional que La Moncloa denuncia mientras apoya ahora las consecuencias de «La Marcha Verde» marroquí de 1975. «No hay más datos sobre la carta», responden fuentes de La Moncloa cuando se le insiste sobre la misiva filtrada parcialmente por el país vecino. En Exteriores aplazan cualquier nueva explicación a la comparecencia del ministerio en comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados.

Captura de pantalla del comunicado del Gabinete real marroquí sobre la posición español en el Sáhara.
Captura de pantalla del comunicado del Gabinete real marroquí sobre la posición español en el Sáhara. E.I.

16:00. MARRUECOS HACE DE PORTAVOZ. El Gabinete Real de Marruecos filtra la carta enviada por Pedro Sánchez a Mohamed VI en la que considera la propuesta de autonomía presentada por Marruecos en 2007 para el Sáhara Occidental como «la base más seria, creíble y realista para la resolución de esta disputa». El comunicado real, con extractos de la carta, se publica en la página web de la Casa Real, en árabe, inglés, francés y español. El sujeto de la primera frase no es Marruecos, sino España. Y es Marruecos anunciando una postura de España.

He aquí un comunicado del Gabinete Real: ‘España considera la iniciativa marroquí de autonomía…’

“He aquí un comunicado del Gabinete Real: ‘España considera la iniciativa marroquí de autonomía como la base más seria, realista y creíble para la resolución del diferendo’ sobre el Sáhara marroquí”. El despacho va acompañado de una imagen de archivo de Mohamed VI con Felipe VI aunque, en realidad, se trata de una carta enviada por La Moncloa. Rabat no solo arrebata al Gobierno español su soberanía para anunciar el cambio en su política exterior. También juega a la confusión apostando gráficamente por Felipe VI.

16:50. EXTERIORES, A TRASPIÉS. Desde el ministerio de Asuntos Exteriores responden a este diario que preparan una respuesta. “Durante la tarde es posible que digamos algo”, avanzan. “Previsiblemente, el Gobierno hará alguna reacción pero estamos en ello”.

Albares se encuentra en Barcelona. Es un viernes tranquilo y nada hace presagiar lo que se avecina

La publicación del comunicado de la Casa Real marroquí, seguido de una nota de prensa del ministerio de Exteriores marroquí, pilla a la diplomacia española con el pie cambiado. El ministro, José Manuel Albares, se encuentra en Barcelona donde ha intervenido por la mañana en la mesa redonda «Europa y España ante el Indopacífico: Retos para la gobernanza global y de seguridad», organizada por Casa Asia. Poco después, ha presentado a Jaume Collboni en la conferencia «Barcelona: la ambición global de una ciudad de escala humana», en el Cercle d’Economia. Es un viernes tranquilo y la agenda del ministro no alberga más actos. Nada anticipa lo que se avecina.

17:00. LA MONCLOA DICE NO TENER LA CARTA. Este diario solicita una copia de la carta dirigida por Sánchez al monarca alauí. La Secretaria de Estado de Comunicación asegura no tenerla. Parecen sorprendidos por la noticia. Aún hoy insiste en que no la tienen. Salió del complejo de La Moncloa.

18:02. PODEMOS SE DESMARCA. La Moncloa sigue callada pero Unidas Podemos hace ya el primer gesto de desmarque total. Reconoce abiertamente que no fue consultado y que ha conocido el fin de 47 años de posición respecto al Sáhara como el resto de los españoles: vía Casa Real marroquí. «No podemos compartir esta propuesta porque el plan autonomista que defiende Rabat supone abandonar la posición de neutralidad y el consenso de las resoluciones de Naciones Unidas. Además, se trata de una postura con la que se rechazaría de facto el ‘mutuo acuerdo’ ya que ni el Polisario ni Argelia aceptarían esta solución», avanzan.

Podemos ‘no puede’: ‘No podemos compartir esta propuesta…’

«Desde Podemos defendemos que la única solución pasa por implementar el derecho internacional y las resoluciones de las Naciones Unidas, que señalan la necesidad de celebrar un referéndum y de respetar la libre determinación del pueblo saharaui». A lo largo de la tarde, Podemos confirma que ‘no puede’, en todos los sentidos. Es un doble grito de impotencia: no puede compartir el cambio de posición del Gobierno de coalición del que es socio pero de cuyas decisiones trascendentales parece estar ajeno; no puede ni quiere salir del Gobierno, a pesar del ninguneo constante del PSOE. «Comerse sapos», le llaman los morados gráficamente.

18:04. LA MONCLOA RESPONDE. La Moncloa reacciona. “Buenas tardes, enviamos comunicado del Gobierno, ante los comunicados del Palacio Real de Marruecos y del Ministerio de Asuntos Exteriores, de la Cooperación Africana y de los Marroquíes Residentes en el Extranjero”, anuncia un correo remitido a la prensa desde la Secretaría de Estado de Comunicación. Es un breve texto de 210 palabras y 3 puntos en los que Pedro Sánchez ratifica el anuncio marroquí. “Hoy iniciamos una nueva etapa de la relación con Marruecos basada en el respeto mutuo, el cumplimiento de los acuerdos, la ausencia de acciones unilaterales y la transparencia y comunicación permanente”, afirma. Empieza la batalla por el relato. Serán las mismas palabras que Albares empleará más tarde. En el comunicado no hay ni una sola mención al Sáhara Occidental ni a la propuesta de autonomía que Marruecos defiende desde 2007.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

18:18. YOLANDA DÍAZ, EN CONTRA. La vicepresidenta segunda, que se encuentra viajando en avión hacia Galicia, hace acto de presencia en Twitter. Como luego subraya Pablo Iglesias, Díaz se suma en esta ocasión a la línea fijada a contrarreloj por Podemos. No hay fisuras entre los morados. «Reafirmo mi compromiso con la defensa del pueblo saharaui y con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Toda solución al conflicto debe pasar por el diálogo y el respeto a la voluntad democrática del pueblo saharaui. Seguiré trabajando en eso», tuitea. Uno a uno, todos los dirigentes de Unidas Podemos se expresan en los mismos términos. Albares reconoce haber hablado con Díaz tras el anuncio de Marruecos.

19:30. RUEDA DE PRENSA DE ALBARES. Albares comparece en una rueda de prensa desde la delegación del Gobierno en Cataluña. Exteriores envía la convocatoria a los medios a las 18.21. Albares aparece pasadas las 19:30. “Buenas tardes, hoy iniciamos una nueva etapa en nuestras relaciones con Marruecos y cerramos definitivamente una crisis con un socio estratégico”, proclama triunfante.

En las primeras líneas de su intervención, Albares reconoce lo evidente: que el Gobierno español ha cedido toda iniciativa a Rabat, convertida en portavoz de las resoluciones de La Moncloa. “Hace unas horas la Casa Real marroquí, el ministerio de Exteriores marroquí y la presidencia del Gobierno de España hemos publicado tres comunicados que reflejan el inicio de una nueva etapa en la relación entre ambos países”, declara.

Albares considera que se ha alcanzado ‘un acuerdo que garantiza la integridad territorial de España’

Albares justifica la decisión histórica en las relaciones comerciales, la presencia de 800.000 marroquíes en España y la necesidad de proteger y defender Ceuta, Melilla, Canarias y Andalucía. El lunes seguirá defendiendo que se ha alcanzado «un acuerdo que garantiza la integridad territorial de España». La intervención de Albares, con preguntas de los periodistas, dura 12 minutos y 49 segundos.

El jefe de la diplomacia española quita hierro a una posible reacción adversa de Argelia, el verdadero socio energético de España en el norte de África. Asegura que es «un socio fiable». Albares transmite la sensación de que todo está bajo control. No espera represalias.

El sábado, sin embargo, Argelia llama a consultas a su embajador en Madrid. Argel asegura, contradiciendo claramente a Exteriores, que desconocía el cambio de posición. «Muy sorprendido por este repentino cambio de posición del antiguo poder administrador del Sáhara Occidental», dice la nota del Ministerio argelino. La prensa argelina habla abiertamente de «segunda traición histórica al pueblo saharaui por parte de Madrid tras el desastroso acuerdo de 1975». Así lo califica el diario digital «Tout sur l’Algérie», citando a una fuente diplomática cercana al conflicto. «Finalmente Marruecos ha obtenido lo que quería de España».

20:38. LA MONCLOA DICE QUE AVISÓ A ARGELIA. La Moncloa no parece satisfecha con las declaraciones de Albares y aclara vía WhatsApp que se informó a Argelia del paso que iba a acometer España reconociendo «la integridad territorial» de Marruecos, esto es, legitimando una invasión; amparando las políticas de hechos consumados; y despreciando el derecho internacional. Los acontecimientos que se producen durante el fin de semana dejan a Sánchez en una posición aún más delicada. Fuentes de la diplomacia argelina aseguran que no fueron informados.

A la retirada del embajador se suma el domingo la declaración del Consejo de la Nación, el Senado argelino. «El buró del Consejo de la Nación, presidido por Salah Goudjil, desea expresar su asombro ante el sorprendente desvío registrado en la posición de España hacia la justa causa saharaui y el dudoso apoyo que ha mostrado hacia un proceso de colonización en contra de la legalidad de las relaciones internacionales», denuncia el hemiciclo en un comunicado. Una indignación que se produce en paralelo al anuncio de un regreso, el de la embajadora marroquí en Madrid, Karima Benyaich, célebre por su retórica incendiaria. Tras diez meses de ausencia, Benyaich, vuelve triunfante. Con el eco aún fresco de las declaraciones vertidas tras la calculada llegada de miles de migrantes a Ceuta en mayo de 2021. «Hay actos que tienen consecuencias y se tienen que asumir», avisó entonces. Marruecos no solo no pagó por aquello. Ha logrado sacar rédito.

Te puede interesar

Comentar ()