Estados Unidos | Internacional

Los demócratas conservan la mayoría en el Senado en un recuento de infarto

La victoria de Catherine Cortez Masto en Nevada suma el escaño 50, mientras queda pendiente la segunda vuelta en Georgia

Joe Biden y Kamala Harris en un acto poselectoral en Washington

El presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris en un acto poselectoral en Washington. EFE

Las midterms no dejan de dar disgustos a los republicanos, especialmente los trumpistas. La ajustadísima victoria de la demócrata Catherine Cortez Masto frente al ex fiscal general Adam Laxalt, republicano trumpista, en Nevada ha inclinado la balanza hacia el partido del actual presidente en el Senado, que mantendrán la mayoría en la Cámara. Con este triunfo cuentan ya con 50 senadores frente a los 48 de los republicanos. Cortez Masto fue la primera senadora latina hace seis años.

Queda pendiente la segunda vuelta en Georgia, entre el trumpista Herschel Walker y el demócrata Raphael Warnock, que tendrá lugar el 6 de diciembre, pero aunque perdieran ese puesto se repetiría la situación de los dos últimos años: con un empate a 50 senadores, la vicepresidenta Kamala Harris tiene voto de calidad como presidenta de la Cámara Alta.

«Siempre será mejor tener 51 que 50», ha señalado el presidente, Joe Biden. «Me siento bien y deseando que lleguen los dos próximos años», ha añadido en Phnom Penh, Camboya, al conocer los resultados. Biden, que cumple 80 años el próximo 20 de noviembre, no ha descartado competir por la reelección en 2024.

El recuento aún no ha terminado en la Cámara de Representantes, donde se prevé que los republicanos tengan una mayoría muy ajustada, de apenas dos votos más. La mayoría está en los 218.

A pesar de que logren hacerse con la Cámara de Representantes, al conservar el Senado los demócratas podrán nombrar a sus candidatos al poder judicial y tendrán la posibilidad de impulsar sus propias investigaciones para contrarrestar las iniciativas en ese sentido que pudieran hacer los republicanos en la Cámara Baja.

Fracaso de los ‘trumpistas’

La esperanza de recuperar el Senado creció el viernes entre los demócratas con la victoria de Mark Kelly en Arizona. Kelly se impuso a Blake Masters, otro de los candidatos avalados por Donald Trump. En estas elecciones los candidatos trumpistas en estados clave han sido derrotados y eso ha sido vital para contener la ola roja (color de los republicanos). No lo han logrado ni el televisivo doctor Mehmet Öz en Pensilvania, o la ex presentadora Kari Lake, aspirante a gobernadora, y trumpista furibunda.

Como nos señalaba Juan Verde, activista y ex subsecretario de Estado de Comercio con Obama, «lo que iba a ser un referéndum sobre Biden se ha convertido en un referéndum sobre Trump». Pero Trump, siempre fiel a sí mismo, ya dijo antes de conocerse estos nefastos resultados para sus apadrinados: «Si ganan será por mérito mío, y si pierden yo no tendré la culpa».

De hecho, el gran vencedor entre los republicanos ha sido Ron DeSantis, el gobernador reeelecto de Florida, quien ha ganado por casi 20 puntos al aspirante demócrata. DeSantis se perfila como un serio competidor de Trump, que todo indica que presentará su intención de ser nominado como candidato republicano este martes 15.

En un discurso en Nueva York, un triunfante senador Chuck Schumer, líder de la mayoría demócrata, ha calificado la victoria de su partido como «una reivindicación de los demócratas, de nuestra agenda y del pueblo estadounidense». Y ha sentenciado: «El pueblo estadounidense rechazó a los republicanos extremistas antidemocráticos MAGA (Make America Great Again).

La republicana Liz Cheney, la mayor crítica de Trump que fue desbancada en las primarias en Wyoming, ha destacado que las derrotas de los candidatos de extrema derecha en estas elecciones son «una clara victoria del equipo de la normalidad».

Te puede interesar

Comentar ()