Ya desde el exilio, el opositor venezolano, Leopoldo López, que ha llegado este domingo a España, ha escrito en su cuenta de Twitter que la decisión de dejar la embajada española en Caracas «no ha sido sencilla», pero que va a dar «la lucha desde cualquier espacio».

El eurodiputado Leopoldo López Gil, padre del disidente venezolano, ha dicho a France Presse que su hijo ya está en Madrid. El Independiente ha podido confirmar que Leopoldo López está ya con su familia, según fuentes diplomáticas venezolanas y españolas.

En cuenta de Twitter, Leopoldo López Gil ha expresado su felicidad por el reencuentro con su hijo, a quien no había visto en persona desde hace años. «Gracias a España por su apoyo consecuente a los principios democráticos», añade el eurodiputado del PP.

Horas antes de llegar a España, Leopoldo López decía que seguirá «trabajando día y noche para alcanzar la libertad que nos merecemos todos los venezolanos». Añadía también en su cuenta de Twitter que continuará «desde un nuevo terreno de lucha». Son sus primeras palabras en el exilio.

«Venezolanos, esta decisión no ha sido sencilla, pero tengan la seguridad de que cuentan con este servidor para dar la lucha desde cualquier espacio», escribió en su cuenta de Twitter Leopoldo López, que salió de Venezuela con destino a Colombia primero pero su objetivo final es España, donde reside su familia.

A su vez, López anunciaba que en los próximos días iba a informar de las acciones que va a emprender «a favor de la libertad de nuestro pueblo».

En un comunicado el Ministerio español de Exteriores ha confirmado la salida de Leopoldo López de la embajada española en Caracas y su llegada a Madrid. «La decisión de salir de la Embajada es una decisión personal y voluntaria», señala el texto.

Todo indica que el objetivo de Leopoldo López es convertir España en una plataforma de la lucha contra el régimen chavista. En Madrid vive su esposa Lilian Tintori, junto a sus tres hijos.

El gobierno español, en el que es vicepresidente Pablo Iglesias, fiel al chavismo, se verá sometido a nuevas tensiones. Unidas Podemos no ve a Leopoldo López como un luchador por la libertad sino como un delincuente, como lo hace el chavismo.

También tiene su residencia en Madrid su madre, Antonieta Mendoza. Su padre, Leopoldo López Gil, está a caballo entre Madrid y Bruselas por sus actividades como eurodiputado del Partido Popular.

El líder del PP, Pablo Casado, ha escrito en su cuenta de Twitter, que ha expresado a la esposa y al padre de Leopoldo López «su alegría por que esté ya libre de la dictadura de Maduro».

Agradecimiento a España

En un comunicado, Antonio Ecarri, el embajador de Juan Guaidó en España ha agradecido a España «su firmeza como garante de la integridad de Leopoldo López». En la nota añade que «esta acción ha permitido que hoy el dirigente político esté con su familia e inicie una nueva etapa como Comisionado Presidencial para la coordinación del Centro de Gobierno».

El dirigente de Voluntad Popular, la formación política a la que también pertenece el presidente encargado, Juan Guaidó, ha salido este sábado de la legación española, en la que residía como «huésped» desde el 30 de abril de 2019, cuando logró liberarse de la prisión domiciliaria con el fin de acabar con el régimen chavista.

Leopoldo López fue condenado por un tribunal chavista por las muertes consecuencia de las protestas de 2014. Pasó tres años y medio en la cárcel militar de Ramo Verde y después siguió el arresto en su domicilio de Caracas hasta que el 30 de abril de 2019 buscó acogida en la legación española en la capital venezolana.

No pudo ser y pidió acogida en la embajada española en Caracas. Fue su anfitrión el embajador español, Jesús Silva, que ha sido relevado de su puesto hace un mes. Lo sustituyó Juan Fernández Trigo, que ha cambiado su destino en La Habana por Caracas.

Venezuela viola la Convención de Viena

El régimen chavista ha empezado con las represalias por la salida de Leopoldo López. Funcionarios del Servicio de Inteligencia Bolivariano (Sebin) han arrestado a Nubia López, la persona que solía llevar comida al disidente en la embajada española.

También han detenido a dos vigilantes de seguridad privada. A su vez han registrado los apartamentos de un edificio cercano al hotel Pestana, donde residen varios agentes adscritos a la embajada española.

El Ministerio español de Exteriores «condena las detenciones de personal laboral de su embajada así como los registros producidos en domicilios  de personal adscrito a la misma actos que suponen un incumplimiento de las obligaciones contenidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas».

A su vez, en un comunicado, «España reitera su convencimiento de que la crisis multidimensional que atraviesa Venezuela requiere de una salida negociada, dirigida por los propios venezolanos que permita la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias con plenas garantías democráticas. España reitera su disposición a ayudar en dicho proceso».

La persecución es probable que siga en busca de quienes ayudaron a Leopoldo López a salir del país, si bien el régimen chavista actúa contra aquellos que son indefensos como la cocinera o los vigilantes.

El embajador del gobierno de Juan Guaidó en España, Antonio Ecarri, ha expresado también «su protesta por las acciones del régimen contra el personal diplomático de la embajada de España en Caracas, que incluyeron allanamientos a sus residencias y detenciones arbitrarias de varios de los trabajadores de la sede diplomática.

El presidente encargado, Juan Guaidó, ha dicho que Leopoldo López, con su salida del país, ha demostrado que Nicolás Maduro «no controla nada», al tiempo que confirmaba que López seguiría la lucha desde «un nuevo espacio de acción».

En un comunicado, el partido de López y Guaidó señala: «Nuestro líder fundador y coordinador nacional del Centro de Gobierno, Leopoldo López, sale de la embajada de España en Venezuela a territorio internacional para impulsar nuevas acciones en la lucha por la libertad de Venezuela».

La embajada virtual de EEUU para Venezuela ha celebrado que Leopoldo López esté libre, a la vez que recordaba cómo «el régimen ilegítimo tiene cientos de presos que lo son por el hecho de no estar de acuerdo con Maduro. Representan una amenaza porque el pueblo está con ellos, o tienen la audacia de pedir los derechos de la Constitución».

Según el Foro Penal venezolano, hay al menos 333 presos políticos, un número que varía de un día a otro, ya que el régimen cuando excarcela a unos, secuestra a otros. La mayoría no son dirigentes de partidos, sino ciudadanos venezolanos a quienes secuestran para propagar el miedo.