Objetivo: elecciones antes de Navidad. El primer ministro británico, Boris Johnson, acepta que haya más debate sobre el Brexit en el Parlamento siempre y cuando los diputados apoyen su moción de convocar comicios anticipados el 12 de diciembre. En realidad, Johnson no puede imponer sus condiciones, pero su dialéctica tiene su propios códigos.

De esta manera, el Parlamento tendría hasta el 6 de noviembre para tramitar la Ley del Brexit, después de que se aprobara este proceso el pasado lunes. La incógnita es qué pasaría si el 6 de noviembre aún no hubiera acabado la tarea.

Los diputados de la oposición desconfían del primer ministro, lo que hará difícil que reúna los 434 apoyos necesarios, dos tercios del total de los Comunes, para hacer posible la convocatoria.

Mientras tanto, los embajadores de los Veintisiete (Coreper), se han reunido este viernes en Bruselas pero se van a dar más tiempo, hasta el martes, para decidir hasta cuándo extenderán la prórroga solicitada por el Reino Unido sobre el Brexit.

Son favorables a la prórroga, pero Francia aboga por tener claro cuál sería el fin de esa nueva concesión de tiempo. No convocarán una cumbre para esta decisión, sino que los jefes de Estado y de Gobierno lo ratificarán por escrito.

El presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, ya anticipó que no sería la UE quien hiciera posible un Brexit sin acuerdo. La duda es si dar de plazo hasta el 31 de enero de 2020, e incluso aceptar que salgan antes si hubieran concluido el proceso de tramitación de la Ley de Retirada, o bien conceder una prórroga más breve, como defiende Francia.

Boris Johnson ha declarado que espera que la Unión Europea conceda una ampliación, si bien nunca fue su opción. La tuvo que solicitar por mandato legal. La ley Benn, invocada por la enmienda Letwin, aprobada el sábado pasado, llevó al primer ministro a pedir la prórroga el 19 de octubre, si bien lo hizo en una carta que no firmó personalmente.

Una vez que el pasado lunes fracasó la aprobación de la agenda exprés en los Comunes, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que enviaba la demanda de prórroga a los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete.

Boris Johnson presentará una moción ante los Comunes el lunes para que se pronuncien a favor de una convocatoria electoral el 12 de diciembre. Las Cámaras se disolverían el 6 de noviembre. Votarían el martes si acuden a las urnas antes de Navidad.

El primer ministro, Boris Johnson, ha escrito al líder laborista, Jeremy Corbyn, a quien le dice que es la última oportunidad de que el Parlamento tramite la ley y haga posible que se haga realidad el Brexit. El lunes Boris Johnson logró que el a la tramitación de la ley sobre el Acuerdo de Salida. Su antecesora, Theresa May, había fracasado en tres ocasiones.

Este hito, que logró por una diferencia de 30 votos, quedó ensombrecido al rechazar los Comunes el calendario por el que se habría tramitado la ley en apenas tres días.

Para que se convoquen elecciones anticipadas, Boris Johnson precisa un amplio apoyo en los Comunes, dos tercios del total, es decir 434 votos a favor. Los liberaldemócratas (19 escaños) han dicho que iban a esperar a pronunciarse hasta que se sepa qué decide la UE.

La gente no te agradece que convoques unas elecciones generales cuando estamos en pleno invierno», argumenta el líder nacionalista escocés en Westminster, Ian Blackford

La sorpresa la daban el jueves por la noche los nacionalistas escoceses (35 escaño), quienes han anunciado que van a rechazar que se celebren elecciones antes de Navidad. Su argumento es sorprendente. «La gente no te agradece que les preguntes y convoques unas elecciones generales cuando estamos en mitad del invierno», ha declarado a Channel 4 Ian Blackford, líder del grupo parlamentario del SNP en los Comunes.

Para sumar esos dos tercios de los Comunes, el Gobierno precisa el respaldo de los laboristas. Ahora de muchos más, tras el inesperado plantón de los nacionalistas escoceses. Corbyn defiende que quiere elecciones desde hace tiempo, pero es consciente de que las encuestas son favorables a Boris Johnson.

El argumento de los laboristas ahora para no apoyar que se convoquen elecciones es que necesitan tener constancia de que no habrá un Brexit sin acuerdo. Aseguran que apoyarán una vuelta a las urnas cuando quede totalmente descartado. Boris Johnson ya intentó en dos ocasiones que los Comunes den su visto bueno a la convocatoria electoral, pero fracasó.

En una entrevista con la BBC, Boris Johnson ha dicho: «Los diputados pueden tener más tiempo, pero hemos de acordar que las elecciones se celebren el 12 de diciembre».

Boris Johnson quiere irse a celebrar las Navidades con una mayoría firme. El serial continúa.