Opinión GUERRA EN EUROPA

El "efecto Ucrania" en los más pobres y vulnerables del mundo

La guerra en Ucrania tendrá efectos catastróficos en los rincones más pobres y conflictivos del mundo

Un hombre muestra granos de trigo en un silo en la provincia egipcia de Qaliubiya. EFE

El sufrimiento humano a nivel global carecía ya de precedentes antes de que estallara Ucrania. Hoy, 24 millones de personas en Afganistán dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir. Diez millones de personas en la región del Sahel pasan mucha hambre. Siete millones de personas en Etiopía están siendo golpeadas por la peor sequía en décadas. La lista continúa.

A principios de este año los equipos del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés) en Ucrania planeaban entregar los proyectos de ayuda a las organizaciones locales, ya que gran parte de la destrucción causada por el conflicto en 2014 había sido reparada y reconstruida. La situación económica incluso había mejorado para muchos de los afectados por la violencia. Comenzamos a redirigir a los trabajadores de ayuda y los recursos a algunas de estas otras grandes crisis.

El conflicto de Ucrania no sólo será devastador para innumerables ucranianos, sino también para millones de personas vulnerables en otros lugares

Cuatro meses después, Ucrania está siendo testigo de la huida masiva más rápida de este siglo: casi 15 millones de personas han abandonado ya sus hogares. Dos instalaciones sanitarias al día están siendo atacadas. Pueblos como Severodonetsk, donde el NRC tenía su sede operativa, yacen en escombros. Las ciudades están asediadas. Cientos de miles de mujeres, niños y hombres no tienen agua potable ni electricidad.

El conflicto de Ucrania no sólo será devastador para innumerables ucranianos, sino también para millones de personas vulnerables en otros lugares. Tres grandes zonas se verán especialmente afectadas por el «efecto Ucrania».

Se avecina una crisis mundial del hambre

En primer lugar, una crisis alimentaria y energética mundial es ya inevitable. Ucrania y Rusia exportan juntas el 27 por ciento del trigo mundial, y Rusia es un importante proveedor mundial de fertilizantes. Las hostilidades en curso podrían hacer que los precios internacionales de los alimentos y los piensos subieran un 20 por ciento, y afectar masivamente a los niveles de hambre en los lugares con inseguridad alimentaria.

En África, 25 países importan más de un tercio de su trigo de Rusia y Ucrania

En África, 25 países importan más de un tercio de su trigo de Rusia y Ucrania. Somalia ya está sintiendo el efecto del aumento de los precios en medio de una preocupante escasez, importando casi todo su trigo de las naciones en guerra. Nuestro personal nos informa de que los precios están subiendo en lugares en los que las familias ya están muy afectadas por la sequía.

Incluso antes de esta brutal guerra, el Programa Mundial de Alimentos advirtió de que 2022 sería un año de hambre catastrófica, con 44 millones de personas en 38 países al borde de la hambruna. El organismo alimentario mundial está recortando ahora la ayuda alimentaria a otras emergencias en África Oriental y Oriente Medio, en un efecto dominó de la escasez de fondos.

Desvío de fondos de ayuda

En segundo lugar, la financiación de las emergencias prolongadas y olvidadas está amenazada. Los presupuestos de los donantes se enfrentan a una inmensa presión para reasignar fondos en respuesta al colosal coste humano del conflicto de Ucrania. Según se informa, algunos donantes están retirando fondos de los presupuestos de ayuda de otras regiones para suplir las carencias, lo que tendrá importantes consecuencias para millones de personas.

El resultado profundamente decepcionante de la última conferencia internacional de promesas de contribuciones para Yemen es un indicador de que nuestros temores están justificados y de que la financiación puede reducirse en otras partes del mundo, a pesar de las inmensas y crecientes necesidades. Los presupuestos de ayuda para las crisis desatendidas son ya desesperadamente bajos.

Los llamamientos humanitarios para Myanmar, Palestina y Sudán del Sur cuentan con menos del 8 por ciento de financiación cada uno. Contrasta esto con el éxito de los dos llamamientos de emergencia de las Naciones Unidas, que piden un total de 1.700 millones de dólares para las personas afectadas por el conflicto de Ucrania. Ambos estuvieron a punto de ser financiados en su totalidad el día en que se lanzaron. Esto demuestra lo que es posible con el impulso político y la simpatía del público. Estas crisis olvidadas deben ser ampliadas, no reducidas.

Parálisis del Consejo de Seguridad

Por último, el conflicto de Ucrania ha paralizado la acción del Consejo de Seguridad de la ONU. Las relaciones entre los miembros permanentes se han congelado, ya que las naciones se alinean según las viejas líneas de batalla.
Los acuerdos para actuar y resolver los cuellos de botella humanitarios en otras crisis son casi imposibles. Las organizaciones de ayuda necesitan desesperadamente la acción del Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin a las crisis prolongadas y evitar nuevos conflictos, y para permitir la entrega de ayuda vital a través de las fronteras en lugares como Siria.

Las relaciones entre los miembros permanentes se han congelado, ya que las naciones se alinean según las viejas líneas de batalla

Necesitamos que el Consejo se asegure de que las partes en liza en Yemen acuerdan conversaciones políticas y un alto el fuego sostenido. Necesitamos que los miembros permanentes reúnan a todas las partes del conflicto de Libia en pos de la paz. Los miembros del Consejo demostraron lo que la voluntad política puede lograr apenas tres días después de que comenzara la invasión de Ucrania. Votaron a favor de una sesión de emergencia de la Asamblea General de la ONU para adoptar una resolución que exija a Rusia el fin de su operación militar.

Es la primera vez en 40 años que se establece una sesión de este tipo, a pesar de que las violaciones de los derechos humanos en lugares como Palestina y Myanmar necesitan desesperadamente una acción similar. Las potencias del CSNU deben divorciarse de su polarización de la Guerra Fría en torno a Ucrania y priorizar el mandato de este mecanismo crucial por encima de los intereses políticos.

Invertir el ‘efecto Ucrania’

Europa está viviendo su peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Al mismo tiempo que prestamos a Ucrania la atención que necesita, debemos ampliar nuestro enfoque para evitar una oleada de tragedias en las demás crisis del mundo. La sugerencia del Comité Internacional de Rescate de canalizar el 50 por ciento del total de la ayuda internacional a las naciones frágiles y afectadas por conflictos es un buen paso en la dirección correcta. Pero más allá de la financiación, los líderes mundiales deben romper el bloqueo de la indiferencia hacia los conflictos en otras partes del mundo.

Los líderes mundiales deben romper el bloqueo de la indiferencia hacia los conflictos en otras partes del mundo

La rapidez con la que la ONU, la Unión Europea y otros socios internacionales actuaron en respuesta a la guerra de Ucrania debería desencadenar la misma urgencia por encontrar soluciones a las grandes y olvidadas crisis de nuestro tiempo. La condena generalizada y contundente, los llamamientos urgentes al cese del conflicto, la apertura de las fronteras a los ciudadanos que buscan protección y la rápida movilización de la financiación deben reproducirse en otras emergencias.

Cuando visité el este de Ucrania en las semanas previas a la invasión, advertí que se estaba prestando muy poca atención a su inminente catástrofe antes de que fuera demasiado tarde. Si nos quedamos mirando los horrores que están ocurriendo allí ahora, corremos el riesgo de que otras crisis se estén gestando entre bastidores.


Jan Egeland es secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados (Norwegian Refugee Council). Diplomático y político noruego, fue secretario de Estado de Relaciones Exteriores de Noruega entre 1990 y 1997 y subsecretario general de la ONU a cargo de asuntos humanitarios (OCHA), entre otros cargos.

Te puede interesar

Comentar ()