Opinión

Occidente debe demostrarle a Putin que perderá la guerra

Equipos de rescate tras el impacto de un misil ruso en la localidad ucraniana de Vinnytsia. EFE

La cumbre de la OTAN en Madrid y el G7 se vio constantemente interrumpida por misiles de crucero rusos que golpeaban Ucrania. El presidente Zelenski aseguró que alrededor de 60 misiles impactaron en Ucrania durante aquel fin de semana, golpeando centros comerciales, matando decenas de civiles. Claramente, Vladimir Putin estaba mostrando su músculo, tratando de asustar a los miembros de la cumbre del G7 con una «escalada» y/o dando argumentos adicionales a los simpatizantes de Rusia en Europa, argumentando que «enviar armas a Ucrania solo empeoraría las cosas».

No ayudar a Ucrania, no sancionar las exportaciones de energía rusa es exactamente lo que le da a Putin una oportunidad

Este es probablemente el argumento más famoso y más peligroso en el panorama político en este momento y muchos políticos europeos todavía creen en este postulado. La realidad es exactamente la contraria: no ayudar a Ucrania, no sancionar las exportaciones de energía rusa es exactamente lo que le da a Putin una oportunidad de librar esta guerra.

Mientras Putin crea que está derrotando a Ucrania (incluso a paso de tortuga), continuará su conquista sangrienta. Por el momento, ese es claramente el caso, como ha declarado recientemente el jefe de la inteligencia de EE.UU. Putin todavía aspira a la mayor parte de Ucrania.

Para forzar a Putin a la mesa de negociaciones, los aliados occidentales deben hacer dos cosas:

1) Deberían enviar un mensaje claro a Rusia de que suministrará a Ucrania tantas armas como sean necesarias para derrotar a las fuerzas rusas en el campo de batalla. Putin debe entender que independientemente de lo que haga en Ucrania, se enfrentará a la derrota.

Rusia siempre retrocede cuando sabe que va a perder

Aquellos que temen una escalada deben rastrear cuidadosamente lo que dice Rusia cuando entiende que no va a ganar la pelea: se termina echando atrás.

Caso en cuestión: Suecia y Finlandia se unen a la OTAN. Al principio, Rusia amenazaba abiertamente a ambos países con una respuesta militar. Luego, una vez que quedó claro que tanto Suecia como Finlandia ingresarían en la OTAN, Rusia dijo: «No hay problema». ¿Por qué? Porque Rusia no puede hacer nada al respecto, por eso. Si se siguen cuidadosamente sus amenazas, siempre retroceden cuando saben que van a perder. Siempre.

Solo hay que mirar los desarrollos recientes cerca de la Isla de las Serpientes. Cuando Ucrania obtuvo sistemas MLRS avanzados, comenzó a bombardear la Isla de las Serpientes, liquidando a todas las tropas rusas en la isla. Resultado: los rusos se retiraron diciendo que «es una señal de buena voluntad». Exactamente lo que dijeron cuando se retiraron de Kiev. ¿Cuál es el problema de llevar a cabo una escalada aquí y ahora para Rusia? No hay problema, simplemente no pueden hacerlo. Por eso están retrocediendo.

Entonces, conclusión número 1) Hay que mostrarle a Rusia que Ucrania recibirá suficientes armas para enfrentar cualquier cosa que Rusia le arroje.

Una vez que Putin entienda que la prohibición energética es inminente, comenzará la cuenta atrás de su presidencia

2) Lo segundo que deberían hacer los aliados occidentales: prohibir las exportaciones de energía de Rusia. Esto es clave para paralizar la economía rusa y, por lo tanto, la capacidad de financiar la guerra por parte de Rusia. Una vez que Putin entienda que la prohibición energética es inminente, comenzará la cuenta regresiva para su presidencia.

Este es un problema grave, ya que Rusia literalmente está ganando miles de millones con el aumento de los precios de la energía. Sí, Europa ha impuesto sanciones a las exportaciones de petróleo ruso transportadas por mar, pero eso solo entrará en vigor en 2023. Además, Rusia está trabajando duro, vendiendo su petróleo a nuevos compradores como India.

Algunas informaciones apuntan a que Rusia está ganando aproximadamente mil millones de dólares al día en concepto de ingresos por petróleo y gas. Y surge una pregunta: si es una asignación eficiente de recursos enviar miles de millones de ayuda financiera y militar a Ucrania y, al mismo tiempo, pagar aún más dinero a Rusia por su energía. Eso sí, el presupuesto anual para la defensa de Rusia es de unos 67.000 millones de dólares. Entonces, mientras Rusia pueda exportar gas y petróleo a la UE, puede hacer la guerra en Ucrania y aún le queda algo para pagar las pensiones. La UE debe cortar el flujo de ingresos de Rusia de raíz. Esto obligará a Putin a negociar porque comprenderá que no tiene otra elección.

Rusia está trabajando duro, vendiendo su petróleo a nuevos compradores como India

Ucrania no es perfecta, pero definitivamente no merece el derramamiento de sangre. Seamos realistas: Ucrania le está haciendo un favor al mundo. Al arrancarle los dientes al oso ruso, reduce la probabilidad de una guerra global (para la que Putin ha gastado mucho dinero preparándose). Los ucranianos están protegiendo la paz mundial con sus vidas. Y esa es la principal razón por la que todo el mundo civilizado debería ayudar a Ucrania.


Mark Savchuk es jefe del Comité de Supervisión Civil de la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania.

Te puede interesar

Comentar ()
//Cargamos el script de Seedtag una vez el usuario haya consentido en el popup de Didomi ?>