Opinión

El trampantojo del reencuentro

El recién nombrado presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), aplaude tras finalizar la segunda sesión del debate de investidura como presidente de Gobierno

El recién nombrado presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), aplaude tras finalizar la segunda sesión del debate de investidura como presidente de Gobierno EP

Esta no va a ser en ningún caso la legislatura del reencuentro porque lo dejó bien claro el presidente del Gobierno Pedro Sánchez en su discurso de investidura: que iba a levantar un muro que dejara a media España a un lado y a la otra media a este lado, al lado bueno de la historia, el suyo. Y se rio a carcajadas del líder de la oposición ya para entonces Alberto Núñez Feijóo porque no entendió que éste dijera que, a determinado precio, él no quería ser jefe del Gobierno, que se lo dejaba a él.

Eso fue lo que dijo el presidente del Gobierno no hace tanto tiempo, hace tan solo 15 días. Con lo cual toda esta pátina de buenismo es sólo para aplacar los ánimos del respetable para cuando veamos a Carles Puigdemont pasearse por Barcelona tan pichi y sin que nadie pueda detenerle porque le ampare la ley de amnistía.

O cuando eso mismo ocurra con los CDR que practicaron delitos calificados de terrorismo por el juez García Castellón y pasen a ser amnistiados, como más de mil individuos amparados por esa ley de amnistía que ahora está dando sus primeros pasos en el Congreso.

O cuando se lleve a cabo la condonación de la deuda de 15.000 millones procedentes del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y los demás tengamos que pagarlo a escote porque es sabido que el dinero es finito. Y no les quepa la menor duda de que ese dinero tendrá que ser repartido entre todos los demás españoles.

O cuando el presidente se enroque en sostenella y no enmendalla con la renovación del CGPJ, a lo cual es muy probable que el líder de la oposición repita como un espejo el enroque del presidente y las cosas sigan como están, que están en un punto crítico para el funcionamiento de los altos tribunales de Justicia de nuestro país.

La estampa de Ribera y Moreno es un trampantojo, es lo que no puede suceder porque ya lo ha dicho el presidente: vamos a levantar un muro para que nunca gobierne "la derecha reaccionaria"

La estampa propiciada ayer por la ministra del ramo, Teresa Ribera y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, es un trampantojo, es lo que no puede suceder porque ya lo ha dicho el presidente: vamos a levantar un muro para que nunca gobierne "la derecha reaccionaria" que es toda posición que no sea de izquierdas y se agrupe en torno a él.

Ya pueden aprobar leyes favorables a los intereses de los trabajadores que seguramente sea lo que hagan: cuando el Poder Judicial salte por los aires porque sus sentencia no valgan nada, no habrá ley favorable que valga la intensísima impresión Estado de Derecho ha dejado de existir en España.

Además ya le dijo Míriam Nogueras en el transcurso de la sesión de investidura que no se deslizara por términos como reencuentro, perdón y cosas así porque lo que había era una negociación en la que había que cumplir las 1.486 palabras que contenía el acuerdo. Así que está más que claro. Incluye el referéndum de autodeterminación y advierte también que se no se cumple lo acordado no se podrá contar con sus votos.

Todo lo que se nos venda como producto del reencuentro será material defectuoso. Lo que hay aquí es el cumplimiento de una negociación de la que el presidente no se puede salir ni un milímetro. Y que incluye la cesión del 100% de los impuestos que se pagan en Cataluña.

Y la sociedad no anestesiada actuará en consecuencia. Porque se pongan como se pongan este es el episodio más grave de los vividos desde que tenemos Constitución. Una ley de amnistía negociada con los que han cometido el delito, es decir, redactada en parte por los delincuentes, es lo nunca visto en nuestra democracia.

¿Y todo para qué? Como dice Óscar Puente, flamante ministro de Transportes, preguntado por si no hubiera necesitado Pedro Sánchez los siete votos de Junts se habría elaborado una ley de amnistía, y la respuesta fue de una crudeza que hiela la sangre: "Probablemente no, pero sin duda se habría hecho más adelante." Eso ya entra dentro de las hipótesis que el flamante ministro de Transportes maneja con largueza del que no tiene nada que perder con ello.

Por otra parte, la legislatura tampoco se anuncia tranquila en absoluto porque, además, los cinco diputados de Podemos, integrados en la candidatura de Sumar pero no incorporados al Gobierno, cosa de la que ya han protestado airadamente, pueden hacerle un roto muy considerable al Gobierno que ya se sabe que necesita todos los votos y todos al mismo tiempo. Con que falle uno sólo de los diputados de Podemos ya tenemos montado un lio formidable.

Es decir, de la legislatura del reencuentro nada de nada. Esta será, la legislatura del sobresalto. Todo lo más.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

4 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. El muro la dictadura el fraudillo es lo que quiere la gente una dictadura bolivariana ya la tienen pero el futuro es hambre miseria en el momento que la Unión Europea cierre el grifo de los euros tendremos aquí la Angentina del Peronismo

  2. Garcia Castellon trabaja para el PP, eso es evidente. «El muro» no es mas que un mantra de la derecha politico-mediatica de la caverna española para martillear la conciencia colectiva con una mentira que se repite mil veces hasta convertirla en verdad despertando los mas bajos instintos contra el odioso enemigo culpable de todos los mâles y representante de todas las minorias a exterminar.
    ¿Por que tanto odio hacia Puigdemont?

  3. Este postengendro de Zpha sido voluntariamente fagocitsdo por Iglesias y la Yoli. No tiene en la cabeZa nada propio. Es un muerto que parasita para que parezca que vive. Y nos ha caído encima rodeado de una colección de diosecillo/as que han encontrado un sitio que solo pueden mantener ensuciando se. No les preocupa. Cuando esto se acabe, que se acabará,a alguien le parecerá exagerado que el gobierno de.entonces deporte a todos estos a una tienda de campaña en la Antártida?

  4. En Cataluña el PSC quiere hacer President a Illa. En Euskadi el PSE quizás a continuar teniendo a su vicepresidente lehendakari, porque una coalición con Bildu de Lehendakari le sería imposible frente al PNV. El discurso nacionalista abertzale es mucho más potente que el nacionalista de Cataluña que es más del PSC. Si Otegui quizas no lo quiera ver es porque el PNV no le ofrece esa alternativa izquierdista, a la que la socialista tampoco suma lo suficiente. Y ese equilibrio favorece al PNV siempre y cuando mantenga su discurso humanista conservador como buen nadador entre las dos corrientes, mientras guarda sus esencias. El discurso político Vasco territorial es tambien distinto del de Navarra como lo es del de Cataluña. Como lo es su pasado mediato e inmediato. Incluidos los Fueros y la violencia que Bildu puede pretender sobrepasar. Y ello estuvo, está y estará presente en los votos de sus próximas o futuras elecciones en un equilibrio más o menos estable representadaxen una estudiada ambigüedad que el nuevo PP debería no manipular sino tolerar..Nadie debería poder mover ficha en ese juego de tronos a no ser que los electores vascos vean peligrar su Convierto económico y su Cupo de esencia Foral a medio o largo plazo.