En la primera sesión del juicio del ‘caso Gürtel’ se ha conocido que tres de los 37 acusados se han arrepentido para lograr una rebaja de sus penas y Francisco Correa, el jefe de esta red de corrupción, ha mantenido «gestos de buena voluntad» para lograr el mismo fin. El resto de los imputados han pedido la nulidad de todas las pruebas de cargo recogidas en este sumario y la mayoría de ellos han rogado al tribunal que les exima de asistir a todas las sesiones de esta vista.

La fiscalía no ha revelado a los jueces del acuerdo que ha alcanzado con los empresarios Alfonso García Pozuelo y Jacobo Gordon (socio del yerno de José María Aznar) y con el ex concejal de Hacienda en Pozuelo (Madrid) Roberto Fernández, pero ha pedido que declaren los primeros. Esta solicitud ha encendido las alarmas entre el resto de los acusados entre ellos el ex tesorero del PP Luis Bárcenas que está convencido del cambio de estrategia de sus compañeros de banquillo.

«No voy a cargar contra nadie»

Sin embargo, Bárcenas ha explicado que su intención «no es pactar con la fiscalía» porque su defensa «va por otro lado». Y ha apuntado que tampoco va a «cargar contra nadie», es decir, contra sus antiguos compañeros de partido para defenderse. En la misma línea se ha manifestado su mujer, Rosalía Iglesias, quien ha asegurado que «todavía no sabe qué hace» en este juicio.

Por su parte, Correa ha cambiado a su abogado de oficio por otro de pago, Juan Carlos Navarro, que es el único letrado que no ha planteado cuestiones previas al tribunal. El resto de los letrados se ha empleado a fondo para intentar dejar sin pruebas este sumario. El más agresivo en sus argumentos ha sido el abogado de Pablo Crespo, el número dos de la trama, Miguel Durán, que ha defendido que toda la causa es nula porque fue instruida por Baltasar Garzón, que ha sido condenado por haber autorizado unas escuchas en la cárcel de su cliente y Correa con sus abogados.

Regañina del presidente

Durán, al hilo de la petición de la fiscalía, ha planteado a los jueces que puestos a hacer cambios sean innovadores y esperen a oír a los acusados después de que hayan declarado los testigos y los peritos. Una petición a la que se ha sumado otra defensa. Y también ha pedido que no se use la información facilitada por Suiza que solo deja emplear esta documentación para delitos de corrupción y no delitos fiscales.

Este letrado ha sido reprendido en dos ocasiones por el presidente del tribunal. Durán que ha entrado a saco con la «politización de este caso» ha dudado de la capacidad de los jueces para no sucumbir a la condena impuesta a los imputados por la sociedad. En ese momento, el presidente de la sala, Ángel Hurtado, le ha espetado: «Por ahí, no, señor letrado, por ahí, no». El magistrado tampoco le ha dejado protestar por la decisión de la Audiencia de rechazar las recusaciones presentadas contra su colega José Ricardo de Prada y el togado que resolvió este incidente.

No quieren estar en la vista

El resto de los abogados se han adherido a estas peticiones de nulidad, pero han bajado más a cuestiones personales. La mayoría de ellos, como Álvaro Pérez, el Bigotes, o Isabel Jordán han rogado a los jueces que les permitan ausentarse de la vista por motivos de salud. Otros acusados como el contable de esta trama, José Luis Izquierdo, se ha ofrecido a someterse a una prueba neurológica para que el tribunal compruebe que padece «problemas de memoria» y ha explicado que no puede acudir todos los días a la vista porque su mujer está enferma y no puede contratar a un cuidador porque sus bienes están embargados.

Por su parte, Ana Mato se arrogó este derecho porque la ley le permite no asistir a la sala al estar acusada solo como responsable a título lucrativo, es decir, por haberse beneficiado de los delitos cometidos por su ex marido, Jesús Sepúlveda. En su lugar mandó a su abogada, Julia Muñoz. El PP tampoco se presentó porque debe responder por el mismo concepto por los gastos de las campañas municipales en Majadahonda y Pozuelo que fueron sufragados en el 2003 por la red de corrupción.

Abogados sin minuta

Barcenas también ha protestado por el bloqueo de sus cuentas y su letrado, Juan Ruiz, ha pedido que le dejen usar una parte para pagar su minuta e incluso ha insinuado que si sigue sin cobrar podría abandonar la defensa.

Por su parte, la fiscalía y las acusaciones han propuesto ampliar la lista de testigos. El abogado de ADADE, Mariano Benítez de Lugo, ha solicitado que comparezca Mariano Rajoy, «no por lo que es ahora sino por lo que fue», el jefe de Bárcenas cuando este sisaba dinero de la caja del partido conservador.

Dos juicios y más de 100 imputados

La vista se ha celebrado en el poligono de San Fernando de Henares al mismo tiempo que se celebraba en otra sala la de las tarjetas black. Los acusados han sido increpados por un grupo de personas que insultaban a todos los que salían del edificio al grito de ladrones.

Hoy continuará el trámite de las cuestiones previas y el interrogatorio de los acusados comenzará previsiblemente la próxima semana después de que el tribunal resuelva las demandas de los letrados.