La dirección del Grupo Socialista en el Congreso ha comunicado a los 15 diputados del PSOE que el pasado sábado rompieron la disciplina votando ‘no’ en la investidura de Mariano Rajoy que se les ha abierto un expediente para decidir una sanción que, en todo caso, será económica, según el procedimiento habitual del Grupo Parlamentario, a falta de que se confirme si el partido también iniciará un procedimiento contra ellos.

Después de la sanción del Grupo, no se descarta que el partido abra otro procedimiento

Los diputados críticos con la actual gestora, presidida por Javier Fernández, cuestionaban la legitimidad de este órgano para imponer sanciones, aunque las primeras en llegar han sido notificadas por el Grupo Parlamentario, formado por diputados electos, para evitar que esta decisión pueda ser puesta en cuestión con el argumento -defendido por los díscolos- de que “nadie ha votado a los miembros de la gestora”. Sin embargo, fuentes críticas de la organización no descartan recibir sanciones por parte de la comisión Gestora del PSOE, más allá de las medidas tomadas por el Grupo, y aseguran que se encuentran “a la espera” para ver si el PSOE inicia otro procedimiento contra ellos, en el que podría enmarcarse la expulsión o la suspensión de la militancia.

La sanción económica será de entre 200 y 600 euros

En el texto remitido, el PSOE anuncia que el encargado de anunciar las medidas ha sido el responsable de disciplina del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Carlos Sahuquillo, que ha comunicado a los 15 que optaron por el ‘no’ que “se abre el procedimiento habitual previsto en el reglamento del grupo”, sin aclarar exactamente cuáles serán las medidas impuestas. Adelanta, eso sí, que disponen de una semana para presentar sus alegaciones “antes de decidir la sanción económica que se impone siempre que no se respeta la directriz del voto de grupo”; una sanción que podría oscilar entre los 200 y 600 euros.

En el caso de que la sanción sea únicamente económica, como todo apunta, sería una señal de que el PSOE ha rebajado la intensidad de sus amenazas tras la dimisión como diputado del ex secretario general Pedro Sánchez, que finalmente decidió renunciar al acta para evitar que las represalias pudieran impedirle presentarse al proceso de primarias. Un extremo que ha manejado la presidenta andaluza, Susana Díaz, que quería utilizar el ‘no’ de Sánchez para expulsarle del partido de cara al Congreso Extraordinario donde se elegirá la nueva dirección socialista, tal como ya adelantó El Independiente.

Algunos de los diputados que mantuvieron su ‘no’ ya han expresado su malestar en Twitter, aunque algunos como Zaida Cantera aseguraban encontrarse “sin miedo y con la conciencia tranquila”. El ex alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, también anunciaba la noticia en Twitter, y se preguntaba: “¿Pagaremos los platos rotos por otros?”.

Presentarán un texto en conjunto para alegar el voto en conciencia

Los diputados que ya han recibido el expediente sancionador presentarán una alegación conjunta que se basará en que votaron “en conciencia” contra la investidura de Mariano Rajoy, informan a Europa Press fuentes socialistas. En principio, explican, todas son iguales, por lo que las alegaciones serán también iguales. Ya hay preparado un texto conjunto de alegaciones para el procedimiento con sanción económica. Sin embargo, hay quien se teme que pueda haber un expediente que provenga de la Comisión Gestora del PSOE y en este caso, las sanciones pueden llegar a la expulsión del Grupo o la suspensión de militancia.