Hace días, Miquel Iceta, primer secretario del PSC, solicitó formalmente un encuentro con Susana Díaz. Este miércoles, él mismo acudió a la presentación de un libro sobre Guillermo Fernández Vara en Madrid al que asistía la presidenta andaluza para reiterar en persona su petición. La aspirante a dirigir el PSOE no se había pasado por el desayuno informativo del dirigente catalán, pero lo recibió con besos y abrazos ante las cámaras. Los periodistas que se arremolinaban alrededor pudieron escuchar cómo se emplazaban a conversar por teléfono.

Iceta ha tomado nota del ultimátum de la baronesa: con Pedro Sánchez o con ella

Fruto de ese empeño de Iceta por reconciliar a los partidos hermanos, Díaz le ha dado cita. Este jueves se reunirán en Sevilla a instancias del dirigente catalán, que pretende evitar la ruptura del protocolo de unidad entre ambos partidos dentro de la revisión de sus relaciones decretada por la baronesa andaluza. En su intervención en el Forum Europa, Iceta ha abogado por cambiar las relaciones sólo si se encuentra una fórmula que pueda mejorarlas. Sus llamadas a la reconciliación también han sido constantes.

La decisión del PSC de no acatar la abstención en la investidura de Mariano Rajoy ha provocado esta ruptura. Los siete diputados catalanes votaron ‘no’ en la sesión, rompiendo la disciplina de voto decretada por la Comisión Gestora. Como consecuencia, ambos partidos han constituido una comisión de revisión de las relaciones que se ha dado un plazo de dos meses.

Díaz quiere acabar con las “asimetrías” en las relaciones con el PSC

Mientras Iceta y el presidente de la Gestora, Javier Fernández, se reunían para establecer ese trabajo, Susana Díaz marcaba las directrices desde unas entrevistas de televisión. En ellas, la presidenta andaluza abogaba por acabar con la “asimetría” en las relaciones, ya que el PSC sí participa en los órganos de decisión del PSOE, como el Comité Federal o los congresos socialistas, y no al contrario. Ese vínculo ha funcionado durante 38 años hasta la investidura de Rajoy, que ha coincidido con la toma de control del partido por parte del PSOE andaluz.

Díaz quiere que el PSC deje de apoyar a Sánchez

Su lideresa, Susana Díaz, da pasos estos días en su hoja de ruta para convertirse en la nueva secretaria general, y el desacato del PSC es un obstáculo que quiere eliminar cuanto antes. Por ese motivo, el espíritu de la comisión de trabajo no es otro que el de darle un ultimátum al PSC para que abandone su lealtad a Pedro Sánchez y se declara neutral, o se posiciona con ella. En caso contrario, los 18.000 militantes del PSC y sus cien delegados en los congresos federales no podrán votar en la elección del nuevo líder del PSOE.

Iceta ha captado el mensaje y se ha puesto manos a la obra. Ha pedido una reunión con Díaz que se materializa este jueves y cada día se desmarca más de Pedro Sánchez. En este sentido, enmarca su antigua lealtad al secretario general en su cultura de partido y ahora evita apoyarle en su cruzada para recuperar el liderazgo. Es más, preguntado expresamente al respecto, Iceta también pone sus condiciones. Aboga por un candidato que sepa dar “unidad y cohesión” al partido. Es decir, por alguien que no esté por romper con el PSC. Habrá que ver si Susana Díaz también acepta su mensaje para recuperar la concordia entre ambos partidos.