“Podemos Andalucía, organización socialista”. Así se define la federación de Teresa Rodríguez, que se quiere constituir en una organización “soberana y confederal con el resto de Podemos”.

Tras la reelección de la dirigente andaluza como secretaria general, la Asamblea Ciudadana andaluza ha aprobado la renovación de sus órganos y el documento político que muestra su voluntad de «ejercer la soberanía política en nuestra tierra para salir del lugar subsidiario y subordinado que le coloca la división internacional del trabajo y del devenir del desarrollo desigual y combinado en el Estado español”.

En ese documento, Podemos Andalucía muestra su “voluntad” de “combatir las profundas desigualdades que azotan a nuestra tierra” con un «horizonte regulador indispensable para superar la crisis de civilización existente: el socialismo”.

“El socialismo para plantear que queremos entender y paliar las desigualdades sociales, de género y la depredación natural, pero, sobre todo, el socialismo porque queremos ir a las raíces de la generación de dichos problemas para construir otras relaciones sociales”, asegura el secretario político de la organización, Jesús Rodríguez.

Esta declaración es un ataque a la línea de flotación de Díaz, que va perdiendo apoyos electorales

El número 2 de Podemos Andalucía explica el fracaso de las experiencias socialistas en el estalinismo, “que tuvo poco de supresión de desigualdades sociales”, y de la socialdemocracia, “lugar político para la gestión de lo existente y no para franquearlo”. Tras admitir esas experiencias fallidas, reivindica el socialismo “como objetivo imprescindible y necesario en un periodo demasiado largo ya, en el que no hemos vivido intentos ni ensayos de experiencia socialistas», y reconoce que se trata de «un ejercicio complicado”. “El socialismo, o más bien el ecosocialismo al que aspiramos, ya no es una posibilidad, sino una necesidad”, asegura el secretario político.

El partido de Teresa Rodríguez es muy consciente de las dificultades que se encuentra para plantar cara del tú a tú al PSOE en Andalucía. Por ese motivo aspira a constituir una especie de Marea andaluza, en la que confluya Izquierda Unida-Convocatoria por Andalucía, la federación más relevante de IU de España, y los restos del andalucismo.

La declaración de Podemos como organización socialista es un ataque a la línea de flotación de Susana Díaz, que va perdiendo apoyos electorales en la comunidad.