Dura resaca en Podemos tras la destitución, este viernes, de José Manuel López como portavoz en la Asamblea de Madrid a manos de Ramón Espinar, el candidato oficialista que resultó ganador en las recientes elecciones primarias a la Secretaría General de la comunidad. La reacción del número dos de la formación, Íñigo Errejón, que consideró que la maniobra del sector arropado por Pablo Iglesias “no es el camino” hacia la unidad del partido, ha encontrado esta víspera de Navidad toda una avalancha de críticas, encabezadas por el propio Espinar y secundadas por las figuras más poderosas en el entorno del secretario general, que no se ha pronunciado.

Al hilo de la unidad, que fue el mensaje lanzado por Pablo Iglesias a los suyos tras su ajustada victoria en la consulta previa al próximo congreso de Vistalegre, el secretario regional madrileño ha subrayado que la brillantez de Errejón es “tan imprescindible como la unidad”.

La etiqueta #ÍñigoAsíNo ha arropado los comentarios en la red de otras figuras importantes en el entorno de Iglesias y militantes partidarios de su propuesta política, que han afeado a Errejón su crítica pública a la destitución de López, que será sustituido por la abogada anticapitalista Lorena Ruiz-Huerta.

“Quiero que caminemos juntas”, asegura Irene Montero, jefa de gabinete de Iglesias, que pide un debate “sin enfangar ni hacer daño a Podemos”. Más allá ha ido el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, que ha acusado a Errejón de instalarse en la “vieja” dimámica de “fracción, familias y cuotas”.

En el marco del “debate fraterno” ha situado Rafa Mayoral la línea en la que debe conducirse la discusión dentro de Podemos, que a su juicio debe respetar la “autonomía” de los diferentes terrritorios.

Fuentes del consejo aseguran que “no se trata de un castigo”, sino que es una “decisión normal” tras los cambios a raíz del proceso electoral en el que el candidato oficialista se impuso a Rita Maestre.  En total, Espinar obtuvo 13.686 apoyos con su candidatura, Juntas Podemos, que ya fue avalada por Iglesias en sus comienzos y donde se integraron los anticapitalistas y los oficialistas.

Por el lado errejonista, el diputado por Sevilla Sergio Pascual ha mostrado su descontento y ha tachado este gesto de “golpe de autoridad”, además de recordar que este cese “recuerda a formas de hacer política con mucha naftalina”. Pascual ha querido mostrar su apoyo al ya ex portavoz, al que ha calificado como dialogante “hasta la extenuación” y preocupado por buscar soluciones.

El propio José Manuel López reaccionó tras conocer su cese: “Yo me presenté en otra lista. Para generar pluralidad. No tiene la lógica con respecto a lo que estuvimos diciendo ayer respecto a la unidad. Es todo lo contrario”, concluyó López, visiblemente contrariado en declaraciones a La Sexta.