Ciudadanos celebra durante los días 4 y 5 de febrero la cuarta Asamblea General de su historia, la primera desde su expansión a nivel nacional. Bajo el lema Juntos ganamos el futuro, la formación naranja actualizará sus estatutos, su ideario y su estrategia política para los próximos años con un objetivo claro: entrar en el gobierno en 2019. Una de las cuestiones más relevantes que se abordará este fin de semana será el cambio de definición del partido. Dejar a un lado el término socialdemocracia para definirse como constitucionalista, liberal, demócrata y progresista.

Los pesos pesados

El fundador de Ciudadanos, Albert Rivera, es la cara más visible desde el nacimiento de la formación en 2006. Su protagonismo y su poder dentro del grupo han sido criticados dentro y fuera de la formación, pero eso no ha impedido que se posicione como uno de los líderes mejor valorados. En esta nueva etapa, el presidente de Ciudadanos, que acaba de revalidar su cargo en primarias, ya ha anunciado que delegará parte de sus funciones en su equipo. Dentro de éste, los nombres más fuertes son Inés Arrimadas y José Manuel Villegas.

Arrimadas, actual líder de la oposición en Cataluña, ha reforzado su poder en la nueva Ejecutiva de Rivera convirtiéndose en portavoz nacional y dejando a un lado la portavocía de Cataluña. Por su parte, José Manuel Villegas, hasta hace una semana vicesecretario general, ha desbancado a Matías Alonso como secretario general del partido. Los tres pesos pesados son catalanes.

Corrientes internas

El presidente de Ciudadanos lidera la corriente oficialista bajo el lema España Ciudadana. Frente a ella, destacan corrientes críticas como Mejor Unidos, liderada por el diputado catalán Jordi Cañas y TranCsparencia, encabezada por el abogado José María del Romero, miembro de Ciudadanos en la agrupación de Chamartín. Ambos se han rebelado contra el giro ideológico manifestado, según ellos, por el partido naranja.

En Cataluña, la corriente catalana fue la única que obtuvo más compromisarios para la Asamblea que la oficialista de Rivera: reunió 27 representantes frente a los 26 del líder naranja. Por su parte, TranCsparencia, una de las más ha arremetido contra la dirección, se quedó sin compromisarios electos pese a presentar candidaturas en 13 comunidades autónomas.

Militancia

El último censo del partido cifraba en cerca de 30.000 el número de afiliados, aunque en las primarias de la pasada semana sólo dos tercios -20.065 personas- tenían derecho a voto por estar al corriente de pago. Su cuota es la más alta de los cuatro principales partidos. Los afiliados pagan 10 euros mensuales, lo que supone 120 euros al año. A éstos se suman más de 110.000 simpatizantes que colaboran en las actividades del partido sin necesidad de pagar una cuota mensual.

Regiones más fuertes

Pese a ser un partido de origen catalán, la región donde más apoyo tiene la formación es la Comunidad de Madrid, con 6.305 militantes. Andalucía, en segundo lugar, reúne 5.292 afiliados, seguida de Valencia, con 4.763, y Cataluña con 3.577.

Gobiernos autonómicos

Las últimas elecciones generales situaron a Ciudadanos como cuarta fuerza a nivel nacional con 32 diputados. En las autonómicas, consiguió ser decisivo para formar gobierno en cinco comunidades. Una de ellas es Madrid, con Ignacio Aguado como representante autonómico. Los 17 escaños obtenidos permitieron la investidura de Cristina Cifuentes. En Andalucía, los nueve escaños de Juan Marín fueron suficientes para pactar con Susana Díaz y formar gobierno. De igual forma ocurrió en Castilla y León con los cinco escaños de Luis Fuentes y en Murcia y La Rioja, ambas con cuatro diputados autonómicos, con Miguel Sánchez López y Diego Ubis como representantes autonómicos. En cuatro de las cinco regiones pactaron con el PP, sólo en Andalucía apoyaron el gobierno socialista.

Ingresos

La última memoria económica de Ciudadanos, que recoge los datos de 2015 -aún no se ha publicado la correspondiente al ejercicio 2016- recoge unos ingresos de origen privado (donaciones, cuotas de afiliados y aportaciones de cargos públicos) de 2.686.619,75€.

La formación liderada por Albert Rivera cuenta también con unos ingresos de orden público (ingresos electorales) por valor de 14.912.527,98€. En los datos publicados en enero de 2017 por el BOE figuran 6.929.980,28€ como subvenciones del Estado. A estas cifras, el partido suma «otros ingresos» por valor de 80.396,03€.