El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha dado»instrucciones concretas» a la dirección de la Policía Nacional para que busquen los informes sobre el asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo, el chivatazo del bar Faisán y los atentados del 11-M que supuestamente elaboró la Brigada de Análisis y Revisión de Casos (BARC), una unidad creada dentro del cuerpo la pasada legislatura a iniciativa del entonces Director Adjunto Operativo (DAO): Eugenio Pino.

Zoido ha reconocido este martes que ha pedido esos informes, de los que ha tenido conocimiento por la prensa y cuyo encargo reconoció Pino la pasada semana en una entrevista concedida al diario El Mundo: «Yo encargué a la Brigada de Resolución de Casos que hiciera un informe [sobre el 11-M] y ahí está. Le encargué lo del Faisán y ahí está. Encargué lo de Marta del Castillo, porque no se puede permitir que un Estado no entregue el cadáver a un padre de una hija muerta. Hay que hacer todo lo posible y poner todos los medios. Y si unos no pueden, que vengan otros con otra perspectiva. En medicina siempre se pide la segunda opinión: ‘Oiga, yo tengo un problema y vamos a ver si tiene razón».

A raíz de lo afirmado por el ex número dos de la Policía, el titular de Interior ha detallado que ha pedido el supuesto informe sobre el asesinato de Marta del Castillo y le han dicho que no existe, por lo que ha ordenado que «sigan buscando». Respecto al dosier sobre la revisión del caso Faisán, Zoido ha dicho que en su día lo tuvieron dos personas y que también ha pedido su localización, al igual que el relativo al 11-M. La primera búsqueda tampoco ha dado frutos.

El ex ‘número dos’ de la Policía reconoció la existencia de informes sobre el 11-M, Faisán y Marta del Castillo

El ministro ha dicho que son casos «suficientemente preocupantes» y que, aunque forma parte del «pasado», su intención es conocer qué informes elaboró la citada BARC para poder informar a los medios de comunicación cuando se lo requieran. «Quiero mirar hacia adelante», ha destacado Zoido.

El nuevo DAO de la Policía, Florentino Villabono, ordenó la pasada semana la disolución de esta brigada de revisión de casos y que estuvo comandada por el comisario Marcelino Martín-Blas en su condición de jefe de la Unidad de Asuntos Internos. Esta decisión se enmarca en la operación limpieza que ha ordenado Zoido al nuevo jefe operativo de la Policía, nombrado precisamente para acabar con los clanes y pugnas internas en el cuerpo que tanto han deteriorado la imagen de la Policía.

Investigaciones políticas

Bajo apariencia de auditar casos antiguos no resueltos, como 400 asesinatos o los atentados del 11-M, la verdadera razón de ser de la BARC era tener cobertura para llevar a cabo investigaciones que afectaban al Gobierno anterior, lo que explica las indagaciones sobre el caso Faisán o la revisión de la investigación policial en el caso 11-M.

Como publicó El Independiente el pasado viernes, la BARC llevó a cabo una investigación por la supuesta titularidad de Pablo Iglesias de una cuenta corriente en un paraíso fiscal. De hecho, esta brigadilla llegó a elaborar un informe -bautizado como PISA, acrónimo de Pablo Iglesias SA, y sin ningún membrete oficial- que dio a pie al partido político Unión Cívica Española-Partido por la Paz, Reconciliación y Progreso de España a interponer una querella en la Audiencia Nacional que fue archivada.